Buscador de libros

Busqueda avanzada
A gustar convidan: portada
  • N° páginas : 104
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

A gustar convidan AA.VV

Descubre la gastropoesía: el cocinero José María González Blanco pone sabor a los versos de trece jóvenes poetas, bajo la mirada del fotógrafo David Molina Grande.

Editorial:
Colección:
POESIA
Materias:
CORDOBA; DIETETICA Y NUTRICION; POESIA Y TEATRO;
ISBN:
978-84-939991-1-7
EAN:
9788493999117
Precio:
17.31 €
Precio con IVA:
18.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

A los fogones, José María González Blanco; tras la cámara, David Molina Grande. Frente al papel ?y frente al plato? trece jóvenes poetas cordobeses que han cedido sus versos para la inspiración gastronómica, y que a su vez han encontrado ideas en el sabor de sus poemas hechos carne, pescado, algas y magia; una obra «curiosa y apasionada», según leemos en el prólogo del maestro Juan Mari Arzak, que desemboca «en un idealizado y enriquecedor camino de ida y vuelta». Un libro que habla en un idioma nuevo: el de la gastropoesía. "A gustar convidan" moldea un verso de Luis de Góngora y presenta un libro de poemas y prosas, claro, pero también un libro de fotografías que congelan la vida y la sirven bien caliente, y a la vez un recetario al uso antiguo ?el de la pasión? y al uso más innovador: el que se convence de que la gastronomía constituye un arte al nivel del que se sirve de la palabra o de la imagen. ¡Buen provecho!

El libro en los medios

A gustar convidan (Marabílias), La Bella Varsovia, 14 julio 2014

14/07/2014

El cocinero cordobés José María González Blanco ha participado en una iniciativa que aúna poesía y gastronomía, que se ha recopilado en el libro "A gustar convidan. Gastropoesía".

La letra con hambre entra (Gourmet/Metrópoli, 9 agosto)

19/08/2012

PARA ROMÁNTICOS "A gustar convidan, gastropoesía", J.M. González Blanco y D. Molina. Ed. La Bella Varsovia. 18 euros. Un cocinero, un fotógrafo y 13 poetas: 15 autores tiene esta obra. Si uno escribe la receta, el otro compone los versos, todo ello rematado con fotografías de los platos y de los poetas. Algunos están dedicados a los sabores; otros, a la cuidada elaboración. La frescura de los productos, la belleza del plato o el color de un ingrediente son asimismo alicientes de sobra para inspirar a los jóvenes. (Por Camila Pan de Solaruce)

Cocina y poesía maridada en una sugerente obra (Estandarte, 17 agosto)

17/08/2012

La editorial cordobesa La Bella Varsovia, centrada en la difusión de la poesía más joven, ha publicado "A gustar convidan", un libro que experimenta con un lenguaje nuevo: el de la gastropoesía. Este término de nuevo cuño alude a la fusión entre artes de origen antónimo y materialización aún más distinta, la gastronomía y la poesía, que "A gustar convidan" marida con el mejor de los gustos. Esta obra de gastropoesía da fe del encuentro entre los versos de trece jóvenes poetas cordobeses y el talento del chef José María González Blanco ?discípulo de Juan Mari Arzak y Ferran Adrià?, que se ha basado en poemas para crear sus platos. Cada poeta probó la versión gastronómica de su texto, la receta cocinada por José María González Blanco según las sensaciones que le provocaba la lectura del texto, y escribió a posteriori un poema o una prosa sobre este ejercicio de contradicción al dicho: de la poesía, viene a decirnos con ironía esta propuesta de La Bella Varsovia, se come a veces. Se trata, según leemos en el prólogo a cargo de Arzak, de un "enriquecedor camino de ida y vuelta", en el que la literatura activa la imaginación gastronómica, y la magia de la cocina otorga ejerce como musa del poeta. El proceso ?de elaboración del plato, de deleite del escritor? ha sido fotografiado por David Molina Grande, añadiendo un sentido más ?el de la vista? a este particular festín gastropoético. Las imágenes están llenas de sugerencia y prohíben la lectura entre horas de "A gustar convidan", bajo tremendo riesgo de picoteo. "A gustar convidan" parte de un verso de Luis de Góngora para amparar, a su vez, los poemas de trece jóvenes poetas de Córdoba, en la línea de la apuesta de La Bella Varsovia por los nuevos creadores de su tierra: en este primer libro de gastropoesía han colaborado ?la mayoría con textos inéditos? Verónica Moreno, Rafael Villegas, María González, Juanma Prieto, Antonio M. Cerezo, Rafael Calmaestra, Sara Toro, Alejandra Vanessa, Fernando Gómez Luna, Elena Medel, Francisco Javier Vera, Ana Castro y Jesús Fernández, que se unen a José María González Blanco y David Molina Grande, también cordobeses. Es un libro "A gustar convidan", pues, con denominación de origen: un experimento gastropoético que aúna miradas y sabores, imágenes y metáforas, y que propone una vuelta de tuerca "curiosa y apasionada" ?de nuevo según Arzak? a los habituales recetarios de cocina. Un regalo para quienes disfruten de su tiempo de ocio entre sartenes y cucharas; para quienes gocen, presos de la curiosidad, con los experimentos arriesgados y sin prejuicios entre distintas disciplinas artísticas; y para quienes amen los buenos libros editados con cariño. Bon appétit!

