Buscador de libros

Busqueda avanzada
PENSAMIENTOS ESTÉRILES: portada
  • N° páginas : 92
  • Medidas: 190 x 140 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

PENSAMIENTOS ESTÉRILES MIGUEL,LUNA

Tercer poemario de la joven pero ya consagrada poeta Luna Miguel. El poemario habla de la juventud como enfermedad, la poesía como juventud, la enfermedad como poesía.

Editorial:
Ilustrador:
LAIA ARQUEROS
Colección:
POESIA ILUSTRADA
Materias:
POESIA Y TEATRO;
ISBN:
978-84-938086-9-3
EAN:
9788493808693
Precio:
11.54 €
Precio con IVA:
12.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

1990-2010, la franja de tiempo que recorre Pensamientos estériles, también cubre la totalidad de una vida. La de la poeta. Es obsceno. Luna lo sabe. La juventud no es un tema, es EL tema. Ya nos lo dice ella muy pronto y desafiante: nos va a entregar su mejilla rosada por nada a cambio. A veces, la poeta joven muere de juventud como Casanova o muere de alguna enfermedad como el autor de 2666. O muere de poesía. Pero siempre vive rápido, intensa, furiosamente, nunca deja de tener 20 años.

El libro en los medios

PENSAMIENTOS ESTÉRILES, de Luna Miguel, 8º libro de Poesía más vendido en España. El Cultural

17/10/2011

PENSAMIENTOS ESTÉRILES, de Luna Miguel, 8º libro de Poesía más vendido en España. El Cultural

"Editorialmente hablando: Cangrejo Pistolero (Blog Culturamas)

23/08/2011

"¿Por qué el nombre de Cangrejo Pistolero? Se dice que el cangrejo pistolero fue en realidad una arañita que cayó en el teclado del ordenador cuando yo estaba diseñando y que, al posarse sobre la tecla L apareció la imagen". (Blog Culturamas)

Entrevista con Luna Miguel (Revista Down in me, 18 julio)

09/08/2011

"¿Cual es tu mayor deseo? Mi mayor deseo: seguir descubriendo literatura buena, durante muchos años. Y disfrutar con ella". (Revista Down in me, 18 julio)

"La salvaje Luna Miguel" (El Mundo, 8 junio)

24/06/2011

"Pensamientos estériles es el último de sus poemarios" (El Mundo, 8 junio)

Pensamientos estériles (Cangrejo Pistolero) (Blog sigueleyendo, 15 junio)

16/06/2011

Tercer poemario de la joven pero ya consagrada poeta Luna Miguel. El poemario habla de la juventud como enfermedad, la poesía como juventud, la enfermedad como poesía. (Blog sigueleyendo, 15 junio)

