Buscador de libros

Busqueda avanzada
EXTRAÑA NOCHE EN LINARES: portada

Si podemos vivir muchas vidas ¿Por qué conformarse con una? [Ver]

Web Libro [Ver]

Vídeo [Ver]

  • N° páginas : 247
  • Medidas: 216 x 150 mm.
  • Peso: 320 gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

EXTRAÑA NOCHE EN LINARES RUS,MIGUEL ANGEL

Extraña noche en Linares culmina el proceso de creación al fundir verdad, sueños y tradición cultural y su choque con las nuevas formas de entender el mundo.

Editorial:
Colección:
NARRATIVA
Materias:
NARRATIVA AUTORES ESPAÑOLES; RELATOS;
ISBN:
978-84-939322-8-2
EAN:
9788493932282
Precio:
14.42 €
Precio con IVA:
15.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

La realidad y la fantasía, lo que parece imposible introducido en nuestra vida cotidiana, desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París, se entrecruzan en Extraña noche en Linares. Nuestra vida se enreda en la de Tamara de Lempicka, con la de François Truffaut mientras rueda 451 Fahrenheit o en el amor naciente de dos estudiantes en una manifestación en Václavské Námêstí, en una Praga que quiere ser revolucionaria. Como resultado, comprendemos la trascendencia de nuestra vida, somos un eslabón imprescindible en la cadena de la historia.

El libro en los medios

Extraña noche en Linares, de Miguel Ángel de Rus. Leer el primer relato.

11/10/2013

Cuando por fin me dio igual lo que os pudiera suceder, cuando el presente dejó de interesarme y busqué la belleza en nuestras historias pasadas y comprendí, como quién buscó la grandeza de Roma, que huyó lo que era firme y solamente lo fugitivo permanece; cuando cansado de mí mismo y de todos vosotros, jugué a ponerme el alma de los hombres que nunca seré, y ni eso me llenó, volví a la tierra de los abuelos, con aquellas sonatas en la maleta en las cuales aprendí la necesidad de despreciar a los demás y no apreciarse a sí mismo, con las drogas legales e ilegales que hacen soportable tanta grisura, y encontré la casa blanca, de rejas de hierro forjado, pintadas en negro, con los naranjos en la acera recién barrida, de aquellos hombres que dieron vida a quienes me la dieron, aquella casa que quedó desprestigiada y vacía tras los supuestos amores que un bisabuelo tuvo con dos hermanas de las cuales era primo, y que le hicieron dejarlo todo para ir al Buenos Aires capaz de acogerlo todo; la ciudad del café Tortoni, en la Avenida de Mayo, la confitería Las Violetas, las tertulias de Borges, Alfonsina Stormi o Roberto Arlt. Buenos Aires de pecado y pecadores donde uno era amante, esposo, hijo o padre de una prostituta judía. Frontera sur entre la civilización y la nada.

Miguel Ángel de Rus profundiza en la fantasía y el sarcasmo en su nuevo libro, Extraña noche de Linares

11/10/2013

El escritor Miguel Ángel De Rus ha publicado el libro de relatos "Extraña noche de Linares" (M.A.R. Editor), un conjunto de narraciones que se mueven entre el terror psicológico, lo negro, la fantasía y el sarcasmo sobre la realidad. En estos relatos se entrecruzan la realidad y la fantasía: desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Francisco Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París. "Ahora que los gobernantes alemanes, el Club Bilderberg, los líderes políticos de los grandes partidos y los grandes empresarios quieren destrozar Europa, hacerla añicos, empobrecerla, acabar con su cultura, sus valores, yo intento en "Extraña noche en Linares" hacer una ejercicio de pasión por la cultura europea y por la defensa de sus genios, su cultura y los valores que intentan matar", afirma el autor. Sobre el choque de valores y culturas que presenta en su libro, afirma De Rus: "Nací en los sesenta, con una moral y unos valores muy determinados. Todos se han ido cambiando desde el Poder, no desde cada ciudadano. Antes vivíamos como nos mandaban y seguimos viviendo como nos mandan. Y lo más ridículo es que creemos ser libres. Este es el vigésimo segundo libro que publica Miguel Ángel de Rus(Madrid, 1963), un larga lista en la que destacan "Dinero, mentiras y realismo sucio", "Bäsle, mi sangre, mi alma" y "Europa se hunde", editadas en Ediciones Irreverentes.