Poesía para el verano (Blog Un cuarto propio, 25 junio)

27/06/2012

Descubre la gastropoesía: el cocinero José María González Blanco pone sabor a los versos de trece jóvenes poetas, bajo la mirada del fotógrafo David Molina Grande.

"Una maravilla de sensibilidad, algo diferente" (Conmuchogusto.com, 4 junio)

04/06/2012

La gastronomía como buena compañera del cine, la literatura, la música? es algo a lo que estamos acostumbrados. Comer forma parte de uno de los grandes placeres de la humanidad, y posiblemente sea uno de los más esenciales. Sin embargo, el libro que nos ocupa se escabulle de clasificaciones y dificilmente podra considerarse un libro de poemas, pero tampoco un recetario. Cada poeta tiene su sitio, su nombre, su foto, su historia? y su receta. Si empezamos por el principio, Bondage, en la página 11, la poesia de Verónica Moreno comienza así: ?Nuestra palabra de seguridad era: te quiero??. Continúa con una foto de la receta, a la que sigue la propia receta, un postre realizado con yogur y maracuyá (bastante original). Otra poesía relacionada con la receta dice: ?No tocar demasiado, Frágil./Introducir todo y directamente en la boca/??, finalizando con una fotografía de la poetisa. Le sigue Bullicracia, Caninos, La luna naranja en la terraza? hasta llegar a 13. Al final, un pequeño resumen de cada uno de los poetas? En definitiva, una maravilla de sensibilidad, algo diferente: ¡Ya era hora! Muy recomendable para quienes amen el arte más esencial en diferentes disciplinas. (Por Eva Celada)

Vas a comerte lo que has dicho (El País Andalucía, 30 de abril)

30/04/2012

Este reportaje no es lo que quería ser. Iba a tener un punto morboso que lo haría único, cumpliendo el sueño de muchos críticos y lectores retorcidos. Este reportaje iba a sentar a dos poetas a la mesa y hacerles comer cada una de sus palabras, sus versos, sus estrofas. Literalmente. Sin rechistar. Y en un alarde, haría que uno probase la poesía del otro, que la masticase y que la tragase. Todo, gracias a un recetario de poemas, o lo que es lo mismo, gastropoesía, recién publicado por La Bella Varsovia. Su título es A gustar convidan y está prologado por Juan Mari Arzak, maestro del chef José María González Blanco. El ha sido el cocinero que ha dado sabor a 13 piezas escritas por otros tantos jóvenes poetas cordobeses. Pero no ha podido ser. Comer poesía no es cualquier cosa. Las recetas de González Blanco son de alta cocina. ?Se pueden hacer en casa, aunque es difícil?, reconoce él mismo. Cada una de ellas requiere preparación y, sobre todo, tiempo. Por eso fue irrealizable el deseo presuroso y periodístico de contemplar, de un día para otro, a las poetas Alejandra Vanessa, de 30 años, y Verónica Moreno, de 31, dando cuenta culinaria de su obra. Así que, en directo, a lo más que se llegó es a entrevistar a las poetas en la terraza del restaurante Sojo Fusión. Allí es donde trabaja González Blanco. O El Blanco, que es como le conocía Alejandra Vanessa desde los tiempos en que eran compañeros de colegio en Los Salesianos. De sus encuentros y desencuentros surge la gastropoesía y el futuro recetario recién publicado. Vanessa y El Blanco también coincidieron en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba. Con los años, mientras el cocinero se formaba con Arzak o Ferrán Adriá, comenzaron a jugar a poner letra a los platos o a servir los poemas con cuchillo y tenedor. En enero, la Bella Varsovia tenía decidido convertir en un libro aquel recreo. Quedaba lo más difícil: hacerlo. Porque pongamos el caso de Bondage, de Verónica Moreno. ?Nuestra palabra de seguridad era ?te quiero?. Acordada entonces la fricción, las cuerdas, tus muñecas, mis manos tensando los suspiros. El ansia de aire cubierta de piel. Gritamos mucho aquel verano. Tú decías ?el amor siempre jodiendo?. A veces dolía. Nunca nos dijimos te quiero?. Aquí se impone el inevitable juego de palabras: ¿Esto cómo se come? ?Me he sentido más libre trasladando al plato poemas que sugieren. En este caso, una noche de desenfreno y locura sexual, el juego de las cuerdas. Eso se traduce en unos nudos hechos con yogur, y una crema de pasión con maracuyá?, resume el chef. Tanto Verónica, como Alejandra o el resto de poetas se sintieron plenamente identificados con el resultado de lo que habían escrito e ingerido. Para moldear sus recetas, el cocinero buscó en la emoción que destilaban los versos, o en la esencia del recuerdo que movía a los escritores . Y dio en el clavo. ?Estuvo días amenazándome con que iba a comer sesos de conejo?, recuerda Alejandra Vanessa. El título y tono de su poema, Nana de Freddy Krueger, se prestaban a ello. ?Fue una pesadilla, pero lo peor es que estaban buenísimos?, reconoce la escritora. Para más señas, diremos que la receta que se zampó con gusto incluía, además de cerebros de roedor, unos cuantos embutidos variados y manitas de cerdo. Hay veces que a uno se le puede repetir un plato. A González Blanco se le han repetido los 13 poetas a los que cocinó. Formaba parte de las reglas del juego. Tras idear las recetas, servírselas a los escritores, ser fotografiados por David Molina (la tercera gran pata del libro) y comérselas, los creadores plasmaron sus impresiones y sus sorpresas. Es lo que Arzak llama en el prólogo ?un idealizado y enriquecedor camino de ida y vuelta?. (Por Manuel J. Albert)

