Buscador de libros

Busqueda avanzada
PUDRIDERO UNO: portada
  • N° páginas : 240
  • Medidas: 170 x 240 mm.
  • Peso: 920 gr
  • Encuadernación: Cartoné
Fichero adjunto Descargar Ficha Enviar Ficha

PUDRIDERO UNO RYAN,JOHNNY

Con este tomo da comienzo la odisea moderna del gore, una historia sin más excusa que la violencia macarra elevada a la máxima potencia.

Editorial:
Traductor:
Alberto García y César Sánchez
Colección:
GENERICA
Materias:
CIENCIA FICCION; COMIC Y NOVELA GRAFICA;
ISBN:
978-84-939772-2-1
EAN:
9788493977221
Precio:
19.23 €
Precio con IVA:
20.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

La profundidad de este Pudridero es similar a la que se puede alcanzar al hundir las manos en un cadáver caliente y su efecto es el mismo: una reacción visceral de repulsión y fascinación morbosa. En esta novela gráfica que conjuga elementos del manga más grotesco con la ciencia ficción de vanguardia, Johnny Ryan se desboca por el camino de la pulsión adolescente hormonada e hiperviolenta dibujando un combate inacabable de lucha libre a muerte en un planeta yermo, un videojuego sangriento donde resulta difícil decidir si cada nuevo oponente es más peligroso o más repugnante. Ryan es, en definitiva, un niño jugando a las peleas con sus muñecos y quedándose con sus miembros mutilados entre las manos.

Autor: Ryan, Johnny

Ryan, Johnny

Johnny Ryan (Boston, 1970) es uno de los autores del panorama alternativo estadounidense más reputados y repugnantes. Sus estudios universitarios de literatura inglesa le sirvieron en gran medida para deletrear sin errores los nombres de las enfermedades venéreas y los distintos tipos de fluidos emitidos por el cuerpo humano. Hacia mediados de los años 90 comenzó a publicar por su cuenta y riesgo el cómic Juventud cabreada, donde destilaba la incorrección política más hiriente y un grafismo tan explícito como vomitivo, siempre a desenvolviéndose en el ámbito de la historia corta y la viñeta de humor gráfico. En 2009 el dibujante dio un golpe de timón creando Pudridero (Prison Pit), una serie de novelas gráficas que suponen un salto cualitativo en su producción, tanto por su evolución gráfica como por el cambio de tercio narrativo y la mutación en el tono. Pudridero provoca de todo menos risa, aunque al cerrar sus páginas no se pueda evitar la sensación de haber asistido a una gran broma.