Buscador de libros

Busqueda avanzada
El fragor del día: portada
  • N° páginas : 352
  • Medidas: 140 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

El fragor del día BOWEN,ELIZABETH

Una de las mejores novelas jamás escritas sobre el Londres bombardeado durante la guerra. Un noir que podría haber firmado Graham Greene pero también Virginia Woolf.

Editorial:
Traductor:
Martín Schifino
Colección:
IMPEDIMENTA
Materias:
NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS;
ISBN:
978-84-15130-37-6
EAN:
9788415130376
Precio:
21.83 €
Precio con IVA:
22.70 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Elizabeth Bowen está considerada una de las mejores escritoras en lengua inglesa del siglo XX y la figura clave que pone en contacto la literatura de Virginia Woolf con la generación de escritoras de ideas de los sesenta y setenta (Murdoch, Spark o Byatt). El fragor del día (1948), inédita en castellano, es quizá una de las más vibrantes novelas sobre el Londres asediado por las bombas y la pobreza durante el Blitz. Novela de personajes, de atmósferas, tremendamente vívida, narra la historia de Stella Rodney, que ha decidido no abandonar Londres cuando todos los demás se han marchado huyendo de una muerte posible. Para Stella, la sensación imperante de catástrofe se vuelve personal cuando descubre que el hombre a quien ama, Robert Kelway, es sospechoso de vender secretos a los alemanes y que el hombre que lo persigue, Harrison, quiere que sea ella quien pague el precio por su silencio. Atrapada entre dos corrientes, Stella ve su mundo derrumbarse.

El libro en los medios

El fragor del día en Letras en Vena, 4 de mayo de 2015

04/05/2015

La guerra paraliza, destruye, desgarra y provoca mutaciones en el mundo material conocido. Lo peor de ésta es cuando se traslada a nuestro interior, tomando posesión de nuestras conciencias y atrapándonos por más que nos alejemos. Cuando la guerra toma posesión de nuestra mente, trastoca toda nuestra realidad social. Lo peor de nosotros y de los demás emerge. Conflictos de intereses, relaciones utilitarias, sentido de provisionalidad, cosificación del otro, afectos distorsionados. Los conflictos bélicos son un caldo de cultivo ideal para que aquello que creíamos enterrado y olvidado emerja a la superficie y relegue al ostracismo lo que antes era vital y representaba para nosotros lo eterno.

El fragor del día. La ventana de los libros, 10 de diciembre de 2014

10/12/2014

Uno se siente más cómodo en los lugares en los que pasan cosas. Lo mismo podría decirse de las novelas. Queremos que pasen cosas, muchas, cuantas más mejor, pero a veces llega a nuestras manos –y a nuestros ojos- una historia en lo que lo importante es la ambientación, los sutiles cambios que se producen en los personajes, la transformación forzosa de una sociedad. Como cuando uno se queda sin batería en el móvil y se ve obligado a mirar sin prisas el atardecer, a contemplar lo que pasa alrededor. Así es El fragor del día, la contundente novela que escribió Elizabeth Bowen en 1948 y que ahora recupera Impedimenta en una edición exquisita. El lector quedará encerrado en un Londres asediado por las tropas enemigas durante la Segunda Guerra Mundial con unos personajes que, además, libran su propia guerra doméstica, igual de cruel la de dentro que la de fuera. Y esto es lo maravilloso de la historia: los bombardeos, los muertos, las sirenas y las ruinas no interrumpen lo importante, que no es otra cosa que las emociones, las terribles ganas del ser humano de amar, de comunicarse, de querer ser feliz.

El fragor del día (Ed. Impedimenta) - Librería Margen, 11 junio 2014

11/06/2014

Una novela sobre el tiempo, la identidad y la libertad, que explora los lazos de unión entre lo personal y lo político. Un noir que podría haber firmado Graham Greene pero también Virginia Woolf.

