Buscador de libros

Busqueda avanzada
TOROS, VERBENAS Y OTRAS FIESTAS POPULARES: portada
  • N° páginas : 152
  • Medidas: 170 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

TOROS, VERBENAS Y OTRAS FIESTAS POPULARES JOVELLANOS,GASPAR MELCHOR

Conmemoración del bicentenario de la muerte de Jovellanos

Editorial:
Ilustrador:
Fracisco de Goya
Colección:
NARRATIVA DE CORDELIA
Materias:
ENSAYO; TEMAS ESPAÑOLES; HISTORIA DE ESPAÑA;
ISBN:
978-84-938913-9-8
EAN:
9788493891398
Precio:
13.94 €
Precio con IVA:
14.50 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

A solicitud de la Real Academia de la Historia, Gaspar Melchor de Jovellanos realizó un informe sobre los juegos, espectáculos y diversiones públicas frecuentes en las provincias españolas, que sería hecho público en verano de 1796. Ahora, doscientos años después de la muerte de su autor, el texto continúa sorprendiendo por su vigencia en asuntos como la necesidad de utilizar el teatro ?léase ahora la televisión? como herramienta educativa, lo que obligaría a quitar todas las obras en cartel. Y las críticas a los espectáculos taurinos, prohibidos por orden real en la época de Jovellanos, asunto que ya por entonces dividía a la población.

Autor: JOVELLANOS, Gaspar Melchor

JOVELLANOS, Gaspar Melchor

Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 1744 - Puerto de Vega, Navia, 1811) es el representante más genuino de la Ilustración española. Hombre culto, abierto, fecundo y ejemplar, siempre se caracterizó por su hondo patriotismo y gran preocupación por los distintos problemas de España, lo que le llevó a intentar reformar las instituciones y costumbres de su época. Tras estudiar filosofía y leyes, en 1767 ocupa la plaza de magistrado de la Real Audiencia de Sevilla y toma contacto con destacados ilustrados. Once años después logra el traslado a la Sala de Alcaldes de Casa y Corte en Madrid. En la capital de España ingresa en la tertulia de Campomanes, fiscal del Consejo de Castilla, quien le encomienda distintos trabajos que dan muestra de la solvencia de Jovellanos para los asuntos económicos. Plenamente integrado en la vida cultural madrileña, fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando (1780) y de la Real Academia Española (1781). Tras la muerte de Carlos III su suerte cambia: es apartado de la Corte con el pretexto de un cargo en Asturias hasta que en 1797 Godoy le nombra ministro de Justicia, aunque cuatro años más tarde lo detiene y deporta a Mallorca acusado de hereje. Será liberado en 1808, tras la invasión francesa, por José Bonaparte, que le ofrece un nuevo cargo de ministro. Jovellanos, aquejado de graves problemas de salud, rechaza la oferta y se pone al lado de quienes se levantaron contra las tropas de Napoleón.