Buscador de libros

Busqueda avanzada
Memorias del Rey Sol: portada
  • N° páginas : 280
  • Medidas: 150 x 210 mm.
  • Peso: gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

Memorias del Rey Sol LUIS XIV DE FRANCIA

Un extraordinario documento acerca del absolutismo y de cómo un rey puede llegar a gobernar sin ayuda alguna.

Colección:
BIBLIOTECA DE LA MEMORIA
Materias:
CLASICOS EXTRANJEROS TRADUCIDOS;
ISBN:
978-84-17550-32-5
EAN:
9788417550325
Precio:
19.13 €
Precio con IVA:
19.90 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Estas famosas memorias de Luis XIV, que suelen titularse en francés Mémoires pour l’instruction du Dauphin, constituyen un extraordinario documento acerca del absolutismo y de cómo un rey (especialmente en Francia y en siglo XVII y, sobre todo, llamándose Luis XIV) puede llegar a gobernar sin ayuda alguna, de cómo se puede por tanto aprender el arte de reinar y el oficio de rey. Durante mucho tiempo fue puesto en duda que este libro hubiera sido escrito por el Rey Sol y no por gente a su servicio, pero entre los historiadores franceses actuales existe un cierto consenso en que estas memorias, a menudo reeditadas, se deben realmente a la mano de Luis XIV. Para nuestro empeño, rescatamos la traducción de Pedro López Ferret publicada por la editorial Atlántida en 1942.

El libro en los medios

Memorias del Rey Sol (editorial Renacimiento) - RNE, 26.12.2018

26/12/2018

En el programa "Grandes ciclos" se ocuparon de una de nuestras novedades: "Memorias del Rey Sol", un extraordinario documento acerca del absolutismo y de cómo un rey puede llegar a gobernar sin ayuda alguna. Podéis recuperar sus palabras aquí:

Autor: Luis XIV de Francia

Luis XIV, uno de los más destacados reyes de la historia francesa, consiguió crear un régimen absolutista y centralizado, hasta el punto que su reinado es considerado el prototipo de la monarquía absoluta en Europa. La frase L'État, c'est moi («El Estado soy yo») se le atribuye frecuentemente, aunque los historiadores la consideran una imprecisión histórica, ya que es más probable que dicha frase fuera forjada por sus enemigos políticos para resaltar la visión estereotipada del absolutismo político que Luis XIV representaba.