Gastropoesía (Cuadernos del Sur, 21 de abril)

23/04/2012

Haciendo suyo un verso de Góngora, y con el sugerente título "A gustar convidan. Gastropoesía", Alejandra Vanessa y Elena Medel, La Bella Varsovia para más señas, se empeñan en demostrar que es posible que las voces tengan eco en el desierto. En días como estos, cuando arriesgarse parece ser una pérdida de tiempo, las dos escritoras impulsan una publicación innovadora, prologada por Juan Mari Arza, en la que participan trece poetas cordobeses, quienes ceden sus textos al cocinero José María González Blanco y al fotógrafo David Molina Grande para que reinterpreten la lírica a través de los fogones. Y la imagen. Porque la obra es un libro de fotografías, y de recetas, pero es también un poemario. Como aperitivo, la Feria del Libro de Córdoba acoge el lunes 23, a las 19.00 horas, una mesa redonda en el Salón de Actos Cajasur Gran Capitán para presentar la publicación. Bon apetit. (Por Fernando Gómez Luna)

Descargar

Gastropoesía (Diario Córdoba, 22 de abril)

22/04/2012

"También se debe cantar en los tiempos oscuros". Lo que Brecht aconsejaba hacer en medio de las calamidades lo ha tomado como un mantra la editorial La Bella Varsovia, que en lugar de entonar ha decidido encender los fogones en la Feria del Libro de Córdoba. Mañana presentan su publicación más ambiciosa: "A gustar convidan", una obra con poemas, con recetas de cocina basadas en esos versos y con fotografías de los 13 autores cordobeses que escriben, comen y posan. Una obra de gastropoesía que huele, cruje y sabe. Un libro nutritivo. El cocinero cordobés José María González Blanco --formado en Arzak, que firma el prólogo, y en el Bulli-- es quien se encarga de realizar magia en su cocina: convirtiendo una metáfora en un globo de mozzarella, inyectando una base de ajo negro a un paralelismo, construyendo el epíteto de la blanca arena con regañás y oro en polvo, o creando con nudos de yogur una metonimia. En el libro no se deconstruyen los platos sino los textos. Ingrediente a ingrediente se pelan las capas del poema. Se revelan sus mecanismos. Se psicoanaliza un verso. También están las sensaciones de los poetas al probar el plato de sus versos. Una maravilla "gourmet". Se hace la boca agua imaginando la pesadilla más rica o dándole cuerda a un plato. Aunque lo que verdaderamente explota en este libro son los mecanismos de placer que conectan leer y degustar. Además de saborear tanto talento joven cordobés. Les quedará el regusto de una dulce boca que a gustar convida. (Por Marta Jiménez)

Autor: Molina Grande, David

David Molina Grande nació en Pozoblanco (Córdoba) en 1983. Diplomado en Ciencias Empresariales, es fotógrafo y diseñador. Materializa su creatividad e inquietudes a través de Chicane Estudio, proyecto mediante el cual desarrolla trabajos de imagen comercial, fotografía y publicidad para distintas entidades. Como creador forma parte del grupo cordobés Deneuve, el que es compositor y guitarrista, editando cinco álbumes con el sello Grabaciones en el Mar; el más reciente es "Sagrado Corazón", publicado en marzo de 2012.

Autor: González Blanco, José María

José María González Blanco nació en Córdoba en 1981. Se ha formado junto a cocineros como Juan Mari Arzak (durante año y medio, tanto en el restaurante como en el laboratorio) o Ferran Adrià, además de haber realizado breves cursos con Santi Santamaría o Jean-Paul Vinay. Ha obtenido el primer premio en el III Concurso de Cocina Mediterránea. Tradición e Innovación en la Cocina Andaluza organizado por el Instituto Europeo de la Alimentación Mediterránea "IEAMED" (2008) y en el I Campeonato de Cocineros de Andalucía organizado por HOSTECOR (2011). Ha trabajado como jefe de cocina en diversos restaurantes cordobeses cuya carta se centraba en la innovación. Se define como un agitador gastronómico; en este sentido, es secretario de ACORECO (Asociación de Cocineros y Reposteros de Córdoba) y publica una receta diaria en el periódico El Día de Córdoba desde febrero de 2012.



Recomendado por las siguientes librerías

TOPBOOKS (FUENCARRAL),