Buscador de libros

Busqueda avanzada
VICIO-VERTEDERO + CD: portada
  • N° páginas : 34
  • Medidas: 140 x 170 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Cartoné
Descargar Ficha Enviar Ficha

VICIO-VERTEDERO + CD BAZAN,FERNANDO

Primer título de la nueva colección Libro -Disco de Cangrejo Pistolero Ediciones. Poemas de Fernando Bazán, alias Vicio, llenos de melancolía oscura y una inocente ironía. Incluye disco. Todos los temas del disco han sido grabados, mezclados y masterizados en Grabaciones Míticas, Barcelona. Producido por Charly Chicago, asistido por Febe Esquerra. Y con la colaboración musical de Carlos Ann, Mariona Aupí y Zhanna

Editorial:
Colección:
DISCOS
Materias:
POESIA Y TEATRO;
ISBN:
978-84-938086-5-5
EAN:
9788493808655
Precio:
14.42 €
Precio con IVA:
15.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

La vida te atropella como un tren, te devuelve tu imagen rebotada del espejo, desfigurada, salpicada de lágrimas y risas. Escupida. VERTEDERO es una forma de entender la vida, es una manera de ?VER-TE?. Es un microscopio observando un bicho disecado. Un escaparate del momento presente. Un intento de quitarnos la máscara y de desnudar a esta sociedad imperfecta vista por los ojos de mi hermano. Sangrante, hiriente, diferente.

El libro en los medios

Fernando Bazán Gasch ha sido el ganador del primer premio Becarte 2011

30/11/2011

Fernando Bazán Gasch ha sido el ganador del primer premio Becarte 2011 30/11/2011 La Dirección Provincial del Instituto Andaluz (IAJ) de la Juventud ha dado a conocer a los ganadores de las becas de arte ?Becarte 2011?, cuyo primer premio ha recaído en el artista onubense Fernando Bazán Gasch con la obra ?Vicio vertedero performance?, de nuevas tendencias artísticas. El segundo premio ha sido para la artista malagueña Verónica Ruth Frías con la obra ?Super M? de Fotografía. Becarte 2011 es un programa que realiza el IAJ junto a la Fundación Cajasol. Cuenta con dos becas con una dotación económica de 1.500 y 1.000 euros en concepto de adquisición de una obra. El objetivo es fomentar proyectos artísticos de diferentes disciplinas como artes plásticas, escultura, fotografía, video arte, instalaciones o grabados. El jurado ha estado presidido por la coordinadora provincial del IAJ, Pastora López, y ha contado con la presencia del delegado de Cultura en Huelva, Ángel Romero, la directora del Museo de Huelva, Juana Bedia, el conservador del Museo de Huelva, Enrique Martín, el director de la Escuela de Arte León Ortega, Antonio García, el artista plástico Víctor Pulido, la técnica de la Fundación Cajasol Montemayor Rodríguez, la gestora cultural del Espacio Zona Joven, Teresa Suárez, y la jefa de Servicio de Juventud, Mercedes Villadeamigo, que ha actuado como secretaria del jurado. La convocatoria Becarte 2011 es la novena y se está afianzando cada año entre los jóvenes artistas andaluces y especialmente en los onubenses. Para esta edición se presentaron un total de 19 obras.

Doce poemas de soledad y una canción de odio. Sevilla Actualidad, por Javier Gato

