Buscador de libros

Busqueda avanzada
EL BIOMBO LACADO: portada

Primer capítulo / Extracto [Ver]

  • N° páginas : 312
  • Medidas: 155 x 230 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación:
Descargar Ficha Enviar Ficha

EL BIOMBO LACADO VAN GULIK,ROBERT

Continuación de las enigmáticas aventuras de este popular personaje, uno de los más queridos de la literatura china, que cuenta con numerosos fans en todo el mundo.

Editorial:
Colección:
GRANDES DETECTIVES
Materias:
NOVELA POLICIACA;
ISBN:
978-84-942858-4-4
EAN:
9788494285844
Precio:
18.75 €
Precio con IVA:
19.50 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

A su regreso de una conferencia en la Prefectura, el juez Di se toma una semana de permiso en el distrito de Weiping, donde se presenta ante el magistrado local. Su sorpresa será mayúscula al descubrir a su colega muy alterado a causa de un biombo en el que aparecía una sugerente escena amorosa que ha sido misteriosamente alterada. Ese mismo día, se descubre el cadáver de un comerciante de seda que aparentemente se ha suicidado… Lo que prometían ser unas apacibles vacaciones pronto se convertirán en una arriesgada aventura en la que el juez, acompañado de su fiel sirviente Tai Chiao, tendrá que infiltrarse en los bajos fondos y vivir de incógnito entre villanos y cortesanas para resolver el misterio que rodea al biombo lacado.

Autor: VAN GULIK, ROBERT

VAN GULIK, ROBERT

Robert Van Gulik (Zutphen, 1910 - La Haya, 1967) Versado orientalista y diplomático. Fue músico de guqin y escritor. Hijo de un oficial médico del ejército holandés, nació en los Paises Bajos pero desde los tres años hasta los doce vivió en Yakarta. Allí, aprendió chino mandarín y otras lenguas orientales. En 1934 entra en la Universidad de Leyden y en 1935 consigue el título de bachiller. Se encontraba en Tokio en 1941, cuando Japón declaró la guerra a los aliados y fue evacuado al año siguiente. Pasó el resto de la Segunda Guerra Mundial como secretario de la misión holandesa ante el gobierno nacionalista de Chongqing. Después de la guerra, viajó a Estados Unidos como canciller de la embajada holandesa. En 1949 volvió a Japón, donde se quedó cuatro años. Después, pasó años vi