Miguel Ángel de Rus reivindica en su libro de relatos la Europa de la cultura

11/10/2013

EFE Madrid. El escritor, periodista y editor Miguel Ángel de Rus se ha servido del terror psicológico, la literatura negra y fantástica y de la propia realidad para lanzar una ferviente defensa de la Europa de la cultura, "frente a la Europa de los mercaderes", en su nuevo libro "Extraña noche en Linares". Se trata de un libro de relatos, publicado por M.A.R. Editor, cuya escritura se mueve entre la realidad y la ficción. Los escenarios del mismo muestran el paisaje de los antepasados del autor en una mina de Linares y un mundo cosmopolita entre Tamara Lempick, François Truffaut rodando "Fahrenheit 451" o el amor de unos estudiantes en Václavské namêstí en una Praga que quiere ser revolucionaria. "En estos momentos en que la idea de Europa está tan desdibujada y se la critica, intenta destruir y convertirla en un modelo caduco y ridiculizado frente a los modelos sociales norteamericanos y asiáticos -explica el autor a Efe-, yo muestro un amor incondicional por la cultura Europea; sobre todo, por la Europa desde la Revolución francesa hasta nuestros días". Con prólogo del escritor Manuel Fernández Argüelles, que dice que la obra, como todas las que pretenden trascender, "busca lo sublime", los relatos de De Rus (Madrid, 1963) dan vida también a personajes que el propio autor tiene idealizados, como Potocki, Valle Inclán, Proust, Francisco Nieva o Cyrano de Bergerac. Un escenario en el que el escritor y periodista imagina una sociedad en la que la gente sale a la calle no a celebrar el éxito de un equipo de fútbol, sino para hacer lecturas colectivas de Valle Inclán, Joyce o Proust o escuchar una buena sinfonía. "Europa iluminó el mundo con sus ideas de libertad, su arte, su cultura, sus valores y un modelo de sociedad en el que se intentó recortar las posibilidades de acción de los más poderosos. Esa es la Europa que muestro en "Extraña noche en Linares" y por la que debemos luchar hasta el último suspiro de nuestra vida, hasta acabar con la Europa de los mercaderes", subraya el autor. En este libro, el autor de "La civilización y la nada", "El sabor de tu piel" y "Dinero, mentiras y realismo sucio" se ha dejado empapar de algunas situaciones reales y recientes para alimentar sus ficciones. "Me han inspirado situaciones como la retirada de algunas bibliotecas públicas norteamericanas de libros de Tintín, del gran Hergé, porque supuestamente eran obras racistas, o la dedicación que los medios de comunicación del planeta tienen hacia la vida sexual de los famosos", advierte. "Y he puesto como ejemplo literario un Congreso Mundial de Amantes de Madonna, metáfora del vacío de la cultura oficial actual", precisa.

Narrativa negra, amatoria, homenajes al cine, la pintura y la literatura… Extraña noche en Linares.

01/10/2013

La realidad y la fantasía, lo que parece imposible introducido en nuestra vida cotidiana, desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París, se entrecruzan en Extraña noche en Linares. Nuestra vida se enreda en la de Tamara de Lempick, François Truffaut mientras rueda 451 Fahrenheit o en el amor naciente de dos estudiantes en una manifestación en Václavské Námêstí, en una Praga que quiere ser revolucionaria. Como resultado, comprendemos la trascendencia de nuestra vida, somos un eslabón imprescindible en la cadena de la historia. En Extraña noche en Linares Miguel Ángel de Rus culmina el proceso de su obra narrativa de fundir verdad, sueños y tradición cultura y su choque con las nuevas formas de entender el mundo. Afirma en el prólogo el escritor José Manuel Fernández Arguelles, "como todas las obras que pretenden trascender, busca lo sublime." En este intento encontramos a Valle Inclán, Proust, el recuerdo de los años de gloria de una actriz que ha perdido el deseo de vivir, el encantado irresistible de una modelo de desnudos, y sobre todo hombres, varones que no encuentran su lugar en el mundo ante el cambio en la sociedad, en la ética, en las grandes ideologías, en el nuevo papel de la mujer en la sociedad y su forma de afrontar el amor, el deseo y de buscarse a sí mismas. De Rus nos incita a gozar sin miedo de la cultura, de nuestra historia más reciente, del recuerdo de aquel amor del que hace ya -quizá- veinte años. Nos propone tomar un café caliente y detenernos antes de llegar al abismo que nos proponen como futuro.