Pensamientos estériles

15/06/2011

PRÓLOGO . Muerte del poeta joven por Gabriela Wienner . Esto va de la llavecilla del diario de Luna Miguel que todo el mundo quisiera robar si no fuera porque ella nos ha hecho, a cada uno, nuestra propia copia. Abres el puño y está ahí. No te queda más remedio que usarla, introducirla, darle la vuelta y descubrir que abre, sí, que abre y que hay cosas ahí dentro que no deberías estar viendo. Pero también necesitas una contraseña. Y es, toma nota, ?Bolaño?, un verso sobre sus veinte años, esa edad demencial; como si la poesía fuera no otra cosa que el ejercicio de una inocencia salvaje muy parecida a la locura. Los tags: juventud, poesía, enfermedad. Y todas sus combinaciones posibles: La juventud como enfermedad, la poesía como juventud, la enfermedad como poesía. 1990-2010, la franja de tiempo que recorre Pensamientos estériles, también cubre la totalidad de una vida. La de la poeta. Es obsceno. Luna lo sabe. La juventud no es un tema, es EL tema. Ya nos lo dice ella muy pronto y desafiante: nos va a entregar su mejilla rosada por nada a cambio. Nos va a pedir que miremos porno: su cara triste en el espejo. ?Esta es mi imagen. Miradme. Antes prefería que no lo hicierais. Pero venga, miradme?. La invitación al regodeo es insoslayable. Nos dice que tiene un pecho más grande que el otro. Se adelanta a nuestras bajas inclinaciones y nos pide que entremos con brutalidad. No hace falta andarse con medias tintas, porque ella espera preparada: ?Todo rasurado para sentir mejor el hielo. Todo frío. Todo muy frío y hermoso. Todo vacío, por última vez.? Ya estamos aquí ?nuestro reflejo detrás del rostro de ella, en el espejo del baño, es oscuro y horripilante ? en esa habitación dentro de un edificio igual a todos los edificios de las afueras de Madrid, donde hay una abuela y muchos ladrillos blancos, de los que la dueña del diario escapa cada día en la Línea 229 o en tren, y llega puntualmente a ?Atocha Muerte?. Nadie, ni siquiera el poeta, es capaz de hablar e invocar a la poesía, con tanto ardor, como el poeta joven. Solo él, perro romántico al fin, que diría Roberto Bolaño, comete el impudor, la insensatez de declamar que prefiere la poesía a la vida. Y, lo que es peor y más escalofriante, aunque también sea un pensamiento estéril más: sólo el poeta joven puede hablar de la muerte tan en serio: ?Deseo saltar del vagón./Deseo fallecer bajo las piedras-diamante./[Plástico, cristal, sangre]?. Entre estos apuntes domésticos, mórbidos, húmedos, incandescentes, están también los nombres y aventuras de sus amigas mayores, figuras tutelares, fantasmas sentadas en una esquina de su cama de hospital, poetas enfermas, desahuciadas o auténticamente muertas. Luna a veces muerde como Duhamel, otras es honda y sombría como Varela o, como Pizarnik, no puede explicar con palabras de este mundo que partió de ella un barco llevándola. ?Imitación punk de una poeta muerta?, se dice ella, ?la enfermedad que finjo?. A veces, la poeta joven muere de juventud como Casanova o muere de alguna enfermedad como el autor de 2666. O muere de poesía. Pero siempre vive rápido, intensa, furiosamente, nunca deja de tener 20 años. No deja de hacerse autorretratos. No deja de hablar de su novio. No deja de hablar de su blog, de lo que lee, de su madre, de sus 20 años, de sí misma. No deja de mirarse en