Buscador de libros

Busqueda avanzada
La ciudad automática: portada
  • N° páginas : 244
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

La ciudad automática CAMBA,JULIO

Hay ciudades que constituyen por sí mismas un género literario. Nueva York es el mejor ejemplo. Y dentro de ese género una de las obras maestras es este libro.

Colección:
LOS VIAJEROS
Materias:
LITERATURA DE VIAJES;
ISBN:
978-84-16246-04-5
EAN:
9788416246045
Precio:
15.38 €
Precio con IVA:
16.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En La ciudad automática encontramos el envés bien humorado de otra obra escrito por las mismas fechas, Poeta en Nueva York de Federico García Lorca. Lo que en el poeta es tremendismo y magia, lo trueca Camba en alacridad, disparatada hipérbole y punzante inteligencia. Quienes aman Nueva York, quienes la detestan, no pueden dejar de leer este libro, escrito por alguien que se resiste a dejarse seducir por los encantos de la Ciudad con mayúscula, pero que al final acaba sucumbiendo a ellos, como nos pasa a todos. Con Nueva York y también con Camba, el escritor que detestaba la literatura, el anarquista que acabó sus días refugiado en un hotel de lujo.

El libro en los medios

La ciudad automática (Renacimiento) Faro de Vigo.

01/03/2016

Mayo de 1929. Julio Camba, el periodista pontevedrés mejor pagado de la España de aquella época, llega a Nueva York. No es su primera visita. Ya estuvo en 1918, y escribió un conjunto de crónicas agrupadas y editadas bajo el título "Un año en el otro mundo". Camba, que moriría en su residencia del Hotel Palace de Madrid en 1962, es sin duda el gran maestro del periodismo contemporáneo. Al parecer, un editor le encargó en cierta ocasión un texto de un día para otro. camba entregó cuatro o cinco folios. "Discúlpeme, pero con tan poco tiempo no he podido ser breve", se excusó. Sus artículos son incisivas obras de arte, pequeños relatos que exploran los lados más ocultos de lo evidente, con precisión deslumbrante.

La ciudad automática (Renacimiento) La razón.

29/06/2015

Asimismo, la editorial sevillana acaba de recuperar una joya que hará las delicias del lector: «La ciudad automática», de Julio Camba. El libro recoge artículos sobre Nueva York verdaderamente asombrosos, fruto de una mirada desprejuiciada y acostumbrada a darles la vuelta a las opiniones consabidas, abordando asuntos como el capitalismo, los rascacielos, la religión, la moral o el clima con un punto de vista originalísimo, único.

La ciudad automática (Renacimiento) - La Nueva España, 12 marzo 2015

21/04/2015

"La ciudad automática", las crónicas de Julio Camba del Nueva York posterior al crack del 29

Descargar

La ciudad automática (Renacimiento)

05/03/2015

Camba nos muestra una ciudad que desgrana con incisiva profundidad, esa ciudad automática despersonalizada y esos Estados gigantescos, de un estilo de vida tan alejado de la europea. Los artículos, además, son amenos, entretenidos, que constantemente nos mantienen una sonrisa en el rostro. No en vano, Camba es el columnista humorístico por excelencia. La ligazón temática —si ya de por sí Nueva York, es la gran protagonista, los artículos se aglutinan en bloques relacionados— permite que la lectura de corrido sea tan grata como la puramente salteada.

Autor: Camba, Julio

Julio Camba Andreu (Vilanova de Arousa, 1884-Madrid, 1962) fue durante la segunda y tercera década del siglo XX uno de los más singulares corresponsales extranjeros que haya tenido nunca la prensa española. Su maestría no ha dejado de ser elogiada por escritores tan distintos y variados como Miguel Delibes, Francisco Umbral, Cándido, Manuel Vicent o Antonio Muñoz Molina. A los dieciséis años se escapó de casa y llegó hasta Buenos Aires. Allí se introdujo en los círculos anarquistas y redactó incendiarias proclamas y panfletos. Al final fue deportado del país junto con otros anarquistas. De regreso a España empezó a colaborar en la prensa local gallega y en publicaciones revolucionarias del Madrid de comienzos de siglo, y su prosa no tardó en ocupar las columnas más importantes.