Buscador de libros

Busqueda avanzada
VIDA: portada
  • N° páginas : 516
  • Medidas: 230 x 150 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Fichero adjunto
El editor no ha facilitado más datos

VIDA RICHARDS, KEITH

Se antojaba impensable que pudiera destilar sus memorias con tan feliz suerte. Dudo que pueda mejorarse lo presente. Keith no se calla nada. Divertido, chismoso, profano

Editorial:
Traductor:
Helena Álvarez de la Miyar
Colección:
MEMORIAS
Materias:
MUSICA;
ISBN:
978-84-9942-080-6
EAN:
9788499420806
Precio:
23.08 €
Precio con IVA:
24.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Asombrando a propios y extraños, Keith Richards ha escrito sus memorias: asombro porque ha podido (ya que a estas alturas nadie sospechaba que iba a conservar la vida o la lucidez suficiente para empuñar el teclado) y asombro porque ha querido (ya que los entes satánicos no suelen acudir al confesionario). El crítico Nick Kent compendia así su imagen en los años setenta: «Era el gran lord Byron; era un demente, era un depravado y era peligroso conocerlo». El aludido disiente con irónica sonrisa, otros insisten, y este libro viene a aclarar posibles malentendidos. Porque aquí se disipan varias nieblas (transfusiones, efusiones, agresiones, etc.) y se presentan finalmente los hechos que el foco de la leyenda había nublado: el uso y abuso de sustancias tonificantes o estupefacientes no adquiridas en farmacias; las variadas discrepancias con autoridades más o menos sanitarias; los encuentros, desencuentros y encontronazos con gendarmes de diferentes países; la empedernida coalición con Mick Jagger; los intermitentes, y a menudo explosivos, contubernios con personajes como Dylan, Lennon, Clapton, McCartney, Marley, Berry o Bowie, por citar a algunos de los más ruidosos; las afinidades electivas con sujetos de mucha cara o siniestra catadura; los amoríos pasajeros, las semanas de pasión y los dos amores contumaces (Anita Pallenberg y Patti Hansen); las extenuantes sesiones de grabación; la apacible vida rural en una mansión de Connecticut franqueados los umbrales de la senectud (aunque no de la madurez si consideramos las penúltimas inhalaciones); los cuentos contados por idiotas... Pero al final, más allá del ruido y la furia (que, como es de rigor, nada significan) emerge la música de los Rolling Stones, esa incesante banda sonora que acompaña nuestras convulsiones desde hace casi medio siglo.