el espejo. Está embarazada de sí misma. Corre, Luna, corre. Qué perversa es la juventud, diríamos nosotros: ?Y no conozco a ese dios. /Vuelo y casi ladro./Creo que soy joven?, dirá Luna de esa trampa, y también, justo a tiempo, evitará caer en ella: ?detestaría mi juventud si fuera sólo una excusa?. En ese escenario, el cuento de hadas de la juventud sólo puede tener un único final feliz: ?Espejito, espejito. ¿Acaso soy joven? ¿Acaso huelo a muerte?? Luna Miguel ha hecho de este puñado de ideas e imágenes aparentemente infecundas, no una celebración sino el fin de la fiesta, una que festejaba todo lo que mata o lo que no quiere nacer: ?Yo aún no tengo hijos: no quiero tenerlos./ Yo aún no tengo poemas: escribo mal.? Los diarios de las niñas son rosas por fuera y huelen a muñeca nueva, a jabón, a esencias florales de flores simples, aunque dentro estén llenos de cuchillos y sangre. Este diario no es de color rosa, no tiene ni una bella rima, que los lectores de lirismo pedófilo desearían encontrar, pero sí que huele a lo que huelen todas las niñas solitarias. ¿A qué huelen? ?El bosque huele a mar?, escribe Miguel y mata, por esta vez, al poeta joven. . POEMAS De Luna Miguel . MUERTE Busco sexo. Busco sexo en la literatura. Porque esta tarde necesito sexo y aún quedan veintiocho horas para que Él vuelva. Busco sexo y encuentro Muerte. Pero no importa. Qué más da. Es lo mismo. Abro el libro. Bien abierto. Leo. Y Françoise Sagan me invita, ensalivada: A la muerte ?no hablo de la enfermedad-, a la muerte la veo vestida de terciopelo enguantada, negra, y, por supuesto, irremediable, absoluta. Ahora bien, echo de menos lo absoluto como cuando tenía quince años. Desgraciadamente, he conocido lo bastante los placeres de la vida para darme cuenta de que mi noción de lo absoluto no puede denotar más que un paso atrás, una debilidad ?que yo me empeño en imaginar transitoria-. Será, seguramente, por orgullo, y también ¿cómo no?, por temor. Mi muerte es el mal menor. . AMOR Busco muerte. Busco muerte y entonces te espero porque ya queda poco y no quiero la muerte de otro yo solo quiero tu muerte tu muerte tu muerte aquí conmigo juntos. Busco muerte y encuentro poesía. Qué más da. Es lo mismo. Subrayo la página idiota y abro en canal a todos mis deseos. Abro el libro. Lo entreabro para que no huya. Leo. Y Sagan, zorra gabacha, vuelve a burlarse de mí: Pero vamos a olvidarnos de los locos de amor, de los que cayeron en el cepo, de los enfermos desahuciados y de algunos poetas. Olvidémoslos. Aunque esto es una estupidez: yo no puedo olvidar la Poesía, que, aunque nunca supe hacerla, es lo único que me gusta. . DIOS Busco poesía. Busco poesía y entonces te escribo todos los poemas, te leo todos los poemas, te menstrúo las sábanas y la mierda, y joder, que llegues de una vez, para el fin del mundo, para el fin del mundo o el año nuevo, y escucho a Lhasa, y atavío mi esqueleto de carne seca y luego bailo y? Busco poesía pero sólo encuentro a un dios pequeño y sucio. Un dios que no entiendo. Un dios con el que sueño y me da miedo. Dios que me obliga a rezar por el alma de las poetas muertas. Dios, que quiere ser perro. Dios, sodomizándome: pero yo no busco su sexo diminuto. No busco su Sexo Nadapoderoso. Ven, ven, ven. Amor. Y mata conmigo la grandilocuencia. . PENSAMIENTOS ESTÉRILES Luna Miguel CANGREJO PISTOLERO