Un Bowen inédito. "El fragor del día" (Ed. Impedimenta) - La librería de Javier, 16 mayo 2014

16/05/2014

Una novela sobre el tiempo, la identidad y la libertad, que explora los lazos de unión entre lo personal y lo político. Un noir que podría haber firmado Graham Greene pero también Virginia Woolf. Elizabeth Bowen está considerada una de las mejores escritoras en lengua inglesa del siglo XX

"El fragor del día ", de Elizabeth Bowen (Impedimenta). Blog Diarios, 12 mayo 2014

12/05/2014

La ciudad ha muerto y sus habitantes también, idos para no volver o reunidos para dormitar juntos. Así, Bowen parece no estar, en vuelo constante sobre una historia que se balancea entre varias voces y distintos tiempos, antes de que otros imiten su mirada (A.S. Byatt recreando el arranque de la novela, una cita cultural en un parque londinense, durante la isabelina velada teatral del primer tomo del cuarteto de Frederica Potter).

El fragor del día en El Cotidiano

28/04/2014

«Elizabeth Bowen sabe reflejar la emoción y la ansiedad que está al acecho en el corazón de Stella y Robert, los amantes en el corazón de la novela. Se trata no tanto de una novela de amor en tiempos de guerra como de una novela de amor a pesar de esos tiempos».

"El fragor del día " (Impedimenta). El Boomeran(g), 23 abril 2014

23/04/2014

"Una novela sobre el tiempo, la identidad y la libertad, que explora los lazos de unión entre lo personal y lo político. Un noir que podría haber firmado Graham Greene pero también Virginia Woolf."

El fragor del día (Impedimenta). Perdidos en la Atlántida, 7 abril 2014

08/04/2014

"Una agradable recuperación de una obra increíble por parte de la editorial Impedimenta. Una obra personal pero que funciona perfectamente como un noir. Alta literatura de calidad."

Autor: Bowen, Elizabeth

Bowen, Elizabeth

Elizabeth Bowen nació en Dublín el 7 de junio de 1899. Cuando su padre empezó a padecer problemas mentales, en 1907, Elizabeth y su madre se mudaron a Inglaterra. Tras la muerte de su madre en 1912, se trasladó a Londres, a casa de sus tíos. Cursó estudios de arte, pero pronto se percató de que su talento residía en la escritura. Se unió entonces al círculo de Bloomsbury, donde hizo amistad con Rose Macaulay, quien la ayudó a encontrar editorial para su primer libro: Encounters (1923), una colección de relatos breves. A pesar de estar casada desde 1923 con Alan Cameron (con quien apenas tuvo trato físico), Bowen mantuvo varias relaciones extramatrimoniales, incluyendo una con el escritor irlandés Seán Ó Faoláin y otra con la poeta estadounidense May Sarton. Tras la publicación de su novela Al norte (1932), el matrimonio se mudó al número 2 de Clarence Terrace, cerca de Regent?s Park, donde Bowen escribiría Una casa en París (1935) y la que está considerada su obra maestra, La muerte del corazón (1938). En 1937 pasó a ser miembro de la Irish Academy of Letters. Durante la guerra y en los años inmediatamente posteriores, Bowen escribió varias novelas que retrataban el Londres asediado por las bombas y la pobreza, entre las que destaca El calor del día (1949, próximamente en Impedimenta). En 1948 fue nombrada Comandante de la Orden del Imperio Británico. Tras la jubilación de su marido en 1952, el matrimonio se mudó a la propiedad familiar de Bowen?s Court, en el condado irlandés de Cork. Allí fueron anfitriones de escritores de la talla de Eudora Welty, Virginia Woolf, Carson McCullers o Iris Murdoch. El matrimonio, sin embargo, pasaba por estrecheces económicas, y Bowen se vio obligada a sobrevivir dando conferencias en Estados Unidos. En 1959 tuvo que vender su casa, que sería demolida en 1960. En 1969, ganó el James Tait Black Memorial Prize por su novela Eva Trout, obra que fue seleccionada en 1970 para el Booker Prize. Elizabeth Bowen murió de cáncer de pulmón en 1973, en un hospital de Londres. Tenía 73 años. La enterraron junto a su marido, a las puertas de la iglesia de St. Colman, en Farahy, condado de Cork. Está considerada una de las más importantes narradoras en lengua inglesa del siglo XX.