Buscador de libros

Busqueda avanzada
NEGRO JUAN: portada
  • N° páginas : 166
  • Medidas: 150 x 216 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

NEGRO JUAN ESTUPIñAN,FRANCISCO

Una novela que recrea la vida del único hombre negro y libre, del que existen escasos documentos, que participó en la conquista y colonización de América.

Editorial:
Colección:
NARRATIVA
Materias:
NARRATIVA AUTORES ESPAÑOLES; NOVELA HISTORICA;
ISBN:
978-84-943553-5-6
EAN:
9788494355356
Precio:
14.37 €
Precio con IVA:
14.94 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Desdla estancia del protagonista en Sevilla hasta el traslado a La Española, donde se dedica a la búsqueda de oro. Posteriormente, se suma a la partida de Ponce de León para la ocupación de Puerto Rico, donde se asientan e intentan formar un hogar. Se suma a la primera expedición de conquista de Florida al encuentro de la mítica Fuente de la Eterna Juventud. La derrota en este último lugar lo lleva a un nuevo intento de buscar fortuna en México, bajo las órdenes de Hernán Cortés. En la capital azteca se establece definitivamente y entra a formar parte de la historia de la nueva nación al introducir el cultivo del trigo en América y sufragar la iglesia de San Hipólito, que aún hoy existe en la capital mexicana.

El libro en los medios

Negro Juan en Properada Cultural

18/03/2016

Dicen que el sol se hundía lentamente, como un globo de fuego, en el extremo occidental de la gran laguna. El agua de los canales, quieta y muerta, reflejaba la pirámide del templo de Tenochtitlán. Aves negras revoloteaban sobre el templo y se posaban sobre las piedras ensangrentadas del altar de los sacrificios. Todos esperaban… Dicen que Canarias vive una Edad de Oro de talento narrativo con epicentro en la literatura de género. Francisco Estupiñán es un botón de muestra y Negro Juan su confirmación en el panorama narrativo canario con su salto al mercado nacional. El autor recrea la vida de Juan Garrido, el único hombre de raza negra y liberto del que existe constancia documental sobre su participación en la conquista y colonización de América, desde las Antillas hasta California, pasando por Florida y México. La historia es un instrumento para generar una nueva vida. Resucitar el pasado y metabolizar los sueños, ilusiones y esperanzas de la Nueva España, ese Imperio allí donde no se ponía el sol. Estupiñán se convierte en un aprendiz de pintor que suelta los primeros manchones en un lienzo desde una Sevilla, en el siglo XVI, convertida en la ciudad europea con más esclavos, la intolerancia del Santo Oficio hasta el borrón y cuenta nueva de cruzar el océano hacia la Tierra Prometida. Siempre hay una promesa más allá de las aguas, en la orilla de nuestro destino. Negro Juan rechaza las ideas maniqueas preconcebidas. Relata lo sucedido desde un punto de vista nuevo. No el del conquistador o el nativo americano, sino el de alguien que se siente marginado a pesar de formar parte del bando ganador. Su esperanza es que en el Nuevo Mundo nace una sociedad donde el mestizaje igualará a todas las personas. Como afirma el autor: en mi condición de canario, no puede ser de otra forma. Canarias es el resultado del mestizaje de españoles, portugueses, italianos, franceses, aborígenes, moros… La memoria es nuestro reducto. La simiente que anidamos. Estupiñán nos traslada a un pasado realista. Entre miedos de Moctezuma y las profecías: ¿Seré yo como dice la profecía el último rey de Anáhuac? Cuando aparezca la serpiente alada, la gran noche se abatirá sobre Anáhuac. Entonces, la piedra del sol que mis antepasados ordenaron labrar y colocar en lo alto del templo se partirá en pedazos. Mis soldados se llenarán de terror y las montañas de fuego hablarán. La luna se teñirá de rojo y el maíz se secará en los campos. Cuando esto ocurra, mi reino habrá terminado. Les hablaron de la religión, de la Patria Lejana, del cumplimiento del Deber, de la Gloria, de la Fortuna. En esta aventura, muchos salieron como toneleros o pajes de escoba y volvieron nadando en oro, plata y piedras preciosas. Otros se dejaron la vida. Mejor sería que fueras a las Indias para llevar a sus habitantes, paganos, la luz de la fe verdadera…. Según parece, una cosa no estorba a la otra. Juan Garrido abordó La Gran Empresa a su manera. Se convirtió al cristianismo en Lisboa y su nombre aparece asociado en la conquista de Cuba por Diego Velázquez, en las expediciones de Juan Ponce de León a Florida, Puerto Rico, y Guadalupe y Dominica. A Hernán Cortés en la conquista de Tlaxcala y el asedio de Tenochtitlán. De Juan Garrido nos ha quedado un retrato de Diego Rivera en un mural y una biografía del portorriqueño Ricardo E. Alegría, entrando a formar parte de la historia al introducir el cultivo del trigo en América y sufragar la iglesia de San Hipólito, que aún existe en la capital mexicana. Fue el responsable de la edificación de la iglesia de los Mártires, así llamada por los que perecieron en la Noche Triste. En fin, nuestro personaje forma parte de la historia fundacional de la actual nación mexicana. ¿Por qué codiciáis tanto? ¿Acaso el oro protege vuestro cuerpo de las enfermedades y aplaca vuestra hambre y vuestra sed? En las tierras del Anáhuac se llama al oro la inmundicia de los dioses; una mazorca de maíz o la flor más humilde de los prados es más hermosa que el oro…. Tal vez tenga razón. Y de los primeros manchones en las primeras páginas del lienzo de Negro Juan Estupiñán nos conduce a una foto realista final. Y no es fácil jugar a alquimista en estos tiempos. ¿Será verdad que Estupiñán en un Adelantado en esta Edad de Oro de la narrativa en Canarias? Él ya ha cruzado el Atlántico para desembarcar en el mercado nacional. ¿Acaso te parece pequeña la empresa?