Luna Miguel (Presencias Reales: la poesía española actual)

15/06/2011

Revista Ping Pong - ¿Cuál fue tu primer contacto con la publicación: recitales, revistas, premios?? Luna Miguel -Mi primer contacto con la publicación fue de muy joven en la revista literaria de mi familia. Más tarde, a los 13 años, me propusieron escribir en El coloquio de los perros, revista literaria de uno de mis profesores de lengua del instituto. A partir de entonces comencé a mandar mis textos a revistas, abrí mi blog, etc. Revista Ping Pong ¿Cuál es la imagen que piensas que se proyecta de la actual poesía en Hispanoamérica? ¿Consideras que se atiene a la realidad de la actual creación? Luna Miguel - A través de internet uno puede crearse una imagen muy positiva de lo que es la poesía nueva en Hispanoamérica. Veo a muchos jóvenes muy activos, desde Natalia Litvinova y Lucas Ruppel en Argentina, Amanda Jayne en Puerto Rico o David Meza en México. Veo una fuerte influencia de Internet, de Roberto Bolaño y Alejandra Pizarnik y de los poetas jóvenes norteamericanos. Me gusta esa realidad y me gustaría conocerla mejor. Revista Ping Pong ¿En estos momentos conoces o tienes referencias de la poesía dominicana y/o caribeña? Luna Miguel -No tanto como quisiera. Conozco algunos blogs, pero no más. Revista Ping Pong ¿Consideras que hay algún blog interesante y con repercusión y/o trascendencia en el tejido poético español? Luna Miguel - Los blogs de Maite Dono, Laura Rosal o Emily Roberts son de los más enlazados de creación poética que conozco. Revista Ping Pong ¿Qué relación mantienes con la poesía latinoamericana? Luna Miguel - Es una poesía que me gusta, que me influye: creo que, además, hay un fuerte peso en la poesía femenina latinoamericana, que es la que más me gusta: Pizarnik, Belli, Varela, Litvinova, Orozco... Revista Ping Pong - ¿Y con la poesía europea? Luna Miguel - Me interesa mucho la poesía que se hace en Francia, en Inglaterra, en Portugal y en España, sus tradiciones o grandes poetas son los que más he leído desde que empecé a leer poesía. Revista Ping Pong -¿Cuál es tu sensación al encontrarte entre esas dos tradiciones? Luna Miguel - Se complementan y es necesario conocer todas las corrientes posibles para poder comprender o incluso crear. Revista Ping Pong - ¿Qué relación crees que mantienes con las demás poéticas del estado español? Luna Miguel - Me identifico con muchos poetas y con muchos libros publicados en España. No me interesan los conflictos entre grupos tanto como sus propias obras. Revista Ping Pong - ¿Cuáles opinas que son los referentes literarios a los que miras en tu poética? Luna Miguel -He leído mucha poesía norteamericana, traducciones y en original, también poesía francesa y sobre todo española. Desde Plath hasta Aleixandre. Mis autores preferidos son como mi familia, mis antepasados, mi vida- Revista Ping Pong - ¿Qué papel piensas que juegan los creadores latinoamericanos residentes en España en la constitución del actual tejido poético? Luna Miguel - Es importante: se dice que a ellos les da igual lo que se hace en España y que a nosotros nos da igual lo que se hace en Latinoamérica, pero yo pienso que es mentira, de lo contrario ni nos preocuparíamos en establecer contacto. Revista Ping Pong - ¿Qué consejo le darías al lector dominicano para acceder a buena poesía española? Luna Miguel - Que se guíe por los blogs, las editoriales independientes, etc. De sus catálogos se pueden extraer nombres muy interesantes. Poemas de Luna Miguel COMA DIABÉTICO Tú me diste una boca. Mi madre me dio este páncreas. La Ciencia me dio insulina. Dios no me dio nada salvo miedo en un puñado de azúcar. CARTA A LA MADRE Me contaron que saber retórica es como saber amar con la palabra exacta, amar a un dios o a un pezón incluso si lleva veinte años sin donar su leche seca. Mustia. Su leche de jazmín de otoño. Natural. Pero tú odias el jazmín. Pero tú odias tanto el olor a jazmín. Cómo te extraño. Persuasivas las palabras de esos ojos. Me contaron. Me convencieron. Que saber amar no es como saber amar. O sí. Quizá. Amar, pero más fuerte. MAL Ni siquiera sé si me imaginas. ¿Me imaginas? Dímelo. Dímelo. ¿Me imaginas desnuda desabotonada detestable me imaginas? ¿Piensas en mí cada noche? ¿Piensas en mí como yo pienso en la muerte en el mar en las lúbricas golondrinas cada noche? Existo, entonces, luego tiemblo. Existo, entonces, luego odio. Existo, entonces. Todo puede hacerme daño. De Sailor´s grave (en prensa) Luna Miguel (1990) estudia Periodismo y colabora con el diario Público y en revistas como Quimera o 330ml. Es autora de los poemarios Estar enfermo (La Bella Varsovia, 2010), Poetry is not dead (DVD, 2010), Pensamientos estériles (El Cangrejo Pistolero, 2011) y Bluebird and Other Tattoos una selección de su poesía traducida al inglés (Scrambler Books, 2012, en prensa), así como del relato Exhumación (Alpha Decay, 2010) escrito con Antonio J. Rodríguez. Adicta a las redes sociales, fotógrafa y traductora a ratos y antóloga de Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011, en prensa) y de VOMIT (El Gaviero Ediciones, 2012, en prensa). Mantiene un blog desde los quince años: www.lunamiguel.blogspot.com

poesía o verdad, por emily roberts.

