Buscador de libros

Busqueda avanzada
Un soviético en la Catedral: portada
  • N° páginas : 100
  • Medidas: 110 x 150 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Un soviético en la Catedral RODRIGALVAREZ,EDUARDO

Libro de la colección Hooligans Ilustrados sobre el histórico Athletic de Bilbao

Editorial:
Ilustrador:
Artur Galocha y Lino Escurís
Colección:
HOOLIGANS ILUSTRADOS
Materias:
DEPORTES;
ISBN:
978-84-16001-24-8
EAN:
9788416001248
Precio:
7.69 €
Precio con IVA:
8.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Los ochenta eran años difíciles. La reconversión industrial estaba dejando en cueros a Bizkaia, se sucedían las huelgas y los enfrentamientos de los trabajadores con la policía. En las dos temporadas que el Athletic sacó la gabarra, ETA había asesinado a 117 personas (secuestros, extorsiones, amenazas y atentados fallidos aparte). Eran malos tiempos para todos, y también para la lírica y la épica del fútbol. Pero es cierto que el Athletic era como un alto en el camino, lo que cada uno interpretó a su manera.

El libro en los medios

"Días de herrumbre y fútbol" (Un soviético en la catedral, en Aux Magazine)

06/02/2015

El escritor y periodista Eduardo Rodrigálvarez presenta el libro “Un soviético en la Catedral”, trabajo que hace un repaso sobre los convulsos años 80 en Bizkaia, tiempos complicados para todos pero en los que toda la épica que puede generar el rey de los deportes se concentraba en los triunfos del Athletic de Bilbao.

Autor: Rodrigálvarez, Eduardo

Rodrigálvarez, Eduardo

Eduardo Rodrigálvarez (Bilbao, 1955) quiso ser futbolista zurdo del Athletic, pero no pasó de diestro peleón en la SD Begoña, cuya zamarra aún conserva, con sus costurones y remiendos y el ocho a la espalda. Ha trabajado en La Hoja del Lunes, Deia, Noticiero Universal de Barcelona, y Periódico de Catalunya. Desde hace siglos escribe en la sección de deportes de El País, donde narra el fútbol norteño desde Pamplona a Santander, pasando por San Sebastián (¡y ahora Eibar!), cumpliendo así con las aspiraciones geográficas del Gran Bilbao.