Entrevista a Francisco Estupiñán Bethencourt en la revista Peñagofio

18/03/2016

“Para Negro Juan, pasar a la historia ha sido una forma muy humana de eternidad”, dice en esta entrevista de la sección “Cita con Canarias” en la que hablamos de sus dos novelas publicadas. [Versión íntegra de la entrevista publicada en la edición impresa de PELLAGOFIO nº 40 (2ª época, marzo 2016)].Licenciado en Filología Hispánica y doctor en Ciencias de la Información, el periodista Francisco Estupiñán Bethencourt es en la actualidad jefe del gabinete de prensa de una institución pública de Tenerife. Ese es su trabajo. Su placer es escribir, o uno de ellos, como explica a lo largo de la siguiente entrevista, porque también le apasiona navegar, algo que transmite –entre otras muchas cosas– en las páginas de sus dos novelas publicadas hasta ahora: ‘El corsario de Lanzarote’ (Cajacanarias) y ‘Negro Juan’ (M.A.R. Editor). –El corsario de Lanzarote y Negro Juan son dos novelas que respiran y transmiten aventura en todas sus páginas. ¿Se lo pasa pipa escribiendo? –A ratos. A veces también se suda la camiseta para conseguir avanzar en la historia. Hasta me he llegado a sentir sobrepasado en algún momento. Pero es como montar en bici, entre más kilómetros haces más seguro te sientes.