06/06/2011

Pensamientos estériles (Cangrejo Pistolero, 2011) es el diario de Luna Miguel. Un querido diario del siglo XXI, mitad blog, mitad bloc de notas secretas. Qué está en la mente del poeta cuando no está escribiendo. Qué. ¿Es real lo que se escribe? ¿Es real lo que vemos? La poesía desmontada en todo su artificio: La poesía es vida insinuada. Después de tantos desastres, de tanto dolor, de esa "muerte de los afectos" de la que hablan hoy en día, al final parece que los que hoy tienen veinte años piensan en lo mismo que los que los tuvieron hace tiempo: miedo a amar demasiado, miedo a no ser amado. Como zombies o ciborgs de las redes sociales, qué más da. A través de la palabra feroz o incluso anestesiante, de la piel de plomo (No sé si hace frío. // No sé qué es lo que duele.) Identificar el dolor como un ente ajeno a nosotros mismos. Escribir sobre sexo, sobre muerte: hoy en día ya no quedan más tabús que los no-tabúes. Y es el amor. (Me aterra mi corazón, // lo odio porque es tierno / y terco.) Y es la juventud como deseo y muerte: muerte de la infancia, muerte anunciada, también, de lo que viene luego (Menos mal que la vida / no dura tanto / como de niños pensábamos). Un poema largo y continuado, como la vida. Un poema largo dividido en partes: pequeñas escenas, como la vida. La vida: la infancia, la muerte, y entre medias, el amor: otro tipo de muerte pálida, la llevada a cabo por el asesino. (Todas las citas en cursiva pertenecen a Pensamientos estériles)

Diario de una poeta recién contaminada. PENSAMIENTOS ESTÉRILES, de Luna Miguel

27/05/2011

Luna Miguel acaba de publicar Pensamientos estériles, un diario poético con el que cumple veinte años e inicia la conquista del mundo adulto a través de temas como el sexo, el amor, la muerte o Dios. Javier Gato. Pensamientos estériles, o el diario de la niña que acaba de dejar de serlo. ?Deshazte, / pureza?, conjura Luna Miguel desde la ineluctable imperfección del poema al cumplir los veinte años. Y en ese instante, cae en picado sobre ella una bandada de sombrías aves que anuncian un nuevo ciclo vital: el amor, la muerte, Dios... y sobre todo, la poesía. La princesita durmiente escapa de la torre de su infancia y emprende en un autobús nocturno, o en el vagón de un tren de cercanías, la conquista de Madrizentro y con él, la conquista del mundo adulto. Un mundo que se le manifiesta en conflicto, un mundo que sangra. Como su cuerpo, que empieza a destilar una vida que da vértigo, porque se halla indisolublemente unida a la muerte. Del mismo modo que en Poetry is not dead la serie de los ?Notturnos? refleja una ciudad fantasmagórica a la luz de los ojos de la poeta, dentro de la mejor tradición decadentista, este es un diario amortajado, teñido del presentimiento de finitud, de la caducidad de las cosas. Este presentimiento envuelve espesamente incluso las pulsiones sexuales, dado que el amante en ocasiones es visto como un asesino. Yo diría, más bien, que el amante es el asesino de la inocencia primigenia de la poeta, el Orfeo que conduce a Eurídice por un camino de sombras hacia la luz de una nueva existencia. O mejor aún, el Virgilio que acompaña a esta hija de Dante por el abismo del autoconocimiento. Porque este diario es, sobre todo, un diario acerca del despertar sexual. Acerca de la toma de conciencia de un nuevo cuerpo, desproporcionado e imperfecto como el poema, pero que es capaz como éste de llenar de vida todo lo que toca. ¿Por qué, entonces, hablar de lo estéril? ¿Por qué esa renuncia a ser fértil, aun en primavera? ¿Satánica rebeldía de una romántica? ¿Consecuencia de una indigestión del spleen de Rimbaud, de Félix Francisco Casanova, de la Alejandra Pizarnik que no quiso ir más que hasta el fondo? ¿Por qué ?el amor es estéril?? Pienso que esto se halla muy vinculado al miedo de la poeta ante una nueva esfera que la sobrepasa, a su inestabilidad en una esfera dominada por ?Cristo y la Política?: ?crueles mentiras?. Miedo al fatum que pesa sobre su hígado y su páncreas, pero también sobre toda la creación, sobre la vida de los poetas que adora. Así pues, renuncia a generar una vida que el Destino o Dios han de barrer, y por tanto, desafío al orden natural del universo. Sin embargo, la poeta no logra evitar que su cuerpo sea una fuente desbordante de sensualidad en medio de las inseguridades y del nihilismo. Brota la vida, del ?coño? o del corazón, da lo mismo: para Luna Miguel no hay zonas indignas en el cuerpo de una mujer, no palabras impropias para un poema que hable del amor sexual. Porque la poesía que defiende es una poesía que, como ella,?nazca de la nada? ?desnuda? y ?´ácida?. El poema ha de aflorar de la mente de la poeta como la sangre de una herida, de lo que se infiere una exigencia de visceralidad en la poética de Luna Miguel. Y la insinuación de utilidad, no desarrollada más en el libro pero que induce a pensar que la poeta busca la comunicación emotiva con el lector: ?Yo quiero que nuestra literatura sirva / / Yo quiero que nuestra literatura mate?. Y por encima de los cuerpos unidos en la misma ceremonia de hace milenios, Dios. Un Dios que la poeta se niega a vislumbrar y al que repudia quizá por verlo responsable de la esterilidad del mundo, pero que presiente sin duda. Menos mal que aparece de nuevo el amor para rescatarla de tan altas esferas ?y mata conmigo la grandilocuencia?. www.SevillaActualidad.com

