Buscador de libros

Busqueda avanzada
El testamento de un bromista: portada
  • N° páginas : 96
  • Medidas: 135 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

El testamento de un bromista VALLES,JULES

«El testamento de un bromista es un libro tan limpio, insumiso, inteligente, honesto, desolador y divertido que merecería ser un best seller.» Javier Cercas, El País

Editorial:
Traductor:
Rivera, Luis Eduardo
Colección:
LARGO RECORRIDO
Materias:
CLASICOS EXTRANJEROS TRADUCIDOS;
ISBN:
978-84-16291-35-9
EAN:
9788416291359
Precio:
11.54 €
Precio con IVA:
12.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Una novela de irónica crueldad y lúcidez, sobre la infancia en la Francia del siglo XIX. Tan violenta como lírica, cuenta una infancia parecida a la del propio autor con una profundidad de observación y una precisión en el análisis magistrales. El protagonista crece «con la sorda rebeldía del niño oprimido por la educación y la enseñanza», pero nos hace sonreír tanto como nos conmueve. Una novela sobre la infancia en tiempos duros para la infancia: crueldad y ternura, sensibilidad y dureza. Colegios, internados, profesores y padres despóticos en la Francia del XIX, tras la Revolución. Michel Tournier escribió: «Uno es vallesiano por el mismo motivo por el que es stendhaliano: por amor al hombre, al hombre de bien, antes incluso que por la admiración que nos despiertan sus escritos».

El libro en los medios

Autor: Vallès, Jules

Vallès, Jules

(Francia 1832-1885)) tuvo una infancia desgraciada, que recreó en este El testamento de un bromista. Desde joven fue consciente de los problemas de los pobres y de lo que llamó «la servidumbre del hambre». Frecuentó grupos revolucionarios mientras estudiaba Derecho y trabajó como periodista, fundando entre otros el famoso diario crítico Le Cri du peuple. En 1871, en medio de la guerra franco-prusiana, se produjo la insurrección popular en las calles de París: Vallès se convertiría en uno de sus cabecillas. Murió en 1885 y sesenta mil obreros acompañaron su ataúd al grito de «¡Viva la Comuna!».

Libros relacionados