Buscador de libros

Busqueda avanzada
BUENA GENTE DEL CAMPO,LA: portada
  • N° páginas : 70
  • Medidas: 110 x 170 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

BUENA GENTE DEL CAMPO,LA O'CONNOR,FLANNERY

?Los cuentos, francos y contundentes de O?Connor son cualquier cosa menos una moda. La novedad de sus mordaces cuentos reside en su asalto frontal a la sensibilidad del lector: no se trataba de los refinados cuentos del New Yorker sino de relatos en los cuales ocurre algo de magnitud irreversible, y a menudo la muerte por medios violentos.? Joyce Carol Oates, The New York Times Review of Books

Editorial:
Colección:
MINILECTURAS
Materias:
NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS;
ISBN:
978-84-92683-40-6
EAN:
9788492683406
Precio:
7.69 €
Precio con IVA:
8.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Flannery O?Connor fue una de las mejores escritoras de relatos de la literatura norteamericana del siglo XX y la crítica considera este relato, aparecido en la revista Harper?s Bazaar en 1955, como el más autobiográfico de la autora sureña. En una zona rural de Georgia, la señora Hopewell dirige su granja con la ayuda del señor y la señora Freeman. La hija de la señora Hopewell, Joy, perdió una pierna en un accidente cuando era una niña, y ahora vive en casa con su madre. Con treinta y dos años de edad, Joy tiene un doctorado en filosofía, y en un acto de rebeldía cambia su nombre por el de Hulga. Un vendedor de biblias llegará al pueblo y Hulga creerá que tiene todo bajo control y que puede seducirlo? Poco después se dará cuenta de que Mainly Pointer no es "buena gente del campo."

El libro en los medios

Flannery O"connor (Blog El placer de la lectura, 21 junio)

21/06/2011

"Me pregunto qué hubiera podido escribir Flannery O?Connor sobre los telepredicadores y los grupos de extrema derecha de raíces evangélicas del siglo XXI si su temprana muerte no se lo hubiera impedido. De eso se libró. ¡Alabado sea el Señor!". (Blog El placer de la lectura, 21 junio)

"Ser católica en Georgia" (La Opinión de Málaga)

31/05/2011

Flannery O?Connor fue una de las mejores escritoras de relatos de la literatura norteamericana del siglo XX y la crítica considera este relato, aparecido en la revista Harper?s Bazaar en 1955, como el más autobiográfico de la autora sureña.

Flannery O?Connor: La buena gente del campo (Nórdica) Blog Divertinajes

10/05/2011

"Es un relato de esta escritora estadounidense (Savannah, 1925-Milledgeville, 1964) que vio la luz en 1955 y que aquí se ha publicado solo, sin formar parte de una antología de sus cuentos. Me gusta encontrarme con relatos que conformen ellos solos un libro. Me gustan mucho, también, los cuentos completos o los libros, claro, pero que un buen relato tenga esta entidad tiene un atractivo especial" (Blog Divertinajes, De un tirón)

Flannery O?Connor: La buena gente del campo (Nórdica) Blog Divertinajes

10/05/2011

"Es un relato de esta escritora estadounidense (Savannah, 1925-Milledgeville, 1964) que vio la luz en 1955 y que aquí se ha publicado solo, sin formar parte de una antología de sus cuentos. Me gusta encontrarme con relatos que conformen ellos solos un libro. Me gustan mucho, también, los cuentos completos o los libros, claro, pero que un buen relato tenga esta entidad tiene un atractivo especial" (Blog Divertinajes, De un tirón)

La buena gente del campo, Flannery O´Connor (Nórdica Libros)

10/05/2011

"Joy (que significa alegría en inglés) es la protagonista de La buena gente del campo. Doctorada en filosofía, representa al intelectual soberbio y frío, hasta el punto de que se ha cambiado legalmente el nombre para llamarse Hulga, el más feo que se le ocurría. Considera el cambio su mayor logro creativo. Joy/Hulga perdió la pierna de niña en un accidente de caza y se declara atea. Es un personaje fascinante". (Libertad Digital, 5 mayo)

"El placer de las pequeñas cosas" (La Nueva España, 29 abril)

