Buscador de libros

Busqueda avanzada
Los cien últimos días de Berlín: portada
  • N° páginas : 160
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Los cien últimos días de Berlín ANSUATEGUI,ANTONIO

Una visión tan dramática como verídica de los últmos días de la Alemania Nazi.

Editorial:
Colección:
BIBLIOTECA HISTORIA
Materias:
HISTORIA;
ISBN:
978-84-16034-68-0
EAN:
9788416034680
Precio:
14.42 €
Precio con IVA:
15.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En julio de 1945, apenas dos meses después de la caída de Berlín, se publicó un libro excepcional, pero que pasó prácticamente inadvertido en el alud informativo del momento. Su autor no era escritor profesional ni historiador ni periodista (de hecho, no volvería a publicar nada más), sino un joven español que se había traslado a Alemania en 1943 para estudiar ingeniería de caminos. El tiempo, y los miles de obras publicadas sobre la Segunda Guerra Mundial, no le han restado valor a su testimonio, escrito en un estilo directo, sin énfasis retórico alguno, sin compromisos ideológicos. Los hechos que creíamos que nos habían sido contados desde todos los puntos de vista se nos ofrecen ahora con una perspectiva inédita.

El libro en los medios

Los cien últimos días de Berlín (Espuela de Plata) Con las manos en los bolsillos 10/03/17

05/04/2017

Si Antonio Ansuátegui hubiera vivido en nuestro tiempo, hubiera contado en las redes sociales su estremecedor testimonio. Pero lo vivió entre 1944 y 1945. Era un estudiante de ingeniería, sin preparación ni convicción para convertirse en reportero, y sin embargo, cuando los amigos insistieron en que escribiese su experiencia, se aplicó a la tarea como el más eficiente cronista de guerra. Había estado en Berlín para ampliar sus estudios y el declive del ejército nazi le sorprendió enamorado de la hija de uno de sus profesores. Esa fue la razón por la que decidió no abandonar el país, cuya capital estaba empezando a sufrir demoledores bombardeos. Aceptó seguir estudiando en Breslau, una ciudad más cercana al peligro ruso. Pero eso no lo sabía cuando se bajó en la estación. Entonces le pareció una ciudad tranquila. La guerra fue convirtiendo de un día para otro cada paraíso en un nuevo infierno. Después escapó a Dresden y a Leipzig y aún logró volver a una Berlín ya convertida en un horno de ruinas que seguían demoliendo los bombarderos aliados. Cada uno de estos episodios constituye una pequeña odisea que Ansuátegui pudo contar porque debía ser muy hábil en las relaciones sociales y le acompañó la suerte. Nos cuenta con apabullante naturalidad, casi ingenua, lo que comentaban los alemanes de a pie cuando aún se creían dueños del mundo y cuando el mundo empezó a tragárselos. Reproduce chistes que circulaban de boca en boca sobre el pragmatismo sádico del Führer, sobre el delirio de Göring por los uniformes, sobre la impopularidad de Himmler, Ribbentrop y Rosenberg. También sobre el carácter mentiroso de Goebbels, al que sin embargo adoraban. Y esto es lo más estremecedor. Cuenta Ansuátegui que en los momentos previos a la caída de Berlín, cercados y sin escapatoria, «el Ministro de Propaganda logró que el pueblo alemán no solo no temiera este ataque sino que lo deseara e incluso se impacientara por el retraso en producirse». Si Goebbels podía manipular los ánimos hasta esos límites con los medios de entonces, qué no podrán manipular para adueñarse del poder en supuestas democracias Berlusconi, Putin, Trump u otros individuos tan cercanos que solo alcanzamos a verlos borrosos. «Creo que solo la historia podrá dar con el tiempo un juicio desapasionado sobre las cosas y yo me limito a reproducir cuadros y escenas por mí vividas», asume Ansuátegui, que sobrevivió a la guerra mundial y sin embargo desapareció del mapa en la pax española, después de alabar a su artífice en el último párrafo del libro.

Los cien últimos días de Berlín (Espuela de Plata)

26/05/2016

Pocos han sido los que contaron en un libro la caída de Berlín a principios de mayo de 1945. Uno solo español, y no era un fascista.

Autor: Ansuátegui, Antonio

es un escritor fantasma del que nada sabemos sino lo que dice de sí mismo en su libro, que es bien poco. Podemos conjeturar que un español que decide ir a Berlín, a mediados de 1943, en plena guerra mundial, a terminar una carrera técnica, es alguien sin demasiadas obligaciones familiares, nada apocado, de entre veinticinco años y treinta años y que ha vivido muy de cerca la reciente guerra civil, desde luego en el bando nacionalista, pero sin grandes entusiasmos.