Buscador de libros

Busqueda avanzada
UN HOMBRE QUE SE VA: portada
  • N° páginas : 654
  • Medidas: 170 x 240 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

UN HOMBRE QUE SE VA ZAMACOIS,EDUARDO

«Me han gustado las mujeres, los viajes y los libros; los tres grandes recursos de que el hombre dispone para evadirse, incluso de sí mismo» (Eduardo Zamacois)

Colección:
BIBLIOTECA DEL EXILIO
Materias:
BIOGRAFIAS AUTOBIOGRAFIAS Y MEMORIAS;
ISBN:
978-84-8472-608-1
EAN:
9788484726081
Precio:
28.85 €
Precio con IVA:
30.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Nadie mejor situado que Zamacois (Pinar del Río, Cuba, 1873-Buenos Aires, Argentina,1971)para darnos una crónica histórica, sociológica y literaria del siglo que le tocó vivir porque estuvo en el centro, como testigo y como protagonista,de muchos de los acontecimientos más significativos de su tiempo. Regeneracionismo, modernismo, periodismo combativo de entresiglos, II República y Guerra Civil son teselas con las que Zamacois tejió su rica vida.

El libro en los medios

"Un hombre que se va..., memoria y picaresca de Eduardo Zamacois"

06/06/2011

"Una vida, cien novelas" (La Nueva España, 3 junio)

"Un hombre que se va", de Eduardo Zamacois (Editorial Renacimiento)

15/03/2011

"El patriarca fundador de la novela erótica española. Uno de los escritores españoles más prolíficos y olvidados del siglo XX". (Blog Una temporada en el infierno, 13 marzo)

Autor: ZAMACOIS, EDUARDO

Pinar del Río, Cuba, 1876 -Buenos Aires, 1971) Novelista español. A los cuatro años se trasladó con su familia a Bruselas y luego a París. Adolescente aún, pasó a Sevilla y más tarde a Madrid, donde frecuentó la Universidad. Abandonados los estudios, se dedicó al periodismo y la literatura. A los diez y ocho años publicó su primera novela, La enferma, y a continuación Punto negro. Volvió a Paris donde trabajó en las editoriales de Garnier y de Bouret. Establecido en Barcelona, dirigió la revista Vida Galante; pasó a Madrid y allí fundó El Cuento Semanal y Los Contemporáneos, publicaciones que alcanzaron gran difusión. En 1910 marchó a América, donde recorrió diversas repúblicas. Volvió a España en 1912 y al estallar la Guerra Europea marchó a París como corresponsal de La Tribuna. En 1917 volvió a Hispanoamérica donde dio una serie de conferencias, que luego continuó en el norte de África y Europa. De nuevo en España permaneció en Madrid hasta el final de la guerra civil; en 1939 se trasladó a París y de allí a México y después a los Estados Unidos y Argentina.