Extraña noche en Linares, de Miguel Angel de Rus

01/10/2013

La realidad y la fantasía, lo que parece imposible introducido en nuestra vida cotidiana, desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París, se entrecruzan en Extraña noche en Linares. Nuestra vida se enreda en la de Tamara de Lempick, François Truffaut mientras rueda 451 Fahrenheit o en el amor naciente de dos estudiantes en una manifestación en Václavské Námêstí, en una Praga que quiere ser revolucionaria. En Extraña noche en Linares Miguel Ángel de Rus culmina el proceso de su obra narrativa de fundir verdad, sueños y tradición cultura y su choque con las nuevas formas de entender el mundo. Afirma en el prólogo el escritor José Manuel Fernández Arguelles, "como todas las obras que pretenden trascender, busca lo sublime." En este intento encontramos a Valle Inclán, Proust, el recuerdo de los años de gloria de una actriz que ha perdido el deseo de vivir, el encantado irresistible de una modelo de desnudos…

Extraña noche en Linares, de Miguel Ángel de Rus

29/09/2013

Pedro Amoros. La idea de que sólo por el arte merece la pena vivir, evocada por uno de los personajes de Extraña noche en Linares, se encuentra en el centro de toda la obra y el pensamiento del escritor –y editor- madrileño Miguel Ángel de Rus. La belleza eterna, de difícil acceso a veces, se encuentra escondida en los libros, en el cine, en la música, en las artes en general. En un entorno sacudido por la vulgaridad cotidiana, los personajes creados por De Rus se refugian en la cultura, se aíslan alejándose de la tormenta de la vida y de la zafiedad del mundo. No quieren saber nada de los seres humanos, viven rodeados de cosas viejas, sosteniendo entre sus manos acaso un libro de Proust o de Valle Inclán, y seguramente una copa de armagnac, mientras luchan con determinación por vivir entre los sueños. Ahora bien, en Extraña noche en Linares (M.A.R. Editor, 2013), una colección de cuentos que compendia de forma ejemplar los principales temas y obsesiones del escritor madrileño, la gran paradoja radica en que, mientras los personajes huyen de una realidad enfermiza que les agobia, el autor no puede evitar inmiscuirse en los problemas de nuestro tiempo mostrando de forma acerada las miserias de la sociedad, desde la globalización y el paro hasta las lacras de la iglesia y la política en general. El carácter irreverente del autor, que ha marcado toda su trayectoria literaria, se pone en evidencia en Extraña noche en Linares a través de digresiones que se intercalan en los cuentos a modo de cuña, aunque a veces el argumento principal y el desarrollo de algunas historias constituye en sí mismo un ataque frontal a determinadas instituciones o situaciones del mundo actual, como ocurre en “Los dados”, que se asemeja a un alegato contra la brutalidad de la religión a lo largo de la historia, o en “Gente importante”, donde se vincula las grandes fortunas con la alta política y la actividad criminal, o en “SW”, que hace hincapié en el espectáculo de la violencia cotidiana en las televisiones, o en “Mennini, últimas consideraciones”, donde se describe la hipocresía, los engaños y los negocios de la Iglesia católica y el Banco Vaticano, o en “No debisteis poner vuestras sucias manos sobre los libros” que refleja claramente las mentiras de la televisión, o, finalmente, en “Yo fui quien imaginó aquella escena de 451 Fahrenheit, donde el autor aprovecha para lanzar andanadas contra el funcionamiento del sistema y el falseamiento de la democracia. Esta faceta iconoclasta, heterodoxa de Miguel Ángel de Rus, enfatizada en ciertos pasajes con verdaderos arrebatos de furia, no debe despistarnos a la hora de valorar su trabajo. Siendo considerado el abanderado de una generación irreverente –que