Buscador de libros

Busqueda avanzada
AMERICO VESPUCIO: portada
  • N° páginas : 119
  • Medidas: 130 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

AMERICO VESPUCIO ZWEIG,STEFAN

«Nunca fue llevada una fama mundial tal con tanta modestia.» Thomas Mann

Editorial:
Colección:
POLIFONIAS
Materias:
NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS; NOVELA HISTORICA;
ISBN:
978-84-937709-3-8
EAN:
9788493770938
Precio:
14.42 €
Precio con IVA:
15.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

zweig desentierra en esta obra los motivos por los cuales Américo Vespucio dio su nombre a un continente recién descubierto, una historia de altibajos y errores que se convierten en verdades. Vespucio no era un mentiroso o un estafador; no pretendió ser un gran filósofo ni buscó la gloria de dar su nombre al Nuevo Mundo. La gloria la hizo la casualidad, un impresor que, a su vez, nunca soñó que daría a un desconocido tanto renombre.

El libro en los medios

¿Por qué América se llama así si la descubrió Colón? Porque Américo Vespucio escribía de forma más sexualmente explícita que Colón (Capitán Swing Libros). Blog Papel en blanco, 23 diciembre

26/12/2012

"América debería llamarse Columba, porque su descubridor fue Cristóbal Colón. Sin embargo, Américo Vespucio acabó por imponerse sobre Colón. La razón no es fácil de explicar en pocas palabras, pero podría resumirse en: Américo escribía mejor que Colón, o al menos escribía de una forma más popular, con más amarillismo, con más toques sexy, más como un bestseller que como un verdadero cronista."

Autor: ZWEIG, STEFAN

ZWEIG, STEFAN

En la cultivada y supercivilizada Viena, una ciudad única en el mundo, se forma Zweig, uno de los más populares escritores de este curioso período comprendido entre las dos guerras mundiales. A causa de sus ideas pacifistas, se exilió durante la primera guerra mundial en Zurich y Salzburgo. Tras casarse con su secretaria, se establece en Inglaterra, aunque a poco de estallar la segunda guerra mundial tuvo que buscar refugio al otro lado del Atlántico, en Brasil. Convencido de la definitiva destrucción de los valores culturales y espirituales europeos bajo la bota totalitaria del nazismo, se quitó la vida junto a su esposa en Río de Janeiro en el año 1942.