Buscador de libros

Busqueda avanzada
Constantinopla: portada
  • N° páginas : 384
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Constantinopla CAMBA,JULIO

Se recogen juntas, por vez primera, todas las crónicas que Camba envió a su periódico desde la capital de Turquía. Incluye la serie de cinco capítulos "Un viaje al Perú".

Colección:
LOS VIAJEROS
Materias:
LITERATURA DE VIAJES;
ISBN:
978-84-16246-71-7
EAN:
9788416246717
Precio:
17.31 €
Precio con IVA:
18.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En el otoño de 1908, un joven Julio Camba aceptaba la oferta de La Correspondencia de España de viajar a Constantinopla para informar de los cambios políticos que se sucedían tras la revolución de los Jóvenes Turcos, y que mantenían en vilo al resto del continente. El lector se sorprenderá y disfrutará con su mezcla de ironía punzante y la frescura y sinceridad propia de esa época de juventud y de su tendencia filo anarquista; sus artículos resultan más extensos y dados a la creación literaria de lo que suele ser frecuente en él, incluso con un tono serio o severo sin menoscabo, pese a todo, de su genuino humorismo. El volumen se completa con otros trabajos de asunto turco que Camba publicara diseminadamente a lo largo de su carrera, así como la serie de cinco capítulos Un viaje al Perú.

El libro en los medios

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) Altair magazine

01/03/2016

Julio Camba se fue a Constantinopla con grandilocuencia. Cual soldado que está a punto de partir a la guerra, pidió a sus compañeros que le despidieran con solemnidad. No era para menos: aquel viaje se iba a convertir en su primera corresponsalía internacional. En 1908 el Imperio Otomano comenzó a disolverse. La Revolución de los Jóvenes Turcos, que puso fin al sultanato de Abdul Hamid II, fue el primer paso de la renovación. A España solo llegaban los ecos lejanos de lo que estaba ocurriendo: la restauración del parlamento, una nueva constitución y el nuevo mercado a raíz del boicot austríaco. El director de La correspondencia de España, Leopoldo Romeo, echaba de menos las noticias de la nueva Turquía. Alguien tenía que contarlo y Julio Camba ya era uno de los columnistas más populares del país. De paseo por Madrid, ambos se cruzaron. «¿Se iría usted a Constantinopla?», le preguntó Romeo. «Mañana mismo», respondió sin dudar.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) Opinión de Málaga.

03/02/2016

Camba demuestra en sus textos una sólida y profunda formación política. Es muy joven, apenas tiene 25 años, pero ya ha coqueteado con el anarquismo, ha militado en las filas de la revolución gris, ha escapado a Argentina escondido en un mercante, ha leído y sabe de lo que habla. Sus análisis muestran una madurez rotunda y sobresaliente finezza cuando analiza lo que supone aprobar una Constitución, resucitar el cerrado Parlamento, abrirse a las costumbres occidentales o implantar una democracia con todas sus consecuencias y derivadas. Hay ya destellos del observador sagaz y ocurrente que sería Camba en otros de sus destinos, pero Constantinopla es sobre todo un libro de crónicas políticas. La edición que nos ocupa incluye diversos artículos posteriores, siempre relacionados con la ciudad otomana. Ya en Berlín, en 1915, escribe dos colaboraciones denunciando el genocidio Armenio para ABC. Y también incorpora unos olvidados artículos sobre «un viaje al Perú» que se publicaron en 1925 en El Sol. Una joya. Posteriormente Camba viajaría a Inglaterra, Alemania, Nueva York y otros muchos países, hasta acabar convirtiéndose en el periodista mejor pagado de España. Leyendo las crónicas de este libro, sin duda lo merecía. Todo un genio, don Julio Camba.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) Culturamas.

18/01/2016

Camba da con un lugar que se está europeizando, sin olvidar la magnificencia asiática. Comparada con la España rancia, Constantinopla es una ciudad donde se puede sentir la libertad pisando la calle. Aunque el parlamento turco es un auténtico desastre a la hora de intentar organizar esa libertad, y lo intenta mientras sobrevive un Sultán tiránico a quien ya nadie teme. Camba va entregándonos piezas del mosaico sin engañar, porque nada de lo que presencia engaña: todo el mundo le atiende sin rodeos y él escribe, por tanto, sin diatribas: sobre las reivindicaciones de las mujeres, sobre los cambios en la relación con Grecia, sobre el servicio de bomberos, sobre la Edad Media de la que se sale con humor pero sabiendo que lo que se vive en ese trance no es ninguna broma.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) El Imparcial. 18 octubre 2015

18/10/2015

La editorial Renacimiento, con el esmero que la caracteriza, acaba de poner en circulación un volumen, bajo el título de Constantinopla, que reúne por primera vez la totalidad de las crónicas que, desde diciembre de 1908 a marzo de 1909, un joven Julio Camba envió desde dicha ciudad a La Correspondencia de España, así como las que posteriormente escribió sobre tema turco en fechas y diarios diversos (El Mundo, España Futura, La Tribuna, ABC, El Sol, La Vanguardia) hasta 1952. Y se completa con otro bloque correspondiente a su viaje al Perú.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) La vanguardia.

