Buscador de libros

Busqueda avanzada
Ciudades muertas y hombres vivos: portada
  • N° páginas : 192
  • Medidas: 150 x 220 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Ciudades muertas y hombres vivos WOOLEY,LEONARD

Este delicioso libro cuenta las distintas aventuras arqueológicas y humanas de los primeros años, en Egipto, en Italia y, sobre todo, en Carquemis.

Editorial:
Colección:
COMPACTOS VIENTO SIMUN
Materias:
LITERATURA DE VIAJES;
ISBN:
978-84-15374-36-7
EAN:
9788415374367
Precio:
10.58 €
Precio con IVA:
11.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Una de las facetas de las que Lawrence de Arabia se sentía más orgulloso era la que había llevado a cabo como arqueólogo en las excavaciones del Carquemis, en la Siria ocupada por los turcos, antes de ser llamado a filas desde El Cairo (1912-1914). Su compañero de aquellos años, C. Leonard Woolley, llegaría a alcanzar las cotas más altas de su profesión como descubridor de los yacimientos de Ur de Caldea, en Mesopotamia, hoy Irak. Ese sería el escenario de la novela de Ágata Christie Asesinato en Mesopotamia, y también allí la escritora encontraría a su segundo marido, ayudante de Woolley.

Autor: Wooley, Leonard

Wooley, Leonard

Sir Charles Leonard Woolley nació en Londres en 1880. Tras licenciarse en Oxford, se convirtió en arqueólogo y comenzó a trabajar como conservador ayudante del Ashmolean Museum de Oxford. Trabajó con T. E.Lawrence (Lawrence de Arabia) en Carquemis, ciudad hitita situada a orillas del Eufrates, en Siria, entre 1912 y 1914. También trabajó en Tell el Amarna con la Egypt Exploration Society. No obstante, su gran descubrimiento fueron la ruinas de Ur de Caldea, en Mesopotamia, en un territorio que en nuestros días pertenece a Irak. Allí aparecieron numerosas tumbas reales que contenían grandes pinturas mostrando la cultura mesopotámica en su esplendor. De entre ellas destaca la de la reina Pu-Abi, que se había mantenido intacta a lo largo de miles de años y que contenía numerosos objetos de incalculable valor. En 1935 Wooley fue nombrado caballero del Imperio Británico.