Traducción al inglés de uno de los poemas de PENSAMIENTOS ESTÉRILES, de Luna Miguel.

08/05/2011

Don"t push my head Don"t push it deep inside Do you want to kill me? You don"t feel the gag like I do. You don"t feel the gag scratching my heart. You don"t feel the end of the world in the tip of the throat. Nor the suffocating curd. Nor the stinging curd. Not even this boundless pleasure of having me choked up. Translated into English: Julio Fuertes Tarín LUNA MIGUEL (b. Madrid, 1990). She"s a poet, journalist, and the author of several poetry books: Estar enfermo (2010), Poetry is not dead (2010), Pensamientos estériles (2011) and Bluebird and Other Tattoos, a selection of her poems translated into English by Jeremy Spencer (Scrambler Books, forthcoming, 2012). She has also written the short novel Exhumación (2010), together with her boyfriend, the narrator Antonio J. Rodríguez. Fuente: NOÖ Journal

LUNA Y PENSAMIENTOS

05/05/2011

Por Amalia G. Cátedra. Fotos: Araceli Martín Chicano. Luna Miguel grita. Afila con saña su pluma desde las entrañas de su generación y las suyas propias. Sus veinte años enhebran madurez y exaltación febril a partes iguales. Luna no sólo hace las veces de it girl (que también) para bloggers y pupilos literarios. A lo Allen Ginsberg ella abandera esa Generación X, a la que llaman perdida, desde el ámbito de la verborrea, la justificación del trabajo bien hecho y un interés exacerbado por todo cuanto le rodea. Si el pasado número de marzo te hablamos de ella como impulsora y cabeza pensante de Tenían Veinte Años y estaban locos, Pensamientos Estériles (El Cangejo Pistolero, 2011) es su nuevo poemario recientemente disponible y un nuevo motivo para estar en boca de todos. Pensamientos Estériles es? Un diario poético. Lo ilustra Laia Arqueros, lo prologa Gabriela Wierner y lo publica El Cangrejo Pistolero. Se trata de un diario donde priman las ideas estériles, esas que siempre dejamos fuera, en nuestros cuadernos. Sin embargo aquí cobran su sentido. Pensamientos Estériles es un estilo más depurado que el de Poetry is not dead, más íntimo y caliente. Con él creo que cierro una época. Está muy ligado a los otros dos poemarios. Las ilustraciones le dan mucha vida. Son fantásticas. ¿Quién hubiese sido Luna Miguel sin Virginia Woolf, Foster Wallace, Bukowski, Plath, Roberto Bolaño, Pizarnik, Valente o Dorothe Lasky? Sin ellos no sé qué sería. Supongo que es una hipótesis imposible, pues de una manera u otra hubiera accedido a ellos. Cada lector busca a su escritor de cabecera, lo hacemos inconscientemente, pero sabemos que lo encontraremos?Entre otros, encontré a Bukowski a los 11 años, a Dulce Chacón a los 12, encontré a Kerouac a los 13, a Vicente Aleixandre y a Nabokov a los 14, a Baudelaire y Valente a los 15, a Marcel Schwob y Dostoievski a los 16, a Louise Glück y a Enrique Vila-Matas a los 17, a Bolaño y Foster Wallace a los 18, a Beatriz Preciado y a Chantal Maillard a los 19? En su día pasaste por las de Lolita y Monelle? ¿En qué fase literaria-personal te encuentras en estos momentos? He pasado por muchas épocas y por muchas lecturas obsesivas, quizá ahora lo que me hipnotiza es la poesía