Buscador de libros

Busqueda avanzada
El sueño de los hipopótamos: portada
  • N° páginas : 168
  • Medidas: 130 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Otros
Descargar Ficha Enviar Ficha

El sueño de los hipopótamos OVIEDO GONZALEZ,ALEX

15 de noviembre en Casa del Libro de Bilbao

Editorial:
Ilustrador:
Olga Zulueta
Colección:
NARRATIVA
Materias:
NARRATIVA AUTORES ESPAÑOLES; RELATOS;
ISBN:
978-84-939317-1-1
EAN:
9788493931711
Precio:
13.46 €
Precio con IVA:
14.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Dividido en dos partes claramente direfenciadas, ?Noche clara? y ?Noche azul?, en la primera Alex Oviedo juega con relatos de corte y extensión más tradicional, en los que se habla del acoso laboral, el terrorismo o la fantasía. En la segunda, en cambio, los relatos se hacen más breves, como aforismos que buscasen entender el porqué de las relaciones humanas. Todos ellos bajo la premisa de que en el agua los hipopótamos, al igual que un iceberg, sólo muestran una mínima parte de lo que son.

El libro en los medios

El sueño de los hipopótamos (Luke, febrero)

15/02/2012

Creo que tenemos entre las manos no un libro de relatos, sino dos en un mismo pack. El propio Alex los diferencia en "Noche clara" y "Noche azul". "Noche clara" y "Noche azul" se parecen en que tienen el mismo padre. Sin embargo, y como muchos hermanos, no se parecen demasiado, más allá del aire de familia del estilo. Y además, muchos de los relatos están dedicados a amigas y amigos del escritor, en una especie de complicidad que hace de esta obra algo probablemente muy personal. No sé lo que opinará el autor, pero para mí en "Noche clara" el cable que une los relatos es que los personajes son víctimas, víctimas de cosas diferentes, pero víctimas de algo en definitiva. Aparecen en este primer libro personajes incapaces de comunicarse y poder mantener así un amor o un deseo compartido o víctimas de un pasado que les conduce a actuar dirigidos, como en el teatro, o del acoso laboral sin asomo de rebeldía o víctimas de la soledad no deseada. También víctimas de la patria, de una militancia desazonante o de una no menos desazonante realidad. A veces, las víctimas no se rebelan o se rebelan tarde y con exceso, como el resentido niño objeto de burlas en la escuela, o simplemente se quedan de un aire, como el guarda que víctima de su inexperiencia cree ver lo que no hay en el ingenioso relato "La mirada de Puppy" que se presenta en versión texto y cómic. Y uno termina la lectura de este primer libro inquieto, porque a la añoranza de la juventud, a la tristeza de la ausencia, a la soledad o a la incomunicación les pasa como a los ambientadores, que se perciben al entrar a un local o cuando su exceso los hace ineludibles. Inquieto porque teniendo los personajes perfiles muy marcados, de arista viva, no resultan ajenos o incluso pueden resultar muy cercanos. A diferencia de en "Noche clara", creo que en "Noche azul" el cable que une a los relatos es la pérdida, no siempre de algo que se tuvo, sino a menudo de algo que se aspira conseguir. Son casi cuarenta relatos breves, algunos hasta micro-relatos, que rezuman la desesperanza por pérdidas como la de la autoestima profesional, el amor, el sentido de la existencia, seres queridos e incluso de la vida. En "Noche azul", como en la vida, la pérdida suele venir acompañada de sentimientos, como la incertidumbre sobre el futuro, el miedo a la soledad, la añoranza de los que se fueron, la tristeza de las despedidas, el dolor del desamor o la resignación ante la muerte. Los personajes de "Noche azul" son buscadores que casi nunca encuentran lo buscado; a veces sus objetos de deseo son elementos míticos que se ansían con absurda determinación y otras un amor que precisa de una comunicación que los protagonistas son incapaces de mantener. En otros casos, sin embargo, un funerario supera el duelo de enterrar muertos fabricando pasados a los vivos o a otro lo declaran loco por pasear con un sombrero panamá lazando piropos graciosos (como "he conocido puertos de montaña que me han provocado menos mareos que usted"). La desesperanza se trata a veces con humor negro o con ironía, o incluso se diluye en el recuerdo de un beso, lo que la hace más digerible, menos trascendente, más cotidiana. En resumen, en "Noche azul" Alex nos viene a decir que en la vida, como en las recetas de cocina, para alcanzar la felicidad, y por mucho que tengamos buen fuego, conviene que no falten los ingredientes básicos de nuestra particular receta para conseguirla. La lectura de "Noche azul" me dejó un sentimiento de tranquila melancolía. Me dije: efectivamente, el mundo está jodido y vivirlo no es fácil, pero lo esencial es que te importe, que no te resulte indiferente ser o no feliz y poner los medios para conseguirlo. "Noche clara" y "Noche azul" no son dos libros sino uno. Los hipopótamos ocultan nueve décimas partes de su cuerpo; los personajes del libro, como he tratado de decir, no comunican y, por lo tanto, van viviendo en su medio sin un contacto real con los demás, como alguien que casi siempre escondiera sus manos en los bolsillos. No se entregan a sus pasiones, se dejan llevar como si sus vidas fueran toboganes y no tuvieran más alternativa que deslizarse hacia el suelo. Y ahora viene vuestro turno. Como dicen los franceses, podéis disparar contra el pianista.

El sueño de los hipopótamos (Pérgola, febrero)

03/02/2012

El escritor bilbaino Alex Oviedo, colaborador habitual de este suplemento, publica su última obra bajo el sello Libros de Pizarra y en un formato no demasiado habitual. Se trata de un volumen de relatos, algunos microrrelatos, que van acompañados por las ilustraciones de la artista Olga Zulueta, todas ellas en blanco y negro. Se incluye además una historia que se presenta en dos formatos: en su versión relato y como un cómic, cuyos dibujos están firmados por Alain M. Urrutia, diseñador de la sugerente portada como ya lo fue de la de la entrega anterior de Oviedo, Las hermanas Alba. La ilustración de portada incide en el título y en la idea de los relatos: de los hipopótamos, cuando descansan en el agua, solo vemos una pequeña parte, como ocurre con los icebergs, que se lo digan al Titanic. Y lo mismo sucede con estas historias, las palabras solo reflejan una parte del todo y el resto hay que intuirlo por el tono, a veces humorístico, otras nostálgico, y otras directamente triste. Las píldoras literarias de Oviedo se dividen, además, en dos tomas. Noche clara, con relatos y temas de corte más tradicional, y Noche oscura, con piezas más breves que investigan en las relaciones humanas.

Autor: Oviedo González, Alex

Oviedo González, Alex

Nacido en Bilbao en 1968, colabora en el suplemento cultural ?Pérgola? del periódico municipal Bilbao. Desde 2007 lleva el blog literario www.escritoresvascos.com. Ha publicado las novelas Hektorren agenda (2001), El unicornio azul (2005) y Las hermanas Alba (2009).