Buscador de libros

Busqueda avanzada
El derecho a la ciudad: portada
  • N° páginas : 168
  • Medidas: 140 x 220 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

El derecho a la ciudad LEFEBVRE,HENRI

Lefebvre construye un planteamiento político para reivindicar la posibilidad de que la gente vuelva a ser dueña de la ciudad.

Editorial:
Traductor:
Ion Martínez Lorea
Colección:
ENSAYO
Materias:
ENSAYO ACTUAL;
ISBN:
978-84-946453-8-9
EAN:
9788494645389
Precio:
15.87 €
Precio con IVA:
16.50 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Frente a los efectos causados por el neoliberalismo, como la privatización de los espacios urbanos, el uso mercantil de la ciudad, el predominio de industrias y espacios mercantiles, se propone esta perspectiva política. Tomada por los intereses del capital, la ciudad dejó de pertenecer a la gente, por lo tanto Lefebvre aboga por «rescatar al ciudadano como elemento principal, protagonista de la ciudad que él mismo ha construido». Se trata de restaurar el sentido de ciudad, instaurar la posibilidad del «buen vivir» para todos, y hacer de la ciudad «el escenario de encuentro para la construcción de la vida colectiva»

El libro en los medios

El derecho a la ciudad (Capitán Swing) El País, 26 mayo 2017

01/06/2017

Lefebvre construye un planteamiento político para reivindicar la posibilidad de que la gente vuelva a ser dueña de la ciudad.

Autor: Lefebvre, Henri

Lefebvre, Henri

Fue un filósofo marxista francés, además de intelectual, geógrafo, sociólogo y crítico literario. Los textos de Lefebvre, traducidos a numerosos idiomas, le han dado más notoriedad fuera de Francia que en su país natal. En Estados Unidos, el pensamiento postmoderno ha recurrido a sus análisis sobre la modernidad y la vida cotidiana. Su crítica a la vida del día a día fue uno de los mayores aportes intelectuales que motivaron la fundación de la revista COBRA y posteriormente de la revista Situationist International. Lefebvre consideraba necesario que la cotidianidad se libere de los caracteres impuestos por el capitalismo a la vida individual y colectiva. De lo contrario, la cotidianidad será como un depósito subterráneo en que se sedimentan los convencionalismos y las mentiras del poder y por tanto será una barrera que impida la creatividad.