Buscador de libros

Busqueda avanzada
EN LA CENIZA ESCRIBO: portada
  • N° páginas : 160
  • Medidas: 175 x 115 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

EN LA CENIZA ESCRIBO AKUTAGAWA,RYUNOSUKE

Antología bilingüe compuesta por 70 haikus inéditos de uno de los principales escritores japoneses del siglo XX, autor de "Vida de un idiota" y "Rashomon".

Editorial:
Traductor:
Fernando Rodríguez-Izquierdo y Gavala
Colección:
MAESTROS DEL HAIKU
Materias:
POESIA;
ISBN:
978-84-942861-2-4
EAN:
9788494286124
Precio:
11.54 €
Precio con IVA:
12.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Akutagawa Ryunosuke, uno de los autores nipones más internacionales, llevó el relato japonés a las más altas cotas literarias con obras como «Rashomon» (1915), «Vida de un idiota» (1927) o «Engranajes» (1927). Estudiante brillante y ávido lector, Akutagawa fue también un consumado y prolífico poeta. A través de sus haikus podremos reconstruir el universo personal e íntimo de un escritor único y excepcional. Su vida, breve como un haiku, estuvo marcada por el amor a la escritura y el temor a la locura. Con solo 35 años, Akutagawa puso fin a la «vaga angustia confusa» que lo consumía ingiriendo una dosis letal de Veronal.

Autor: Akutagawa, Ryunosuke

Akutagawa, Ryunosuke

(1892-1927) nació en Tokio en el seno de una familia burguesa. Ingresó en la prestigiosa Universidad Imperial de Tokio y comenzó a publicar con éxito sus primeros relatos: «Rashomon» (1915) y «La nariz» (1916). En 1918 abandonó su trabajo para dedicarse en exclusiva a la literatura gracias a un contrato con el diario Osaka Mainichi. Tras un viaje a China como corresponsal en 1921, su salud, ya de por sí delicada, empeoró notablemente: insomnio, neurastenia, alucinaciones y un miedo cerval a la locura no le impidieron crear las que muchos consideran sus obras maestras: «Engranajes», «Kappa» o «Vida de un idiota». El 24 de julio de 1927, a los 35 años de edad, Akutagawa puso fin a la «vaga angustia confusa» que lo consumía ingiriendo una dosis letal de Veronal.