norteamericana contemporánea: descubrir a Eileen Myles, Dorothea Lasky, Joshua Beckman, Kendra Grant Malone, Tao Lin? o recuperar lecturas como las de Sharon Olds o John Ashbery. Creo que podría decirse que me encuentro en una fase de búsqueda, interior y exterior. Busco nuevos autores que se alejen del panorama español que ya conozco o de los clásicos a los que siempre tendré acceso, así como nuevas formas para mi poesía. Tus padres son editores (El Gaviero Ediciones) y activos profesionales en el mundo literario. ¿Cómo es crecer y desenvolverse en un mundo tan fuertemente marcado por la literatura? Vivir en una casa llena de libros (estanterías llenas y nevera vacía: ley de padre y madre) fue una experiencia genial, casi privilegiada. Lo que he aprendido entre las paredes de esa casa en Almería, no tiene precio. Pedro y Ana me han enseñado mucho. Mi padre siempre ha sido muy exigente conmigo, aunque sigo cometiendo faltas de ortografía o errores que en tantas ocasiones me ha corregido. Ahora que dices esto, ¿cómo llevas convivir con las faltas de ortografía y escasez de valores tan adjudicadas a esta generación? ?He visto a la generación a la que pertenezco y apenas la soporto?. ?La he visto renegar de la literatura? (Poetry is not Dead, DVD Ediciones) son palabras tuyas. Detesto las faltas de ortografía y tener que pensar dos veces cómo se escribe una palabra, pero no puedo evitarlo, por eso, a no ser que se trate de un asesinato de la lengua, puedo perdonar esas faltas. Sin embargo lo que no perdono es ese pasotismo y esa falta de ambición que encuentro muchas veces entre mis propios compañeros de carrera. Una curiosidad, ¿de dónde viene tu obsesión por los pájaros como el que tienes tatuado en tu pecho? Me encantan los tatuajes. Cuando era pequeña, a veces me dibujaba ?de mayor? siendo una chica con pelo largo, vestidos morados y tatuajes en los brazos. La influencia de mis amigos o de mi padre me llevó a tatuarme una luna nada más cumplir los 18. Después un dibujo de Betty Blue, un ?infinite? pequeño, un ancla ?Sailor?s Grave? y un pájaro azul en el pecho. ?Hay un pájaro azul en mi corazón que quiere salir?, escribió Bukowski. ***Luna Miguel es colaboradora de Público y de la revista Quimera, La Voz de Almería, Vice, Shandy, Madriz, Gaceta Universitaria, H Magazine y Koult. Además autora de los poemarios Estar Enfermo (La Bella Varsovia, 2010) y Poetry is not Dead (DVD Ediciones, 2010) entre otros .

Autor: MIGUEL, LUNA

MIGUEL, LUNA

Luna Miguel (1990) estudia Periodismo en Madrid y colabora con el diario Público y la revista Quimera. Es autora de los poemarios Estar enfermo (La Bella Varsovia, 2010), Poetry is not dead (DVD, 2010), Pensamientos estériles (El Cangrejo Pistolero, 2011) y Bluebird and Other Tattoos una selección de su poesía traducida al inglés (Scrambler Books, 2012, en prensa); así como el relato Exhumación (Alpha Decay, 2010) escrito con Antonio J. Rodríguez. También es adicta a las redes sociales, fotógrafa y traductora a ratos, prologuista del diario de Félix Francisco Casanova (Demipage, 2010) y antóloga de Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011, en prensa). lunamiguel.blogspot.com