03/05/2011

"La editorial Nórdica lo practica en su colección «minilecturas», donde aparece ahora uno de esos diamantes envenenados que son los cuentos de la norteamericana Flannery O"Connor (1925-1964). Publicados completos por Lumen hace más o menos un lustro, sorprende tanto como agrada encontrar separado de sus hermanos a La buena gente del campo. Cuando un cuento de Flannery O"Connor lleva en el título la palabra «bueno», malo". (La Nueva España, 29 abril)

"El placer de las pequeñas cosas" (La Nueva España, 29 abril)

03/05/2011

"La editorial Nórdica lo practica en su colección «minilecturas», donde aparece ahora uno de esos diamantes envenenados que son los cuentos de la norteamericana Flannery O"Connor (1925-1964). Publicados completos por Lumen hace más o menos un lustro, sorprende tanto como agrada encontrar separado de sus hermanos a La buena gente del campo. Cuando un cuento de Flannery O"Connor lleva en el título la palabra «bueno», malo". (La Nueva España, 29 abril)

"El placer de las pequeñas cosas" (La Nueva España, 29 abril)

03/05/2011

"La editorial Nórdica lo practica en su colección «minilecturas», donde aparece ahora uno de esos diamantes envenenados que son los cuentos de la norteamericana Flannery O"Connor (1925-1964). Publicados completos por Lumen hace más o menos un lustro, sorprende tanto como agrada encontrar separado de sus hermanos a La buena gente del campo. Cuando un cuento de Flannery O"Connor lleva en el título la palabra «bueno», malo". (La Nueva España, 29 abril)

Reseña de La buena gente del campo en Calle 20

01/04/2011

Tras sus lentes de mariposa, Flannery O?Connor (1925- 1964) era letal como una serpiente mocasín. Su sentido moral tomista («la gracia divina conduce al cambio y el cambio es dolor», sostenía) no estaba reñido con un ojo quirúrgico para el desarrollo de los personajes y un humor aberrante y alegórico. La buena gente del campo es uno de los relatos más brutos de O?Connor. En una granja de Georgia rodeada de campos de cebollas, tres mujeres escenifican una tragedia de ocultación y envidia. La más joven tiene un doctorado en Filosofía, una pierna ortopédica y un «permanente furor» contra el mundo. Un vendedor de Biblias ?¿qué otro emisario del destino es posible en O?Connor?? desequilibra la falsa paz en un macabro episodio de seducción. Entre los restos del naufragio, la pierna ortopédica y unos cuantos ejemplares de la Biblia, porque «nunca sabes cuándo necesitarás la palabra de Dios».

La buena gente del campo, Flannery O´Connor (Nórdica Libros)

17/03/2011

"En La buena gente del campo, Hulga, una doctora en filosofía con una pierna artificial, convive con su madre y los arrendatarios de ésta en una granja del sur". (Blog La Tormenta en un vaso, 17 marzo)

La buena gente del campo, Flannery O´Connor (Nórdica Libros)

17/03/2011

"En La buena gente del campo, Hulga, una doctora en filosofía con una pierna artificial, convive con su madre y los arrendatarios de ésta en una granja del sur". (Blog La Tormenta en un vaso, 17 marzo)

La buena gente del campo, Flannery O´Connor (Nórdica Libros)

17/03/2011

"En La buena gente del campo, Hulga, una doctora en filosofía con una pierna artificial, convive con su madre y los arrendatarios de ésta en una granja del sur". (Blog La Tormenta en un vaso, 17 marzo)

La buena gente del campo, de Flannery O´Connor (Nórdica libros)

06/03/2011

"Tomen, por ejemplo, el excelente relato de Flannery O"Connor La buena gente del campo, publicado por Nórdica, una estupenda editorial independiente: un folletito de 70 páginas de texto (a doble espacio) que se vende a 8 euros. El lema de Nórdica para su colección minilecturas es "grandes relatos de la literatura universal para leer en el tiempo que dura una película de cine y al precio de una entrada"". (El País, Babelia, Manuel Rodríguez Rivero, 5 marzo)

Autor: O'CONNOR, FLANNERY

Flannery O'Connor (Savannah, Georgia, 25 de marzo de 1925 – 3 de agosto de 1964) es considerada entre los mejores escritores estadounidenses del siglo XX; fue autora de dos novelas y 32 relatos, publicó también ensayos y reseñas. Su obra es ampliamente estudiada en el contexto de la literatura del Sur de Estados Unidos; sus personajes y el ambiente que describe son sureños, y a la vez su obra trasciende el ámbito local para crear ficciones de alcance universal.