08/05/2011

Fernando Bazán, "Vicio" (Huelva, 1986), ha publicado con Cangrejo Pistolero el libro-disco Vertedero, una colección de poemas en torno a la soledad y a la caída de los valores humanos. Apareció una noche cualquiera en un bar de Sevilla, rodeado de un ejército de ratas que se disputaban el secreto de su carne. Con el paso de los meses, su voz se empañó del quejido de la elegía, del canto fúnebre de una generacional santa compaña carente de esperanza. El poeta entonces cantó, y un aleteo de pájaros agoreros castañeteó en nuestras gargantas emponzoñadas de rock. Había nacido una estrella caída prematuramente al abismo: Fernando Bazán, ?Vicio? (Huelva, 1986). Vertedero es una peregrinatio vitae, una anti-odisea en la que el héroe avanza inevitablemente hacia su autodestrucción. Resulta interesante comparar este libro con Cartas desde mi celda, de Gustavo Adolfo Bécquer, en las cuales el poeta se comunica con sus lectores mientras pretende recobrar la salud en "mi escondido valle de Veruela"; sin embargo, Fernando Bazán sabe que su malestar es incurable, pues todas las ilusiones de una vida mejor, en la que primen el afecto y la humanidad, se han perdido. En lo que sí coinciden ambos poetas es en la amarga reflexión sobre cómo está cambiando el mundo -culturalmente en el caso de Bécquer y emocionalmente en el caso de Bazán- y sobre todo en el enclaustramiento, en el forzado encierro con uno mismo entre cuatro melancólicas paredes. El libro se inicia con una rotunda declaración: "Estoy harto de historias de redención". De este modo, el poeta anuncia ya desde el comienzo la derrota final, el fin del logos que decía Steiner, la caída de los metarrelatos y de la fe en el progreso. "Mi cabeza en su pared" expone, como en "Casa tomada" de Cortázar, la sensación de amenaza ante enemigos que no llegamos a identificar; me gusta relacionar esto con los "enemigos invisibles" que profetizaba la Escuela de Frankfurt y con la imposibilidad de conocer en nuestros tiempos los intrincados mecanismos que nos hacen "bajar la cabeza / y no alzar la voz", maquillados de democracia del bienestar fallido. Fallido porque el poeta se siente "disecado". Porque quiso ser ultrahombre nietzscheano, fugarse de la moral de rebaño y ser héroe, pero ha sido finalmente derrotado y marginado. El resultado de esta marginación es la misantropía, la total desconfianza en el ser humano: "Pudo ser cualquiera, / cualquiera de vosotros". La frase con la que Fernando Bazán inicia "Desde por la mañana" recuerda un poco al "acto surrealista más simple" del que hablaba André Breton, pero en este caso los tiros no han de ser arbitrarios, sino contra quien "dirige nuestras vidas". El poema es un letrero de cave canem a la entrada del cuarto de Fernando, la confesión de una descomunal rabia interior y de un deseo de subvertir todas las normas y de manchar lo hermoso (las "niñas de uniforme"), aunque "siempre con mucho cariño". Asistimos en este poema al último estertor vitalista del poeta, aunque sea de rabia: a partir de aquí, el campo semántico se hará cada vez más sombrío y angustioso. A continuación, "Mi ego" va esbozando el locus horribilis en que habremos de movernos durante toda la lectura, y con él la autoestima del yo poético se va diluyendo hasta desembocar en una estrofa que resume la poética del autor, una poética feísta, expresionista, nacida del dolor y de la desilusión, de "la sangre / de los pájaros que mueren en mi cabeza". Esta poética va a ser desarrollada más tarde en "Folios blancos", donde el proceso de escritura es descrito como un enfrentamiento cara a cara con el dolor y el asco, "a pecho descubierto" (aludiendo, indudablemente, a la desnudez y sinceridad brutal del estilo), y en el que cabe destacar cierta sinestesia al final del poema que reivindica la triple faceta artística del poeta, que además es músico y licenciado en Bellas Artes. La idea de la muerte hace su escalofriante aparición en "Las sirenas". La soledad y los miedos del poeta, unidos a recuerdos fúnebres en los que los cadáveres se confunden e identifican alarmantemente con la basura, lo llevan a un estado de desesperación, de desesperanzadora espera de la muerte. Junto a esta manifestación del thanatos, "Me gusta ver porno" muestra al eros completamente desdibujado por la depresión y la incomunicación. La pedagogía sexual que supone la pornografía se ha convertido para el poeta en ficción, pues la realidad no es otra que el forzoso enclaustramiento y la falta de afecto teñidos de caos. El poema termina con el deseo, muy schopenhaueriano, de anular la voluntad, causa de tantísimo sufrimiento. Consecuencia de esta anulación de la voluntad son los poemas "Saliva en el suelo", que es a lo que se ha quedado reducido el yo poético, y "Se pudre", en el que la desidia se ha consumado y el corazón del poeta agoniza, anegado en odio contra unas circunstancias que le han privado de calor humano y, posiblemente, odio también contra sí mismo. Antes de la fatídica derrota final, el poeta parece hacer testamento y nos ofrece dos poemas: "Folios blancos", que ya he comentado, y "Otro maldito viernes", que resume perfectamente el libro entero. La nevera vacía no es otra cosa que un símbolo de la propia alma del poeta, que confiesa estar enfermo y, al contrario que Bécquer desde su celda, no espera la recuperación: "y no hay remedio alguno", "No hay salida, / no hay futuro". El poema parece ser una epístola, una "carta desde su celda" dirigida a una amada, ausente o inexistente, sin la cual el poeta se está ahogando en amargura y convirtiendo en un monstruo (de ahí que se halle "disecado" en una galería). Es el último grito de auxilio desde el vertedero, pese a haber dicho al principio que ya no creía en "princesas desnudas". Este poema y la poética de "Folios blancos" son el testamento de veinticuatro años marcados por la soledad, la devaluación de la amistad y el fin del amor romántico. Las últimas páginas, sabiamente teñidas de negro en esta edición de Cangrejo Pistolero, son un réquiem a la muerte anunciada del poeta, del mismo modo que en El estudiante de Salamanca Félix de Montemar -qué romántico me resulta Fernando Bazán- asiste a su propio entierro. Junto con la esperanza, el juicio también se ha perdido: el poema "A los locos" repite dolorosamente, autodestructivamente, que a los locos "no se les puede tocar". Y junto con la ilusión, la poesía también muere en este libro: "Pájaros muertos", o esos poemas, esas ilusiones masacradas que ensucian las manos del poeta y siguen llenándole de una vida que ya no desea vivir. En esta edición se ha añadido al final del libro la canción "Odio", con la que Fernando Bazán empezó a ser conocido en sus recitales y conciertos. Sin embargo, esta canción es sólo eso, un añadido que no aporta nada a la perfectísima unidad temática y estructural que constituye el itinerario que traza el libro. Éste, realmente, termina con una post-data que informa, como todos los poemas a su modo, de la muerte del héroe. Crónica de una muerte anunciada a lo largo de un tremebundo viaje hacia la desesperación. Muerte teñida de un sarcasmo, de un descreimiento, que hiela la sangre.