13/10/2015

Las dos crónicas con las que Julio Camba denunció el genocidio armenio en octubre y diciembre de 1915, han sido reeditadas justo en el centenario de su publicación, incluidas en el volumen Constantinopla, que recoge el fruto de su primera corresponsalía en el extranjero y crónicas previas a la Gran Guerra. "Constantinopla" reúne también las crónicas que envió en 1908, cuando el autor contaba con sólo 24 años y Turquía vivía la revolución de los Jóvenes Turcos, la cual no evitó que las mujeres siguieran "bajo siete llaves y siete velos", lo que sí contó Camba con el humor paradójico e incisivo que caracteriza la mayoría de sus páginas: "Una mujer fea estará más guardada cuanto más se descubra".

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) Diario de Sevilla. 05 octubre 2015

05/10/2015

Camba en Oriente. El gallego fue enviado en 1908 al Imperio otomano para cubrir la revolución de los Jóvenes Turcos; este gozoso libro recoge sus escépticas impresiones.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento)

02/10/2015

Renacimiento pone en la calle “Constantinopla”, con todas las “crónicas turcas” (más el regalo de su viaje al Perú) de Julio Camba. –Cuando yo estaba en Madrid, creía que todos los turcos salían de la Guindalera y de los Cuatro Caminos para vender pieles en la Puerta del Sol. Muchos madrileños participaban de la misma creencia, y para ellos, dice, Turquía es una invención industrial destinada a acreditar sus pieles, “así como Tarrasa es una realidad de la misma índole, destinada a desacreditar los paños”. Camba viaja (“viajar es el más triste de todos los placeres”) a Constantinopla con Sarah Bernhardt en el “Senegal”, país, ay, donde piensa exiliarse Luis Llach si a “Madrit” le sale mal el pasteleo independentista con el Pueblo Elegido. La misión de Camba era contar a sus lectores la “europeización” (por la “europeización” de España casi llegan a las manos Ortega y Unamuno) de Turquía, pero… –…Europa no tiene fuerza ninguna de europeización. No tiene ningún ideal expansivo con el que pueda influir al mundo. El único poder idealista con que hubiera podido Europa penetrar al mundo era el anarquismo, y el anarquismo ha fracasado. El lector de “Constantinopla” hallará más luz (¡y más actualidad!) sobre Españas, Cataluñas, Transiciones y Constituciones en estas crónicas de Camba que en todo el periodismo contemporáneo, pues Camba tiene lo que nadie encontrará ya en ningún rincón de Europa, que es el sentimiento y la clarividencia (¡el conocimiento!) de la libertad política, sin majaderías ni cursiladas. –No pretendo conmover a nadie. La misión de conmover es misión de misioneros. Al periodista le basta con informar. Y yo haré mi comentario de la actualidad con el pretexto de influirla, pero me daré por satisfecho si consigo amenizarla. Hoy, la visión española de la política es estrictamente futbolera, y uno todavía no sabe de profesor o periodista que, puesto en el aprieto, acierte a dibujar la democracia representativa.

Constantinopla de Julio Camba (Renacimiento) MSUR.

02/10/2015

“Se iría usted a Constantinopla?”, le preguntó Leopoldo Romeo, director de La Correspondencia de España, al cruzarse con él por una calle de Madrid. “Mañana mismo”, respondió Camba. Y se fue. Era el otoño de 1908, y la revolución de los Jóvenes Turcos, el partido reformista que se enfrentó al sultán Abdul Hamid II, mantenía en vilo al resto del continente europeo.

Autor: Camba, Julio

Julio Camba Andreu (Vilanova de Arousa, 1884-Madrid, 1962) fue durante la segunda y tercera década del siglo XX uno de los más singulares corresponsales extranjeros que haya tenido nunca la prensa española. Su maestría no ha dejado de ser elogiada por escritores tan distintos y variados como Miguel Delibes, Francisco Umbral, Cándido, Manuel Vicent o Antonio Muñoz Molina. A los dieciséis años se escapó de casa y llegó hasta Buenos Aires. Allí se introdujo en los círculos anarquistas y redactó incendiarias proclamas y panfletos. Al final fue deportado del país junto con otros anarquistas. De regreso a España empezó a colaborar en la prensa local gallega y en publicaciones revolucionarias del Madrid de comienzos de siglo, y su prosa no tardó en ocupar las columnas más importantes.