Buscador de libros

Busqueda avanzada
COCINA CANÍBAL,LA: portada

Book-Trailer [Ver]

  • N° páginas : 105
  • Medidas: 300 x 300 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Tapa dura
Descargar Ficha Enviar Ficha

COCINA CANÍBAL,LA TOPOR,ROLAND

Libro mítico francés.

Editorial:
Traductor:
Rebeca Le Rumeur
Colección:
ILUSTRADA
Materias:
CLASICOS EXTRANJEROS TRADUCIDOS;
ISBN:
978-84-96911-08-6
EAN:
9788496911086
Precio:
24.04 €
Precio con IVA:
25.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

“La cocina caníbal” fue publicado por primera vez en Francia por ediciones André Balland, (París, 1970) y luego traducido al castellano por la editorial AHR de Barcelona en 1972, teniendo un notable impacto por su mordaz e irónico humor negro del que hace demostración en todos los contenidos de este libro y especialmente en todas y cada una de sus recetas elaboradas con ingredientes dignos de cualquier menú de Aníbal Lecter. Un clásico francés moderno e irreverente escrito y dibujado por Roland Topor hace casi medio siglo.

El libro en los medios

Uno de los autores más originales del siglo XX (CAFELEEERÍA.COM)

10/10/2014

La Cocina Caníbal mordaz humor negro de mano de uno de los autores más originales del siglo XX, fundador junto con Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowski del Grupo Pánico de teatro de vanguardia. Algunas de sus divertidas y macabras recetas son: “Miope al gratín”, “Hombre a la sal gruesa”, “Bebé salteado a la brissac”, “Niña en servilleta” o la muy apetecible “Financiero al horno”.

DESCUBRIENDO A ROLAND TOPOR (TELEGRAFO.COM)

07/01/2014

¿Quién demonios es Roland Topor? Descubrimiento maravilloso, resulta que Topor (París 1938-1997) fue uno de los fundadores del grupo pánico junto a Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowski (1). Aburrido o expulsado del surrealismo(2) , Topor delira, crea bajo la sombra de un más sombrío humor, negro, negrísimo, en todas las formas a su alcance: literatura, cine, teatro, pintura, ilustración. Así, Topor es un bromista, tal como lo definiría Bergson en su ensayo sobre la risa, es decir, es un hombre que experimenta para provocar risa, aunque esta se cobije bajo el mismo manto que el horror.

Autor: TOPOR, ROLAND

TOPOR, ROLAND

Hijo de judíos polacos emigrantes, nacido en París el 7 de enero de 1938, su padre era artista plástico e influyó positivamente en la vocación artística de Roland que publicó su primer dibujo en la revista Bizarre en 1958. Es más conocido por haber sido fundador junto con nuestro Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowski de la formación de vanguardia teatral "Pánico" de marcadas tendencias surrealistas y del teatro del absurdo. En él se conjugan tres elementos básicos: terror, humor y simultaneidad. Es una intensa búsqueda por trascender la filosofía aristotélica para impulsar a la humanidad hacia una nueva perspectiva. "El pánico es la crítica de la razón pura, es la pandilla sin leyes y sin mando, es la explosión de 'pan' (todo), es el respeto irrespetuoso al dios Pan, es el himno al talento... loco, es el antimovimiento, es el rechazo a la 'seriedad', es el canto a la falta de ambigüedad... Es el arte de vivir (que tiene en cuenta la confusión y el azar), es el principio de indeterminación con la memoria de por medio... Y todo lo contrario", explica Fernando Arrabal. El movimiento estaba influido por el cine de Luis Buñuel y El Manifiesto del teatro de la crueldad de Artaud. Las actuaciones eran caóticas y surrealistas, para impactar y encauzar las fuerzas destructivas hacia la paz y la belleza. Como curiosidad citaré que fue actor junto con Klaus Kinski en la película "Nosferatu, vampiro de la noche" (Werner Herzog, 1979), guionista de la película "El quimérico inquilino" (Roman Polanski, 1976) y ganador en 1973, en Cannes, con la película de animación El planeta salvaje. Esta introducción la consideraba absolutamente necesaria, teniendo en cuenta que este escritor es un virtual desconocido en España, pese a ser uno de los más brillantes representantes del movimiento surrealista con perversa imaginación y tremendo gusto por el escándalo. No ha llegado a convencerme este último término de surrealista para definir exactamente el género en que se desenvuelve Topor; pero en alguno hay que encuadrarle para que el hambriento lector se haga una idea cabal y aproximada de lo que le espera si consigue echar un vistazo a sus escritos.