Buscador de libros

Busqueda avanzada
Defensa de Baler: portada
  • N° páginas : 464
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Defensa de Baler MINAYA,FELIX

Un manuscrito inédito que relata uno de los episodios más celebres de la Guerra de Filipinas

Editorial:
Colección:
BIBLIOTECA HISTORIA
Materias:
RESTO HISTORIA;
ISBN:
978-84-16034-79-6
EAN:
9788416034796
Precio:
21.15 €
Precio con IVA:
22.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En los últimos años del siglo XIX, en el ocaso de la soberanía española en Filipinas, la pequeña iglesia del pueblo de Baler, a unos 240 kilómetros al nordeste de Manila, fue escenario de cruentos combates que enfrentaron a las tropas independentistas filipinas con las tropas españolas allí destinadas. El relato hasta ahora inédito Defensa de Baler, escrito por el franciscano Fr. Félix Minaya, detalla los padecimientos sufridos por él y su hermano de orden Fr. Juan López, durante el trágico sitio que sufrió la iglesia durante once meses entre 1898 y 1899, en los que un pequeño destacamento de medio centenar de soldados del Regimiento de Cazadores número 2 sostuvo tenazmente la posición.

El libro en los medios

Defensa de Bale (Espuela de plata) El diario

07/11/2016

Los últimos de Filipinas, según el fraile que los acompañó. "Defensa de Baler" es el título de este testimonio que, publicado ahora con el subtítulo de "Los últimos de Filipinas" en edición del historiador Carlos Madrid, director del Instituto Cervantes de Manila, ha permanecido inédito durante más de un siglo, conservado en el Archivo Franciscano Ibero-Oriental de Madrid. El autor del manuscrito, fray Félix Minaya, a sus treinta años vivió 290 de los 337 días que se defendió un destacamento español, asediado en la iglesia del pueblo de Baler, en uno de los lugares más inaccesibles de Filipinas.

Autor: Minaya, Félix

Fr. Félix Minaya Rojo (Almonacid de Toledo, 1872-Los Baños, Filipinas, 1936). Fraile desde los 15 años de edad, fue destinado a Filipinas en 1895, al pequeño pueblo de Casiguran cercano a Baler, en el Distrito del Príncipe, como coadjutor del también franciscano Fr. Juan López Guillén (1871-1923). Vivió 290 de los 337 días que se defendió un destacamento español asediado en la iglesia del pueblo de Baler. Recobrada la libertad, permaneció en Manila hasta 1902-1903, cuando fue destinado a la isla de Samar, en el archipiélago filipino de Visayas. En 1926 sería nombrado Comisario Provincial de