seguramente lo es-, y quizá a pesar de ello, el aspecto que verdaderamente seduce del escritor madrileño es su capacidad para crear una narrativa de altos vuelos que, sometiéndose a una gran tradición castellana, apela a un juego entre realidad y ficción, que se convierte en el soporte literario del discurso. No experimentamos, por lo demás, ninguna sorpresa al comprobar que los personajes de De Rus prefieren corretear por la ficción, atrapados entre los sueños, como ocurre en “Me está esperando la eternidad”, donde una actriz venida a menos está obsesionada por mantener su estrella rutilante tal como ha sido moldeada por el cine, o en “Setenta y dos esposas”, que muestra a un musulmán al borde de la muerte mientras sueña con un paraíso del que no desea volver a la chata realidad, aun a costa de estar muerto, o en “El café ya estaba frío”, en donde una pareja de amantes decide refugiarse en el amor olvidando que a su alrededor se está produciendo el atroz desenlace de las Torres Gemelas de Nueva York, o en “El corazón delator, en directo” y “Extraña noche en Linares”, que describe a personajes refugiados en los sueños que provocan las drogas, o en “Irma, calle Casanova”, que presenta a un individuo que sólo es feliz cuando se adentra en la película Irma la dulce y en el París imaginado en la pantalla de cine. Se advierte además en Extraña noche en Linares, como no podía ser de otro modo, que el mejor soporte para los personajes en sus anodinas vidas -su último refugio- se encuentra en los libros. En los cuentos de De Rus aletea una suerte de apología de los libros, a veces comprados en viejas tiendas, siempre elegidos con cuidado, con amor, y que conforman, como se cuenta en “Yo fui quien imaginó aquella escena de 451 Fahrenheit”, bibliotecas llenas de vida, de mundos posibles. Conviene insistir en este valor purificador de la cultura porque es uno de los aspectos más relevantes de la poética de De Rus. Por eso se ensaña tanto con la quema de libros a lo largo de la historia, porque observa en este hecho el gesto aniquilador de la civilización. Los personajes de Extraña noche en Linares, en definitiva, sueñan a través de los libros otros mundos. El problema principal es que, pese a este aislamiento, la vulgaridad de la realidad termina envolviendo a los personajes, de una forma u otra, casi sin querer. Y lo que es peor, esa maldita realidad acaba imponiéndose a los sueños, fulminando los recuerdos, el pasado y la esencia de la vida misma. Es como si no hubiese escapatoria posible. Es como si el mundo caminase en una dirección equivocada y los únicos capacitados para resolver este proceso galopante de deshumanización, los hombres cultos -la auténtica élite de la sociedad-, quedasen marginados, arrinconados, reducidos en muchos casos al ámbito de la locura. En semejantes circunstancias es fácil comprender la sensación de impotencia que puede sentir cualquier intelectual independiente, que no comulga con ninguna facción política. “Toda persona que tenga conceptos éticos o estéticos no puede vivir en esta época”, escribe De Rus.” Y quizá en ninguna”. Cansado de tanta vulgaridad, el escritor madrileño ha optado por refugiarse en la soledad y los sueños, como sus personajes, en una perfecta conexión entre literatura y vida. Afectado en ocasiones por la nostalgia, observa desilusionado el paso del tiempo: “Paseo por las calles de mi infancia y todo es desolación”. Esta visión del mundo, expresada con tan hermosas palabras, conduce directamente a la decepción de la vida. Por eso emociona tanto comprobar en Extraña noche en Linares la lucha incesante e infatigable del autor por hacer irreductibles los frutos de la imaginación, por mantener su fidelidad a un ideal en el que radica la nobleza de su existencia como escritor.