Descargar

Artículo de Santiago Gil sobre Negro Juan en Canarias 7

18/03/2016

Negro Juan La historia se escribe muchas veces en la letra pequeña de los personajes literarios. La ficción nos ayuda a entender mejor el alma humana y sus circunstancias. Pero para entender, para conmover y para dar credibilidad a cualquier narración hay que saber manejar las palabras. Y Francisco Estupiñán Bethencourt, el autor de la novela Negro Juan, escribe de maravilla y además ha sabido recrear prodigiosamente el lenguaje de una época con sus modismos, sus giros y sus expresiones más frecuentes. Centra la trama en un africano que se aventura a cambiar su destino viajando desde Sevilla hasta América y, por supuesto, pasando por Canarias, lo que aprovecha el autor para contarnos cómo éramos hace algunos siglos. Juan Garrido vive en primera línea muchos de los avatares que hemos leído en los manuales de historia, y busca, sobre todo, su libertad y su lugar en el mundo batallando contra todos los prejuicios y las barreras que podía tener un hombre de raza negra en el siglo XVI. Nos encontramos a nuestro personaje conviviendo con Hernán Cortés o con Ponce de León, y también con el día a día de los conquistados, tan parecido al que vivía el propio Juan desde que dejó África para tratar de prosperar en el mundo. Vale la pena acercarse a la nueva novela de Francisco Estupiñán. Negro Juan rastrea el alma que uno quisiera encontrar cada vez que nos hablan de historia. Navegarán lejos, tan lejos como sean capaces de dejarse llevar por las palabras. Y sabrán que aunque cambien los tiempos, en todo momento el hombre ha tenido que ir derribando muros para ser libre, o por lo menos para poder despertarse cada mañana sin ser un esclavo de nadie.

‘Negro Juan’ en El Escobillón blog de Ediardo García Rojas

18/03/2016

Francisco Estupiñán Bethencourt irrumpió en la república de las letras con una excelente novela histórica y de aventuras titulada El corsario de Lanzarote, título por el que obtuvo el premio Benito Pérez Armas en la edición de 2012, y libro en el que se detectaban algunas de sus preocupaciones literarias. Estas tendencias se encuentran también en Negro Juan, probablemente porque ambas novelas son más o menos coincidentes cronológicamente y están inspiradas en hechos reales que el autor recrea aportando pinceladas de ficción. Se tratan, además, de relatos en los que se revela la querencia que tiene Francisco Estupiñán por la conquista que emprendieron un mosaico de pueblos que todavía no se conocían como España en Canarias y las Américas, el Nuevo Mundo, así como por cultivar un estilo que respeta la espartana escritura que nos legaron los cronistas de aquel momento histórico y que Estupiñán imita con asombrosa pericia. Y estos hallazgos que podrían haberse convertido a la postre en un lastre del que hubiera resultado difícil sacudirse, dan consistencia al diseño psicológico de los personajes y a un discurrir de la narración que, en el caso de Negro Juan, y al mostrarse tan respetuoso con los hechos históricos, pesan más sobre la aventura lo que repercute en la recreación biográfica aliñada de ficción sobre la vida del primer negro libre que pisó tierras americanas. El libro cuenta con un inicio que captura la atención del lector, por flemático que este resulte, y que Estupiñán aprovecha para presentar a su protagonista y el entorno en el que se mueve: la populosa Sevilla del XVI, por aquel entonces “la ciudad europea con más esclavos negros”. Pronto sabremos que entre las ambiciones de Juan Garrido –el negro Juan del título– se encuentra la de embarcarse para navegar a tierras americanas y conquistar fortuna, por lo que traba amistad con algunos de los hombres que hicieron posible aquel sueño allende los mares, como Ponce de León, hasta conseguir enrolarse en un navío que, tras hacer escala en las Canarias, continúa su ruta hacia el Nuevo Mundo. Con notable pulso narrativo, Francisco Estupiñán narra las vicisitudes que atraviesa su héroe, entre otras la de ser un igual entre los hombres de armas con los que comparte batallas y tras regresar a Sevilla y volver a América, terminar sirviendo a las órdenes de Hernán Cortés en su conquista de la Nueva España, capítulos en los que conoce a un tal Bernal Díaz del Castillo que se muestra poco aliado del protagonista y soldado de existencia real que escribió uno de los relatos más apasionantes sobre la conquista de América y libro, presumo, de cabecera del mismo Estupiñán: Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Si hay una crítica que esgrimir contra Negro Juan es que para narrar esta aventura a Francisco Estupiñán le sirven solo unas 160 páginas, páginas que se interrumpen con un abrupto e inesperado final que quizá, sospecho, obedece más a emular las crónicas que pusieron por escrito aquellas gigantescas gestas. Unas gestas que, ironías literarias, exige actualmente de más literatura de ficción. Novelas y relatos vistos desde la perspectiva del siglo XXI y sin apego entre los bandos que la protagonizaron: nativos y europeos. La conquista de América fue un choque cruento de civilizaciones, pero también supuso, y es un hecho que resalta Estupiñán en el relato, una mezcla de culturas que se levantó “sobre la sangre de blancos, negros y naturales de aquellas tierras.” En este nuevo mundo, Juan Garrido partirá en expedición a la busca de la Fuente de la Eterna Juventud e introducirá el trigo en América, tierra en la que conocerá el valor de la palabra libertad al observar el trato que reciben otros hermanos de raza pero también, y he aquí lo más importante, lo que significa ser un hombre libre pero de segunda clase cuando comprueba que pese a los esfuerzos realizados en los campos de batallas su recompensa es menor que la de otros camaradas de armas. Ello supone, y así lo razona Garrido, que el acariciado sueño americano trufado de muertos entre los que se encuentra una esposa, hijos y amigos, se disuelva a medida que transcurre el tiempo y los cabellos de Negro Juan se tornan canos. Dicho esto, solo cabe añadir que Negro Juan es una de esas novelas que tras finalizarlas el lector –ese al menos ha sido nuestro caso– demandaba más páginas para continuar ahondando en la existencia de personaje tan fascinante, uno de los héroes que partieron a territorios americanos para convertirse en otra persona. O en un hombre libre con todas sus letras. ¿Llega a cumplir ese sueño el protagonista de la historia? Eso solo lo sabrán si leen esta adictiva novela que da la sensación de quedarse a medias… Saludos, exploramos, desde este lado del ordenador.

