Buscador de libros

Busqueda avanzada
MEMORIAS DE UN ARQUEOLOGO: portada
  • N° páginas : 376
  • Medidas: 160 x 240 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

MEMORIAS DE UN ARQUEOLOGO ANDRAE,WALTER

En estas páginas se narra la peripecia de una vida de aventura y exploración, pero también de convulsiones sociales y políticas, donde el amor a la arqueología se sobrepondrá a cualquier otra razón.

Editorial:
Colección:
VIENTO SIMUN
Materias:
LITERATURA DE VIAJES;
ISBN:
978-84-96964-54-9
EAN:
9788496964549
Precio:
21.15 €
Precio con IVA:
22.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Walter Andrae no sólo fue uno de los más grandes arqueólogos del pasado siglo, sino también una persona excepcional. Descubrir Babilonia y Assur, sufrir la I Guerra Mundial en las montañas y desiertos de Oriente, reconstruir la Puerta de Ishtar ?creando al tiempo uno de los mejores museos de arqueología de Oriente del mundo-, y salvar el honor del humanismo alemán de la barbarie nazi y la destrucción de la II Guerra Mundial, fueron algunos de los episodios de su apasionante vida. Con sólo veintitrés años y recién finalizados sus estudios de arquitectura en Dresde, es contratado como dibujante para participar en el primer gran proyecto arqueológico alemán en Mesopotamia en 1898. Iniciaba entonces el siglo XX y con él una nueva era en la historia de la arqueología contemporánea.

El libro en los medios

Memorias de un arqueólogo, Walter Andrae (La tormenta en un vaso, 4 mayo)

04/05/2011

"Por ello, podemos afirmar que no estamos ante un libro científico, necesario (y ya era hora) en nuestros campus universitarios, sino también ante un precioso y único ejemplar, precursor de esa gran literatura de viajes que Ediciones del Viento se esfuerza cada día en proporcionarnos. A ellos, y a Joaquín María Córdoba, responsable de la edición, muchísimas gracias". (La tormenta en un vaso, 4 mayo)

Autor: Andrae, Walter

Andrae, Walter

Walter Andrae nació en Leipzig (Alemania) en 1875. Desde niño destacó su facilidad para el dibujo, y tras finalizar estudios de arquitectura en Dresde, consiguió ser contratado como dibujante de una expedición patrocinada por el emperador Guillermo II y dirigida por Robert Koldewey con destino a Babilonia. Este sería el inicio de una extraordinaria vida dedicada a la arqueología, que le llevó a descubrir Assur y a reconstruir la Puerta de Ishtar. Fundó y dirigió el Museo de Oriente Próximo (Vorderasiatisches Muesum) de Berlín. Falleció en Berlín en 1956.