Europa Press. Miguel Ángel de Rus profundiza en la fantasía y el sarcasmo en su nuevo libro, Extraña noche de Linares

13/09/2013

Europa Press. El escritor Miguel Ángel De Rus ha publicado el libro de relatos "Extraña noche de Linares" (M.A.R. Editor), un conjunto de narraciones que se mueven entre el terror psicológico, lo negro, la fantasía y el sarcasmo sobre la realidad. En estos relatos se entrecruzan la realidad y la fantasía: desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Francisco Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París. "Ahora que los gobernantes alemanes, el Club Bilderberg, los líderes políticos de los grandes partidos y los grandes empresarios quieren destrozar Europa, hacerla añicos, empobrecerla, acabar con su cultura, sus valores, yo intento en "Extraña noche en Linares" hacer una ejercicio de pasión por la cultura europea y por la defensa de sus genios, su cultura y los valores que intentan matar", afirma el autor. Sobre el choque de valores y culturas que presenta en su libro, afirma De Rus: "Nací en los sesenta, con una moral y unos valores muy determinados. Todos se han ido cambiando desde el Poder, no desde cada ciudadano. Antes vivíamos como nos mandaban y seguimos viviendo como nos mandan. Y lo más ridículo es que creemos ser libres. Este es el vigésimo segundo libro que publica Miguel Ángel de Rus(Madrid, 1963), un larga lista en la que destacan "Dinero, mentiras y realismo sucio", "Bäsle, mi sangre, mi alma" y "Europa se hunde", editadas en Ediciones Irreverentes.

Extraña noche en Linares, de Miguel Ángel de Rus

27/06/2013

Lo primero que el lector debe tener en cuenta ante una obra de Miguel Ángel de Rus, y ésta representa su décimo segundo libro publicado, es su condición de editor y de escritor- como apunta el autor del prólogo del presente libro de relatos, José Manuel Fernández Argüelles- y eso "tiene como consecuencia insoslayable: ha leído, juzgado, rechazado y aceptado muchos textos. Algo sabrá el hombre de escrituras y otros delirios semejantes". Tuve el honor de presentar este libro en Expo Libro, Murcia, el pasado mes de abril, y gozar, durante un buen rato, de la amena y entendida charla del autor y editor, alrededor de estos treinta y un relatos que mezclan realidad y fantasía, que pretende ser también un homenaje a la cultura occidental de los últimos 200 años, esa misma que las "autoridades culturales" ven con tan malos ojos e intentan que se olvide. Es un libro donde hay mucho amor a los libros: "esta casa es un eslabón más de la cadena de conocimientos de la humanidad, es la sucesión de la biblioteca de mis padres y de mis abuelos, y debería seguir en vosotros" (pág. 55), y a muchas personalidades de nuestra cultura, Truffaut, Hergé, Bradbury, pero también el propio editor de Irreverentes y autor de este libro ("Miguel Ángel de Rus me ha asesinado. Él y su puta china", pág. 126), sin olvidar a personajes del cine, como esos amores entre Irma la dulce y el gendarme Néstor en París, a la música de Marguerite Monnot, que inmortalizaron Shirley MacLaine y Jack Lemmon. Un libro donde hay, en diferentes relatos, mucho asesino suelto, profesionales de su mortal trabajo, amantes de los libros y de la música y, no debo olvidarlo, largos ratos con una copa de armagnac entre las manos, puede que escuchando a Mozarth, pero también a Edith Piaf o a Charles Aznavour... Da los mismo, es nuestra cultura, somos nosotros mismos, herederos de todos ellos. Un libro de relatos con muchos protagonistas hastiados, pero también otros que ven el lado bueno de cada momento: "si la vida te da limones, haz limonada" (pág. 86). Y que me hubiese gustado leer con una de esas camisas del Congreso Mundial de Amantes de Madonna, donde destaca serigrafiada la vagina de la cantante con el lema: "Yo también estuve aquí" (pág 87). "Cada libro muerto es una vida que desaparece, un mito, un mundo" (pág 43) y yo he tenido la suerte de no dejarlo morir, sino de leerlo, disfrutarlo y darle vida.