Estupiñán saca a la luz un personaje olvidado en la novela Negro Juan, en La Opinión

18/03/2016

El periodista y escritor Francisco Estupiñán presentó ayer en la sala MAC de Santa Cruz su último libro, Negro Juan, una novela histórica que recrea la vida de Juan Garrido, el único hombre de raza negra y condición libre del que existe constancia documental sobre su participación en la conquista y colonización de América junto a los españoles. "Conocí a Garrido leyendo El Imperio Español, de Hugh Thomas, en el que le mencionaba y me llamó mucho la atención esa mezcla de negro y libre en el siglo XVI", reveló Estupiñán."Garrido es parte fundamental de la historia del México moderno porque construyó la Iglesia de San Hipólito, que aún existe, e introdujo el trigo", contó el periodista grancanario afincado en la Isla. La velada, a la que asistieron decenas de personas, "sobre todo amigos" según el protagonista de la noche, consistió en una conversación a modo de entrevista entre éste y el también escritor Javier Hernández. Este autor de novela negra fue clave para Estupiñán, ya que hizo de vínculo con la editorial MAR. "Les agradezco de corazón que hayan confiado en mí inmediatamente", cuenta Estupiñán, que tardó dos años en escribir la novela y otros dos en conseguir que se la publicaran. "En el libro de ficción hay mucho porque de Juan se sabe muy poco, solo dónde estuvo y poco más", reconoció el autor. "El principal documento que se guarda de Juan es notarial, en el que se le quejaba al rey de España de que no se sentía recompensado tras 35 años conquistando América". Gracias a las nuevas tecnologías, Estupiñán no tuvo que salir de la Isla para llevar a cabo su investigación. "Conseguí un libro de Ricardo Alegría que ya no se edita de segunda mano y en español en una librería de Inglaterra que hasta tenía una dedicatoria del autor ¡y me lo llevaron a casa por solo diez euros!", se sorprende el periodista, quien cree que internet "es una herramienta muy potente".