En Huelva hay mucho VICIO

30/01/2011

Reseña de VICIO -VERTEDERO- de Fernando Bazán en Huelva Información.

"VICIO -VERTEDERO" llena la sala del Hotel París

27/01/2011

El joven onubense Fernando Bazán "Vicio" y su banda presentaron ayer su libro-disco en una original fusión de música y poesía.

Autor: BAZÁN, FERNANDO

BAZÁN, FERNANDO

FERNANDO BAZÁN, Vicio (del latín vitium, que significa "falta o defecto"): El Diccionario de la Lengua Española lo define como una "excesiva afición a algo, especialmente si es perjudicial", como una "mala costumbre". Se dice que nació en Huelva en 1986 y que sigue aprendiendo a tocar la guitarra desde los 12 años, además escribe y compone sus propias canciones que interpreta por las esquinas o en algunos bares donde se lo permiten, acompañado siempre por una guitarra acústica y en ocasiones una armónica. Como perfopoeta y músico Rock & Roll actúa en solitario o con banda. Además ha participado activamente como miembro de la Carolain Band en los dos Festivales de Perfopoesía de Sevilla, así como en otros eventos: Salvados por la Lírica y Pre Bienal de Jóvenes Creadores de Europa y el Mediterráneo (Sevilla), EDITA y Palabra Ibérica (Punta Umbría-Huelva), Encuentro de Poetas en Verde (Moguer- Huelva), Diversos (Córdoba), Vibrato Arte Sonoro y Experimental (Elche), etc.