Presentan en Madrid el libro “Extraña noche en Linares”

09/05/2013

El pasado jueves, día 9 de mayo, M.A.R. Editor presentó el nuevo libro de Miguel Ángel de Rus, ”Extraña noche en Linares”. “Extraña noche en Linares”, el 12º libro publicado por Miguel Ángel de Rus, es un homenaje a la cultura occidental de los últimos 200 años, desde Potocki a Francisco Nieva, pasando por Bradbury, Truffaut, Tamara de Lempicka, Valle Inclán, Cyrano de Bergerac o Hergé, el padre de Tintin. La realidad y la fantasía, lo que parece imposible introducido en nuestra vida cotidiana, desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París, se entrecruzan en Extraña noche en Linares. Nuestra vida se enreda en la de Tamara de Lempick, François Truffaut mientras rueda 451 Fahrenheit o en el amor naciente de dos estudiantes en una manifestación en Václavské Námêstí, en una Praga que quiere ser revolucionaria. Como resultado, comprendemos la trascendencia de nuestra vida, somos un eslabón imprescindible en la cadena de la historia. En Extraña noche en Linares Miguel Ángel de Rus culmina el proceso de su obra narrativa de fundir verdad, sueños y tradición cultura y su choque con las nuevas formas de entender el mundo. Afirma en el prólogo el escritor José Manuel Fernández Arguelles, “como todas las obras que pretenden trascender, busca lo sublime.” En este intento encontramos a Valle Inclán, Proust, el recuerdo de los años de gloria de una actriz que ha perdido el deseo de vivir, el encantado irresistible de una modelo de desnudos, y sobre todo hombres, varones que no encuentran su lugar en el mundo ante el cambio en la sociedad, en la ética, en las grandes ideologías, en el nuevo papel de la mujer en la sociedad y su forma de afrontar el amor, el deseo y de buscarse a sí mismas. De Rus nos incita a gozar sin miedo de la cultura, de nuestra historia más reciente, del recuerdo de aquel amor del que hace ya -quizá- veinte años. Nos propone tomar un café caliente y detenernos antes de llegar al abismo que nos proponen como futuro.

