Buscador de libros

Busqueda avanzada
PACK EL CRITICO COMO ARTISTA: portada
  • N° páginas : 1
  • Medidas: 130 x 190 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

PACK EL CRITICO COMO ARTISTA WILDE,OSCAR

Incluye La importancia de no hacer nada y La importancia de discutirlo todo

Editorial:
Colección:
BREVIARIOS DE REY LEAR
Materias:
ENSAYO ACTUAL;
ISBN:
978-84-92403-45-5
EAN:
9788492403455
Precio:
18.85 €
Precio con IVA:
19.60 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

En 1890, cuando ya goza de una brillante fama como escritor, Oscar Wilde publica la primera parte de su ensayo El crítico como artista, que titula La importancia de no hacer nada. Dos meses después aparece La importancia de discutirlo todo. En ambos propone, con un lenguaje desenfadado y mordaz, que la labor del crítico es más meritoria que la del artista y aprovecha para escandalizar a la sociedad de su época con provocaciones y epigramas. Esteblece que la diferencia entre periodismo y literatura radica en que «el periodismo es ilegible y la literatura no se lee» y afirma que «sólo las teorías peligrosas tienen algo de valor intelectual. Una idea que no sea peligrosa no merece llamarse idea».

Autor: WILDE, OSCAR

WILDE, OSCAR

Oscar Wilde (Dublín, 1854 ? París, 1900) fue uno de los escritores más ingeniosos y populares de su tiempo. Brillante, mordaz, incisivo, elegante, cultivó la novela, el ensayo, el teatro, la poesía y el relato breve. En 1888 publicó "El príncipe feliz y otros cuentos", libro del que forma parte "El ilustre cohete" [Breviarios de Rey Lear, nº 19] y en 1890 apareció su única novela, "El retrato de Dorian Gray", donde sobrepone la calidad artística a la estricta moral de la época victoriana. Tan sólo un mes después apareció la primera parte de su ensayo "El crítico como artista", titulada "La importancia de no hacer nada", a la que seguiría "La importancia de discutirlo todo". Su larga carrera de éxitos se interrumpió en 1895, cuando fue acusado de «indecencia grave» por mantener relaciones sexuales con Lord Alfred Douglas, hijo del marqués de Queensberry, lo que le costó dos años de trabajos forzados. Al salir de prisión, arruinado económica y espiritualmente, se retiró a Francia, en donde apenas recibió el consuelo de un puñado de amigos. El tiempo lo ha confirmado como uno de los maestros indiscutibles de la Literatura.