Buscador de libros

Busqueda avanzada
EL APRENDIZ DE ZAPATERO: portada
  • N° páginas : 64
  • Medidas: 115 x 180 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

EL APRENDIZ DE ZAPATERO TOLSTOI,LEON

La historia de un zapatero que malvive con su mujer y sus hijos, y cuya vida cambia a partir del día en que encuentra a un joven en la calle y lo acoge en su casa.

Editorial:
Colección:
NARRATIVA
Materias:
CLASICOS;
ISBN:
978-84-15009-43-6
EAN:
9788415009436
Precio:
8.65 €
Precio con IVA:
9.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En El aprendiz de zapatero, Tolstoi nos narra de su propia observación directa, como ya hizo en La muerte de Ivan Ilitch o Las memorias de un loco, cómo Semel, un zapatero que malvivía con su mujer y sus hijos decide ir a cobrar unos rublos que le debían, sin mucho éxito. De regreso a su aldea, se encontró a un hombre joven completamente desnudo, quien había sido “castigado por Dios”, Mikhail, y en un acto de bondad y caridad, se lo llevó a su casa. A partir de este momento, la vida de Semel da un giro y los acontecimientos que van sucediéndose con el paso de los años les hacen comprender a quién habían vestido y alimentado y quién era aquel que vivía con ellos.

Autor: TOLSTOI, LEÓN

El talento de este escritor ruso, hondo y polifacético, penetró en los más profundos rincones de la sociedad de su época para alumbrar aquellas tenebrosidades y sacar a luz el espíritu que animaba a sus contemporáneos. El alma de Tolstoi sufrió profundas modificaciones; pero joven aún, agasajado en su doble calidad de brillante escritor y valeroso militar y solicitado por la alta sociedad de San Petersburgo, no podía sustraerse al ambiente y a las tentaciones que le rodeaban más que en parte. Abrió una escuela en Yasnaia, que posteriormente expandió, esencialmente libre, admitía toda clase de alumnos; pero entre éstos predominaban, como es natural, los campesinos. La enseñanza era absolutamente gratuita, los niños podían entrar y salir del local cuando quisieran y no se les sometía a ningú