Extraña noche en Linares, de Miguel Ángel de Rus

08/05/2013

El Librepensador.com El próximo jueves, día, 9 de mayo, M.A.R. Editor presenta el nuevo libro de Miguel Ángel de Rus, Extraña noche en Linares. A las 20,15h, en Función Lenguaje, Doctor Fourquet 17 (Madrid). Extraña noche en Linares, el 12º libro publicado por Miguel Ángel de Rus, es un homenaje a la cultura occidental de los últimos 200 años, desde Potocki a Francisco Nieva, pasando por Bradbury, Truffaut, Tamara de Lempicka, Valle Inclán, Cyrano de Bergerac o Hergé, el padre de Tintin. La realidad y la fantasía, lo que parece imposible introducido en nuestra vida cotidiana, desde el comienzo en una mina de Linares con reminiscencias de los sueños más perversos de Potocki o Nieva, hasta los amores de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en las calles de París, se entrecruzan en Extraña noche en Linares. Nuestra vida se enreda en la de Tamara de Lempick, François Truffaut mientras rueda 451 Fahrenheit o en el amor naciente de dos estudiantes en una manifestación en Václavské Námêstí, en una Praga que quiere ser revolucionaria. Como resultado, comprendemos la trascendencia de nuestra vida, somos un eslabón imprescindible en la cadena de la historia. En Extraña noche en Linares Miguel Ángel de Rus culmina el proceso de su obra narrativa de fundir verdad, sueños y tradición cultural y su choque con las nuevas formas de entender el mundo. Afirma en el prólogo el escritor José Manuel Fernández Arguelles, “como todas las obras que pretenden trascender, busca lo sublime.” En este intento encontramos a Valle Inclán, Proust, el recuerdo de los años de gloria de una actriz que ha perdido el deseo de vivir, el encantado irresistible de una modelo de desnudos, y sobre todo hombres, varones que no encuentran su lugar en el mundo ante el cambio en la sociedad, en la ética, en las grandes ideologías, en el nuevo papel de la mujer en la sociedad y su forma de afrontar el amor, el deseo y de buscarse a sí mismas. De Rus nos incita a gozar sin miedo de la cultura, de nuestra historia más reciente, del recuerdo de aquel amor del que hace ya -quizá- veinte años. Nos propone tomar un café caliente y detenernos antes de llegar al abismo que nos proponen como futuro. Miguel Ángel de Rus (Madrid, España, 1963). Escritor, editor y periodista. Antes de Extraña noche en Linares, ha publicado las novelas Dinero, mentiras y realismo sucio; Bäsle, mi sangre, mi alma y Europa se hunde, editadas en Ediciones Irreverentes. Es autor de los libros de relatos Evas, Malditos, Donde no llegan los sueños, (Ediciones Irreverentes), Putas de fin siglo (Olalla Ediciones), La civilización y la nada (Cuadernos del laberinto) y Cuentos Irreverentes (Prensa y Ediciones Iberoamericanas). Publicó un libro de artículos, 237 razones para el sexo, 45 para leer y el ensayo Perlas del pensamiento misógino. Ha participado en las antologías Freakciones, 6 películas, mutaciones (Universidad de Málaga), Las estratagemas del amor, Yo también escuchaba el parte de RNE, Amores que matan, Cuatro negras, Pasiones fugaces, En el tren, Seres reales, seres imaginarios, 250 años de terror, Poeficcionario, Microantología del microrrelato I, II y III, El sabor de tu piel, Antología del relato negro, I, II, III y IV, y en Historias de la imposición yanqui sobre Hispanoamérica y España y 2099 (Ediciones Irreverentes). Sus relatos más recientes se han incluido en las antologías París, Viena, Nueva York y Los mejores terrores en relatos de M.A.R. Editor. Ha presentado y dirigido los programas literarios de RNE “Sexto Continente” y “Edición Exclusiva”. Ha dirigido el Periódico Literario Irreverentes, y ha publicado en Cambio 16, Cuadernos para el Diálogo, Cine 16, El País, El Mundo, Ya y Diario 16, entre otros medios. Sobre el relato que abre y da titulo al libro afirma Miguel Ángel de Rus “El comienzo en Linares es una deuda con mi antepasados; mi familia paterna procede de Linares y quería recuperar el ambiente de las calles secundarias linarenses, con casas blancas, naranjos, quería recuperar las minas, el ambiente de una ciudad que fue de las más importantes de España en el S.XIX, y al mismo tiempo, era una ciudad que me servía a la perfección para hacer un homenaje a Potocki y Francisco Nieva. El protagonista del relato vive una aventura en una mina, gracias al peyote, que tiene aromas del Manuscrito encontrado en Zaragoza de Potocki, o de la Granada de las mil noches, de Nieva. Y además, es una revisión de un mito familiar, el de un bisabuelo canalla que huyó de Linares dejando a su mujer y sus hijos, uno de ellos mi abuela materna, para fugarse al Bueno Aires pecaminoso que crecía y lo absorbía todo. Y esas historias que estaban en mi sangre se ha unido con mi visión cosmopolita (o internacionalista) de la realidad, que me llevan a figurarme vidas en las ciudades que me excitan, bien sea por conocimiento personal o literario. La idea del libro es: Si podemos vivir muchas vidas ¿por qué conformarse con una?”

Autor: DE RUS, MIGUEL ANGEL

DE RUS, MIGUEL ANGEL

Escritor, editor y periodista. Tiene publicadas tres novelas y seis libros de relatos en distintas editoriales españolas. Acaba de publicar su libro de relatos Extraña noche en Linares. Ha presentado y dirigido los programas literarios de Radio Exterior de España (RNE) "Sexto Continente"y "Edición Exclusiva". Como periodista ha dirigido el Periódico Literario Irreverentes, y ha publicado en Cambio 16, Cuadernos para Diálogo, Cine 16, El País, El Mundo,diario Ya, La Tarde deMadrid, El Correo Español del Pueblo Vasco y Diario 16, entre otros. Entre 1987y 1991 trabajó en los servicios informativos de RNE, presentando programas enRadio-3, Radio-5 y Radio Exterior de España. Desde la productora de televisiónEditmedia publicó reportajes en todas las televisiones nacionales y diversas emisoras de otros países. Fue redactor y locutor de Radio Intercontinental y profesor de radio del Ayuntamiento de Madrid. Estuvo encargado de la promoción internacional de la música española en festivales como el MIDEM de Cannes, el MIDEM de Miami, el POPKOMM de Colonia, el New Music Seminar de Nueva York oRock en Ñ en Nueva York, Chicago, Los Ángeles y México DF. Fue responsable dela comunicación nacional e internacional de los centenarios de Joaquín Rodrigo y García Lorca Entre otros. Ha sido columnista de las agencias OTR (Europa Press) y Fax Press (Intereconomía)