Buscador de libros

Busqueda avanzada
La escalera oscura: portada
  • N° páginas : 194
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

La escalera oscura MELERO,ALEJANDRO

Una colección de relatos en torno a la homosexualidad, que han sido premiados en varios certámenes.

Editorial:
Colección:
AZUL
Materias:
NARRATIVA GAY; RELATOS;
ISBN:
978-84-16006-14-4
EAN:
9788416006144
Precio:
17.31 €
Precio con IVA:
18.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

La escalera oscura presenta once historias que recorren momentos cruciales en las vidas de un variado grupo de personajes. Los miedos de un niño que teme adentrarse en el despertar que le prepara la adolescencia, los recuerdos de un joven que se esfuerza por mantener oculta su relación de amor prohibido en la España de los setenta, los secretos que se desvelan tras el reencuentro entre dos amigos que no se veían desde la niñez, la inseguridad de un actor que pierde la memoria en el ocaso de su carrera, los remordimientos de un marido infiel y el misterio en torno a un crimen pasional son algunos de los puntos de partida de estas historias que aspiran a dar voz a quienes no siempre la han tenido. Por ellas, el autor ha recibido varios premios.

El libro en los medios

La escalera oscura en RNE

09/03/2016

Alejandro Melero habla de su libro La escalera oscura (ed. Stonewall) en el programa Wisteria Lane de RNE.

Reseña de La escalera oscura (Alejandro Melero, ed. Stonewall)

02/03/2016

Alejandro Melero es un dramaturgo, ensayista y profesor de cine español. Se doctoró en Estudios Cinematográficos en Londres, en el Queen Mary de la Universidad de Londres. En 2009 comenzó su labor docente en la Universidad Carlos III. Sus estudios académicos se han especializado en las relaciones entre el cine y la homosexualidad. Su ensayo Placeres ocultos. Gays y lesbianas en el cine español de la Transición (Notorious, 2010) aborda el reflejo en la cinematografía española de los homosexuales. Sus obras teatrales oscilan entre el drama y la comedia y en ellas también aparece la homosexualidad como asunto frecuente, junto a otro tipo de relaciones. La reposición de su obra Clímax abrió la temporada en el Teatro Alfil en 2013. Ese mismo año tuvo en cartel en Madrid Nuestro hermano y Una vida perfecta. En La escalera oscura Alejandro Melero nos presenta once relatos de distinta extensión, en los que con técnicas narrativas diversas, nos relata las vivencias de personas enfrentadas a conflictos emocionales de variado origen y desenlace. La maestría del autor queda sobradamente demostrada en cada uno de ellos puesto que utilizando elementos, tramas y técnicas múltiples aborda momentos cruciales en las vidas de personas dispares. En referencia a la extensión nos encontramos con relatos como Kokoro, un microrelato en el que en dos páginas el autor resuelve el dolor ante la pérdida del ser amado, provocando la sensación de desgarro en el lector de manera drástica. En la parte opuesta en extensión el relato que cierra la obra titulado Último y penúltimo deseo de la niña Carmela , nos ofrece ya una novela breve de más de cuarenta páginas, necesarias todas ellas para desarrollar la trama que nos narra un drama rural que recuerda a Delibes. Respecto a las técnicas utilizadas el autor nos muestra una maestría exquisita en saber ajustar la forma con el sentido del contenido. En el relato con el que comienza la obra, Habla Miguel, el acierto reside en abordar el conflicto desde distintas voces, lo que provoca que el lector finalmente tenga que juntar las piezas del puzzle para juzgar a los actuantes del asesinato. Técnicamente en Espejos de luces tenues, Melero, divide el relato en actos al modo dramático lo que hace que el ritmo de lo narrado tenga carácter trágico. En Último y penúltimo deseo de la niña Carmela resulta muy interesante el uso del diálogo intercalado con la narración puesto que con esos personajes que hablan se juzga de manera deliberada lo que sucede en el relato, sin dejar así al lector tener una visión objetiva. Destaca respecto a la importancia de la técnica narrativa el cuento que da título a la obra La escalera oscura, cuando sólo y al final en un par de líneas resuelve todo el conflicto de un preadolescente homosexual que siente que su madre consuela a quien no es. Todas las técnicas narrativas descritas se sustentan en un tono y en un vocabulario refinadísimo que consiguen que cada situación sea perfectamente imaginable para el lector. Destacan los monólogos de los personajes de Habla Miguel, en los que cada personaje está construido por su forma de hablar. De similar ambiente y tono leemos Los buenos amigos relato en el que los personajes muestran sus fobias y prejuicios envueltos en un ambiente de ciudad de provincias, que queda perfectamente reflejado gracias al vocabulario utilizado en las descripciones. En este libro de relatos encontramos a distintos personajes que viven variados conflictos. Los temas en su mayoría son el deseo sexual y homosexual, el emocional el físico, el amor, la pérdida, la incomprensión de ese deseo, los prejuicios y el dolor para superarlos. La sociedad como un mundo cerrado en el que no hay sitio para esos impulsos que llevan a situaciones límites al ser humano. La escalera oscura, La piedad, Espejos de luces tenues, La Prueba, Las decisiones difíciles, Hostal Amparo nos muestran historias de homosexuales que viven en la opresión, que deben superar su condición, que luchan contra los cánones sociales en distintas épocas, lugares y edades. Por otro lado encontramos Confesiones de un carnero en el que un narrador sin piedad en voz de un carnero nos cuenta una historia absolutamente terrorífica. Hay en casi todos los relatos un tema que sin ser principal, está latente en todos y es lo rural, lo provinciano, como origen de toda la cerrazón contra la que tienen que luchar los personajes. En estos once relatos, Melero, demuestra de sobra que sobre una misma temática como es la condición humana sujeta a sus deseos y a la sociedad, se pueden construir relatos de maneras muy distintas. Nos enseña el libro que las pasiones tienen y son voces de distinto ritmo. Y es así como de la mejor manera nos deja esa sensación de que el ser humano no es algo único e idéntico, sino que cada uno de nosotros somos y tenemos muchas lecturas posibles.

