Buscador de libros

Busqueda avanzada
El prado de Rosinka: portada

Web Libro [Ver]

Primer capítulo / Extracto [Ver]

  • N° páginas : 232
  • Medidas: 130 x 200 mm.
  • Peso: 328 gr
  • Encuadernación: Rústica
Descargar Ficha Enviar Ficha

El prado de Rosinka PAUSEWANG,GUDRUN

Un auténtico clásico de la literatura alemana, monumento de la literatura autoficcional, en el que Gudrun Pausewang proclama la necesidad de volver a la naturaleza.

Editorial:
Traductor:
Consuelo Rubio Alcover
Colección:
IMPEDIMENTA
Materias:
NARRATIVA AUTORES EXTRANJEROS;
ISBN:
978-84-17115-37-1
EAN:
9788417115371
Precio:
19.18 €
Precio con IVA:
19.95 €

¿Quieres comprar este libro? Busca tu librería más cercana

 

Sinopsis

Elfriede, una anciana octogenaria, recibe la carta de su sobrino, un joven que está decidido a dar el salto a la vida autogestionada, renunciando a las reglas de un sistema con el que no se identifica. Así comienza una entrañable relación epistolar, en la que Elfriede le relatará su experiencia en Rosinkawiese, un pueblecito en los Sudetes donde su marido y ella emprendieron, en plenos años veinte, el utópico sueño de vivir y dejar vivir, respetando la naturaleza y dejándose abrazar por el calor de la comunidad. Un proyecto hermoso e inspirador que, sin embargo, implicó también grandes dosis de sacrificio y dolor. El prado de Rosinka constituye una oda al amor por la naturaleza, un alegato a favor de una vida alternativa, tranquila y ajena a la superficialidad moderna.

El libro en los medios

Oda al amor por la naturaleza: «El prado de Rosinka» - El Correo Gallego

10/07/2018

La editorial Impedimenta acaba de reeditar «El prado de Rosinka», un clásico de la literatura alemana escrito por la novelista Gudrun Pausewang. Este relato es una oda al amor por la naturaleza, un alegato a favor de una vida alternativa, ajena a la superficialidad de la vida moderna, y un sincero relato que aboga por retornar al origen y emprender, esta vez de forma distinta, la búsqueda de la felicidad. Pausewang reclama alvue.ta al origen del ecologismo y la vida autogestionada.

Descargar

Cómo enganchar escribiendo de naturaleza (y vender muchos libros) - El Asombrario & co.

01/05/2018

La novelista, cuentista, poeta y traductora Pilar Adón es además licenciada en Derecho con una especialidad en Derecho Ambiental. Cuenta que la primera idea de la editorial Impedimenta fue “recuperar clásicos contemporáneos”. “El catálogo de una editorial es la obra de un editor y nosotros hacemos una depuración previa muy importante”. “Respecto a los temas de medioambiente y naturaleza, aunque no son una prioridad para la editorial, sí existe una búsqueda constante; en primer lugar, porque es algo que a mí me interesa muchísimo“, explicó Adón. “Es cierto que mi mundo natural es el literario, pero a veces me gusta mezclarlo con mi otra pasión que es el medioambiente. Y de esa búsqueda han salido libros absolutamente maravillosos como »Oso», de Marian Engel, que es una delicada parábola de la vuelta a la naturaleza. Un libro transgresor que narra la historia de amor entre una bibliotecaria y un oso“. En su catálogo figura además un clásico, «El árbol», de John Fowles. Y entre sus novedades, «El prado de Rosinka», de Gudrun Pausewang.

«El prado de Rosinka»: la edificación de una vida alternativa - La Huella Digital

29/04/2018

La editorial Impedimenta ha publicado recientemente El prado de Rosinka. Una vida alternativa en los años veinte, el primer título de la trilogía de Gudrun Pausewang, cuya segunda y tercera parte ya estoy deseando leer. He de confesar que desconocía por completo a esta escritora y que el prólogo de Consuelo Rubio Alcover, que también traduce este volumen, no solo me la descubrió, sino que originó en mí un profundo interés por su obra. Me sorprendió la actualidad de su planteamiento y cómo, a día de hoy, debatimos sobre los mismos problemas, sin encontrar una solución efectiva.

Ideales, compromiso y otras viejas monsergas - El Correo de Andalucía

15/04/2018

El prado de Rosinka, de la alemana Gudrun Pausewang, forma parte de esa breve estirpe de libros en los que uno se bate el cobre como lector no por su dificultad –inexistente–, sino por sus efectos; de esos que lo sacuden, conmueven e interrogan, que lo ponen frente al paredón de sus propias verdades, con perdón por la cursilería, a la espera del tiro o del indulto. Publicado en España por Impedimenta, su traductora y prologuista, Consuelo Rubio Alcover, lo presenta como una obra «especial» y «entrañable», hasta donde esta palabra no esté contaminada por la ñoñería.

