Buscador de libros

Busqueda avanzada
Carta a la criada: portada
  • N° páginas : 160
  • Medidas: 130 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Carta a la criada DESVAUX,EMILIE

Galardonada con el Prix du Premier Roman de Femme. Una pasión sin límite entre dos mujeres.

Editorial:
Traductor:
Mercedes Noriega Bosch
Colección:
NARRATIVA
Materias:
NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS;
ISBN:
978-84-941162-1-6
EAN:
9788494116216
Precio:
16.25 €
Precio con IVA:
16.90 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En una mansión, rodeada de un gran jardín y poblada de recuerdos, viven dos mujeres. Es la casa donde nació una de ellas y donde vivió con su marido hasta que murió sin que le dejara una sombra de tristeza. A menudo se instala en el salón de invierno a leer y dejar pasar el tiempo, indiferente a todo. Hasta la llegada de Marie-Jeanne, una joven sensual, sin ataduras, que impone su presencia y la arrastra con una pasión ciega. Los demás son personajes que no pueden hablar por sí mismos: la casa que parece habitarlas a ellas, los padres ya muertos, la criada a la que la joven viuda hace depositaria de sus secretos y que tal vez no sea más que parte de ella misma. Émilie Desvaux forma parte de los escritores que consiguen crear un mundo y hacer tangible el misterio que anida en lo más cotidiano.

El libro en los medios

Carta a la criada. Guillermo Arróniz. Universogay

28/11/2013

Desde que leí a Nothomb la lengua francesa no me había deparado un descubrimiento como el que nos ocupa. (Ojo, Nothomb no es francesa, pero escribe en francés). La tragedia griega que Émilie Desvaux describe para nosotros es de una calidad extraordinaria. Uno de esos textos perfectos, redondos... Cuya circunferencia sin tacha sólo puede verse a medida que la autora nos permite hacerlo, pues controla ese mundo creativo con genialidad, con una sabiduría impropia de su juventud. Las menciones a los seres mitológicos por ejemplo (las sirenas) no son en absoluto gratuitas, pues, a mi entender, dan la clave que nos permite entender que los mitos "siguen vivos y coleando, y paseándose por mi casa", parafraseando un texto de cine. "Carta a la criada" es un soplo de aire fresco, no por la liviandad del texto o por su comicidad, sino por la valentía de adentrarse en la psicología compleja de un ser humano que parece inhumano, y ahí es donde, precisamente, se humaniza. No quiero decir con esto que un un ser humano tenga que cometer delito alguno o tener un trauma infantil para ser lo que es, pero sí que todas esas sombras forman parte de la humanidad, la parte de humanidad que queremos ignorar; que no todo son comedias románticas americanas donde lo peor que un chico puede hacer es mirar los pechos de una mujer que no sea su prometida. De igual forma que "Match Point" de Woody Allen me pareció que hacía un homenaje a "Crimen y castigo", creo que Desvaux ha actualizado el mito de la sirena que atrae con sus cantos y su "extrañeza", su "extraña belleza" a su víctima. Las lecturas del libro, además, pueden ser múltiples, y eso lo enriquece considerablemente. Además es lo suficientemente valiente como para desarrollarse en apenas ciento cincuenta páginas frente a la pasión desbordante de las editoriales por las sagas y los libros de cuatrocientas páginas donde hay más paja que contenido. El dominio del lenguaje es exquisito, pero no es en artificios barrocos donde destaca el libro de Émilie, sino en el tratamiento del tema, en el resucitar del mito, en el buceo profundo y sin pelos en la lengua por la psicología (terrible psicología) humana. Con breves pinceladas se ha escrito una obra maestra que nos dejará con un escalofrío en las últimas líneas. La autora nos avisaba, pero su aviso era falso, juguetón, tramposo... nos ha dejado que veamos el contenido sin decirnos lo que vemos... o al revés, nos ha dicho lo que vamos a ver pero sin mostrárnoslo, hasta que es demasiado tarde. Desde el punto de vista sexual cabría hacer una mención especial de la obra. Resumamos brevemente su contenido: una mujer vive en la casa de sus padres con su marido, en mitad de unos jardines y unos bosques que nos sitúan lejos de la urbanización globalizadora. Escribe una carta a la criada que acude los jueves a limpiar. En ella describe su relación erótico-emocional con la joven prima de su marido, chica despreocupada, fruto de una generación algo banal, quien no quiere trabajar ni pensar y que está en continua discusión con su madrastra. Desde este punto de vista, ¿puede pensarse que ambas son lesbianas? ¿Que la protagonista ha reprimido su sexualidad durante su matrimonio? La inteligencia del libro es que no se reduce a las categorías, que no simplifica la sexualidad humana en general ni de la mujer en particular. La joven habla de novios, la esposa ha descrito su vida marital de una forma tranquila (quizá en exceso). ¿Por qué poner etiquetas? ¿Acaso hay una atracción real entre ambas? ¿O la mayor está autoafirmando su independencia, buscando la juventud perdida no hace mucho -se menciona que tiene treinta y siete años? ¿O la joven prima está buscando un cariño que no recibía? ¿Lo buscan ambas? No hay definiciones, categorizaciones, que las reduzcan a una parodia o a un personaje, son más complejas que esto. Sobre todo la protagonista, la autora de la carta. Desde este punto de vista la soledad en la que siempre ha vivido la protagonista es algo desolador, como un desierto de millones de kilómetros; un desierto que, de pronto, tuviera que enfrentarse con la realidad del agua y la vida de una selva frondosa: el asalto del erotismo, de la banalidad, de alguien que pretende hablar en plural un nosotros en el que el desierto no se identifica en absoluto. Obra magnífica que no hace sino certificar el finísimo olfato de Pasos Perdidos.

Autor: Desvaux, Émilie

Desvaux, Émilie

Émilie Desvaux (Toulouse, 1983) publicó su primera obra muy joven (2001), La Maison de Mona, novela corta que fue galardonada con el Prix du jeune écrivain de langue française. Es autora de Carrefour des fuites et autres nouvelles (2001), Carta a la criada (2011), galardonada con el Prix du Premier Roman de Femme, y Le jardin de Minuit (2013).