Buscador de libros

Busqueda avanzada
Viernes: portada
  • N° páginas : 48
  • Medidas: 210 x 288 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Cartoné
Descargar Ficha Enviar Ficha

Viernes FREIRE / PADRON

Reinterpretación del clásico Robinson Crusoe desde la perspectiva del personaje de Viernes.

Editorial:
Ilustrador:
Dani Padrón
Colección:
SUSHI BOOKS CASTELLANO
Materias:
CLASICOS; LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL;
ISBN:
978-84-15920-04-5
EAN:
9788415920045
Precio:
15.38 €
Precio con IVA:
16.00 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

La obra permite acercarse a un título de la literatura clásica desde una óptica diferente, al situar como protagonista a un personaje secundario, haciendo hincapié en valores como la amistad y la igualdad y la convivencia entre distintas culturas.

Autor: Freire (castellano), Santiago

Freire (castellano), Santiago

Por mi tercer cumpleaños me llevaron a un sitio llamado escuela y en la mochila el cuaderno de Palau. Tardé en aprender a leer. Eso no lo quiero recordar. Pero sí recuerdo ser un seguidor incondicional de Fofó, el de los payasos de la tele. Pasé horas con la nariz pegada a la pantalla, hasta que mi madre se alarmó cuando choqué con la frente contra una puerta. Era miope. Ya con gafas, me hicieron cambiar a Fofó por Mark Twain. A partir de ahí decidí que mi vida sería tan ingeniosa, tan divertida y tan disparatada como la de Huckleberry Finn. Claro, fracasé. ¡Cómo pretender ser un trasto si llevaba colgados de la punta de la nariz unas considerables lupas de aumento! Leí cómics por identificarme con algún superhéroe. Sí, Superman las llevaba, pero se las quitaba para defender la Tierra de las invasiones extraterrestres. No me servía. Yo, en cuanto me quitaba las gafas iba a ciegas. Así que descubrí a “Rompetechos”, y decidí que sería igual que él, con un andar ensimismado, como si nada fuese ya conmigo y la vida un peligro constante con el que partirse. No me va nada, nada mal.

Autor: Padrón (castellano), Dani

Padrón (castellano), Dani

Al principio dibujaba por lo mismo que todos los niños, porque sí, porque los niños dibujan. Después empecé a dibujar (a calcar dibujos en la ventana) para poder tener en casa a Son Goku, a Batman, a Mortadelo o a Oliver y a Benji sin que ocupasen demasiado. Más tarde dibujé porque, por algún motivo que desconozco, también quería tener en casa a mis profesores, a casi todos, guardados en una carpeta. Y ahora que ya he hecho muchos para mí, lo que intento es que sean otros los que tengan mis dibujos en sus casas. Y que les gusten.