Buscador de libros

Busqueda avanzada
HOMBRE QUE HACE LO QUE LE VIENE EN GANA,EL: portada
  • N° páginas : 64
  • Medidas: 210 x 280 mm.
  • Peso: 200 gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

HOMBRE QUE HACE LO QUE LE VIENE EN GANA,EL ANDERSSON,OSKAR

Antología de historietas y chistes gráficos de Oskar Andersson (1877-1906), genial y precoz artista sueco de principios del siglo XX.

Editorial:
Traductor:
María José Vázquez Paz
Ilustrador:
Oskar Andersson
Colección:
EL NADIR GRAFICA
Materias:
COMIC Y NOVELA GRAFICA;
ISBN:
978-84-92890-88-0
EAN:
9788492890880
Precio:
14.33 €
Precio con IVA:
14.90 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En el intervalo comprendido entre 1897 y 1906, año en que puso fin a su vida, Oskar Andersson alumbró una de las producciones más originales de la narración y el humor gráfico de su tiempo. Con una obra a medio camino entre la dinámica del slapstick, la caricatura descarnada y la inventiva surrealista, Andersson asombra todavía por el virtuosismo de su trazo, su penetración crítica y su modernidad. Entre las historietas y caricaturas recogidas en la presente edición destaca "El hombre que hace lo que le viene en gana". El subversivo y extravagante protagonista de esta serie es capaz tanto de lanzarse sin contemplaciones a la jaula de las fieras, como de esconder maravillosamente un automóvil bajo su abrigo…

Autor: Andersson, Oskar

Andersson, Oskar

Oskar Andersson (Estocolmo 1877-1906) nace el 11 de enero de 1877, en Estocolmo. Hijo de un trabajador de la Casa de la Moneda, pronto muestra aptitudes para el dibujo, por lo que parecería destinado a convertirse en anónimo grabador. No será así. Tras estudiar artes aplicadas, en 1897 publica sus primeras caricaturas. En un principio en la revista Strix (propiedad del también magnífico dibujante y escritor Albert Engström) y, poco después, ya con regularidad, en su competidora Söndags-Nisse. De este modo, Andersson consigue a edad muy temprana seguridad económica (gracias a su editor –y amigo– Hasse Zetterström), además de una notable popularidad. En 1906, después de una larga depresión y condicionado por un trastorno obsesivo, Oskar Andersson se quitó la vida.