Reseña de La escalera oscura (Alejandro Melero, ed. Stonewall)

25/02/2016

La escalera oscura es el libro de relatos cortos, algunos premiados y otros publicados previamente, del periodista y dramaturgo Alejandro Melero. La dramaturgia es importante en el estilo de Alejandro Melero. Hay en todas sus historias un tempo suspendido que envuelve al lector: la creación de ambientes, la descripción casi corporal de los personajes y los sentimientos siempre crispados y a flor de piel llegan del mundo del teatro y se instauran en la prosa (breve) con una intensidad inusitada y estimulante. Hay en La escalera oscura un hilo conductor muy llamativo: todos los personajes parecen cansados de huir hacia adelante, buscan esa rara compasión que nos negamos a nosotros mismos, necesitan reconciliarse con la vida, pasada o presente, e intentan justificarse, con una entrega que es casi un calvario, a las necesidades del cuerpo, a las debilidades del alma. Los personajes de Alejandro Melero luchan siempre, incluso en el abandono; la entrega a lo que sienten o de lo que huyen o de lo que desean es siempre activa, buscan sus destinos, sus decisiones, casi siempre sufriendo por ello, casi siempre siendo aplastados por las circunstancias y apenas liberados por los puntos suspensivos del silencio o los puntos y final de cada página que queda a medio escribir. Las lagunas de cada relato se llenan con pequeños detalles cuyo trazo dibuja con mano firme; la voluntad de cada decisión, los giros de cada intención son muy pensados y sin embargo escritos con una sutileza atractiva, envolvente. No son relatos fáciles, las luchas y los desdenes, incluso los escasos instantes de vana felicidad parecen arrancados de la dura realidad a golpes de cincel; la amabilidad de la vida, fijada como un tatuaje, no deja resquicio a la fantasía y quizá por eso es hermosa, y esos momentos de respiro refulgen como regalos únicos y raros. Las historias de La escalera oscura están inmersas en la realidad humana, escritas con sangre, moldeadas con piel y huesos, achispadas por resquicios de una sensualidad fluida, libre, que ata y desata destinos, condenando o liberando a cada personaje, identificándonos con ellos, con sus miserias más que con sus alegrías, huyendo de juicios, llenándonos de comprensión y, también, de melancólica tristeza.YBb0OdSx Melancolía, deseo por lo perdido, búsqueda desesperada de una paz que sólo encontramos en nuestros corazones cuando somos capaces de perdonar nuestra pequeñez, nuestra absoluta falta de brillantez. O nuestra absurda normalidad. Y sin embargo todos los protagonistas de estas historias son seres especiales, únicos, atractivos en su belleza herida, brillantes en su aparente sencillez, navegando entre la sordidez hasta la más pura irrealidad… Lo que hay en La escalera oscura pertenece a los estratos más profundos de los seres humanos, y Alejandro Melero no teme llenarlos de luz y traerlos a la superficie y mostrarlos desnudos y salvajes, dañados e imperfectos, melancólicos y apasionados y por encima de todo, o a pesar de todo, bellos y libres.

Autor: Melero, Alejandro

Melero, Alejandro

es profesor en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus trabajos de ensayo destaca el libro Placeres ocultos. Gays y lesbianas en el cine español de la Transición (Notorious Ediciones, 2010). Paralelamente, ha desarrollado una carrera como autor y director teatral, y sus obras se han representado en España, Argentina, Perú y Estados Unidos. Entre ellas destacan en Madrid ClímaX (cuatro temporadas en cartel), Nuestro hermano o, la más reciente, Éxtasis.