Buscador de libros

Busqueda avanzada
La muerte voluntaria en Japón: portada
  • N° páginas : 504
  • Medidas: 130 x 190 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

La muerte voluntaria en Japón PINGUET,MAURICE

Una fascinante confrontación entre Oriente y Occidente, la vida y la muerte, la voluntad y el destino, en la que confluyen la sociología, el psicoanálisis y la literatura

Editorial:
Traductor:
Antonio Oviedo
Colección:
EL OTRO LADO
Materias:
ETNOLOGIA,ANTROPOLOGIA,FOLKLORE;
ISBN:
978-84-15851-85-1
EAN:
9788415851851
Precio:
21.15 €
Precio con IVA:
22.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Pinguet explora las diversas prácticas de la muerte voluntaria en Japón y es todo el pasado japonés el que aparece con sus contradicciones, extravíos y desgarramientos. La investigación sociológica traza el punto de partida de una genealogía. De un siglo al otro, se trata por consiguiente de recorrer ese país del cual habla Nietzsche, “el enorme, el lejano y muy misterioso país de la moral –de la moral que verdaderamente existió y que fue auténticamente vivida–”, explorando en sus documentos las diversas prácticas de la muerte voluntaria en Japón: como apoteosis de la carrera del guerrero, como horizonte del distanciamiento budista, como eje del sistema feudal, como prueba de la fuerza del amor, como exaltación sacrificial, como culminación de la desesperación y del desarraigo.

El libro en los medios

La muerte voluntaria en Japón (Adriana Hidalgo) - 19.07.17

02/08/2017

Es horrible que en Japón se suiciden bonito Breve historia del suicidio en Japón a través del ensayo "La muerte voluntaria en Japón", de Maurice Pinget y del manga "El barrio de la luz", de Inio Asano

Autor: Pinguet, Maurice

Pinguet, Maurice

El ensayista y escritor francés Maurice Pinguet (1929-1991) egresó a los veinte años de la Escuela Normal Superior de París. Fue profesor de Letras clásicas, catedrático de la Sorbona, amigo de Michel Foucault y de Roland Barthes. A mediados de la década del cincuenta, una beca lo lleva a Japón, donde viviría más de veinte años. En aquel país comienza trabajando en la Universidad de Tokio y en 1963 lo nombran director del Instituto franco-japonés de Tokio. En 1966 invita a Japón a Roland Barthes, quien le dedica "El Imperio de los signos", ensayo escrito como fruto de aquel viaje.

Libros relacionados