Descargar

La historia de un negro algo extraño, en El Día

18/03/2016

No le importa admitir que dentro de los dos modelos de escritores que dominan el actual panorama literario, los que se divierten dando volumen a uno de sus textos y los que sufren hasta dar con la fórmula deseada, él se sitúa en el segundo grupo. "Soy un escritor vocacional y, por lo tanto, tengo claro mi papel dentro de este mundo. Me agrada escribir, pero sé que para hacerlo tengo que alargar mis periodos de soledad y quitarle tiempo a mis ratos de ocio", avanza el periodista grancanario Francisco Estupiñán Bethencourt mientras contempla a distancia la portada de "Negro Juan" (M.A.R. Editor), la novela de género histórico con la que da el salto al panorama nacional tras publicar en el Archipiélago "El corsario de Lanzarote", historia con la que obtuvo en 2011 el premio Benito Pérez Armas.Francisco Estupiñán aborda en "Negro Juan", su primera novela de difusión nacional, la presencia de un ser de color en el bando que lideró el desembarco español en el continente americano. Estupiñán Bethencourt afirma que ha sido fiel a la biografía de un personaje que conoció leyendo a Hugh Thomas. "Me llamó mucho la atención la participación tan significativa que tuvo un negro en el bando ganador", resumió el autor sin perder la oportunidad de precisar que "una vez Juan Garrido llega a esos lugares en los que las tropas españolas llegaron a salir victoriosas sí que le doy vía libre a la ficción, pero el rigor histórico con el que este participa en varias campañas está más que documentado", reitera el creador de una trama que tiene su punto de partida en la Sevilla del siglo XVI."He hecho todo lo posible para que esta novela sea creíble. Consulté textos de la época e intenté buscar puntos de unión que le dieran verosimilitud a los escenarios en los que se mueve un ser que llega a América con 20 años y que acompañó durante otros 30 en esta novela", cuenta Estupiñán en un instante de la conversación en el que alerta a los lectores de que "van a ser testigos de cómo envejece a medida que se suceden los capítulos... Lo que no quería, a pesar de que durante una travesía accidentada con rumbo a América el protagonista se ve obligado a realizar una escala técnica en Las Palmas para reparar unos desperfectos, era ubicar el texto en Canarias", afirma al tiempo que acentúa que en el caso del primer Marqués de Lanzarote, Agustín de Herrera y Rojas, ya tocó la biografía de un personaje importante a nivel nacional. "Otra cosa es lo ignorado que nos hemos sentido tradicionalmente por parte de los habitantes de la Península Ibérica", criticó.Para el novelista canario "Negro Juan" representa el pensamiento de una persona que se sentía marginada por el color de su piel por sus compañeros de conquistas. Es un mensaje muy actual en el que se habla de búsqueda de oportunidades, de mestizaje, de sueños que se van rompiendo con el paso de los años", dijo.

Descargar

Televisión de Canarias.

15/03/2016

Televisión de Canarias de la presencia de M.A.R. Editor en Tenerife Noir

Autor: Estupiñan Bethencuort, Francisco

Estupiñan Bethencuort, Francisco

Licenciado en Filología Hispánica ydoctor en Ciencias de la Información, es periodista y escritor. Colaborador envarios suplementos y revistas literarias, con La isla redimida (Cabildo de Fuerteventura, 2005) hizo su primera incursión editorial a través de la literatura de no ficción y con su primera novela, El corsario de Lanzarote (CajaCanarias. Santa Cruz de Tenerife, 2012), obtuvo el prestigioso premio Benito Pérez Armas 2011. También ha abordado la investigación sobre comunicación social, de la que destaca su trabajo La escritura entre líneas (Universidad de La Laguna, 1998).