El prado de Rosinka - ACE Prensa

04/04/2018

Gudrun Pausewang es el seudónimo de Gudrun Wicke (Wichstadtl, 1928), escritora alemana que, tras licenciarse en Pedagogía, se trasladó a Latinoamérica, donde comenzó su andadura literaria para regresar años después a Alemania. En sus obras destacan temáticas relacionadas con el Tercer Mundo, la protección del medio ambiente, la paz y la justicia social. La autora, antibelicista y ambientalista, despliega sus inquietudes en El prado de Rosinka, publicada en 1980, que forma parte de una tetralogía con rasgos autobiográficos.

Descargar

«El prado de Rosinka» - Sonograma Magazine

29/03/2018

Después de leer el libro, uno se siente maravillado por la narración literaria y por la reflexión sosegada y agradecida que la autora siente por la naturaleza, a pesar de las enormes dificultades y calamidades que esto comporta. Ni una pizca de resentimiento.

12 autobiografías y adictivos diarios que debes leer - ELLE

26/03/2018

Hace 100 años, había otra manera de hacer algunas cosas. Y, aunque nos cueste creerlo en esta existencia llena de tecnología y adelantos, tenemos mucho que aprender de esa "vieja" manera. Las memorias de la escritora alemana Gudrun Pausewang, en forma epistolar y puestas en la voz de su madre, se desarrollan en los años en los que su familia se mudó a un prado en los Sudetes y se construyó su propia cabaña. Era una vida alternativa, autogestionada, en medio del bosque, respetuosa con el entorno, que terminó abruptamente con la llegada de la Segunda Guerra Mundial.

‘El prado de Rosinka’, la utopía de la vuelta a la naturaleza y la autogestión - El Asombrario

18/03/2018

‘El prado de Rosinka’, de la escritora alemana Gudrum Pausewang, que acaba de editar Impedimenta, nos narra a través de cartas la experiencia única que llevaron a cabo sus padres cuando en los años veinte decidieron retirarse al campo, a la Bohemia Oriental, y probar una vida en la naturaleza y de autogestión, como rechazo al progreso desmedido y a la hipocresía de la burguesía. Un avance del neorruralismo que hoy en día sigue sin perder un ápice de interés, por el desprecio con que seguimos tratando a la naturaleza y al mundo rural.

Una austera vida en medio de la naturaleza junto a una charca - letras en vena

06/03/2018

En El prado de Rosinka Gudrun Pausewang nos habla de la vida austera en el campo, que no es aquello que yo veía de pequeña reflejado en la gente que venía del pueblo a su casa de recreo de los fines de semana, no es eso, es la vida que la gente humilde sin otro habitáculo decide emprender en el campo con un trozo de tierra que siembra y se procura unos cuantos animales para no depender de otros y poder comer de su propio esfuerzo. Mis abuelos fueron de aquellos hombres. Recuerdo las fotografías de la infancia de mi padre, sólo hay una sesión, el fotógrafo pasaba por las casas y ofrecía sus servicios a las familias. Con una sábana de fondo posaban los doce hijos y el matrimonio. Ropa humilde y caras curtidas por el sol del trabajo en la tierra. Después los hijos mantuvieron el fondo pero no la forma, tuvieron su casa en el campo, pero trabajaban en otra cosa para mantener y procurarse otros lujos que la tierra por sí sola no podía dar. Trabajar sólo de la tierra les hacía temer por el futuro de sus mujeres e hijos.

Cómo eran las comunas en España - Yorokobu

06/03/2018

En este sentido, la literatura sigue brindándonos entre sus novedades perspectivas que rondan la idea de vidas alternativas. Una se quiere lanzar a vivir al campo cuando lee El prado de Rosinka (Impedimenta, 2017), de Gudrun Pausewang, y se pregunta cuán mayor sería la dificultad de afrontar ese éxodo: si entonces, en los años 20, cuando la técnica estaba mucho menos avanzada y eso dificultaba cualquier trabajo y la vida en general (desde la falta de materiales para calentar la casa hasta instrumentos para trabajar la tierra), o ahora, que dependemos tanto de la tecnología que nos incapacita para vislumbrar una vida sin ella y sus ventajas, o distracciones.

La búsqueda de lo esencial en la naturaleza - Pérgola

03/03/2018

A principios de los años veinte, los padres de Gudrun Pausenwang buscaron una vida alternativa en los bosques y para ello escogieron un pedazo de tierra pantanosa, situada en el corazón de los Sud-etes, que los lugareños conocían como El prado de Rosinka.

Descargar

“El Prado de Rosinka. Una Vida Alternativa en los Años Veinte”, de Gudrun Pausewang - Dime lo leído

01/03/2018

El libro que te sugiero hoy es una nueva joyita de la editorial Impedimenta. Un canto de amor a la vida alternativa escrito de forma epistolar.

Papá elige su propia aventura - Conde Nast Traveler

01/03/2018

«El prado de Rosinka», entre los regalos recomendados para el día del padre.

Descargar

El prado de Rosinka - Culturamás

27/02/2018

Este libro pertenece a la época en la que creíamos que El Principito contenía la máxima dosis de sabiduría al alcance los humanos. Y nos demuestra que entonces teníamos razón, que los bancos no pueden comprar el sol, que sale todos los días, algo que damos por supuesto que ya está en manos de los mercados. En una etapa en la que surgen tantas reivindicaciones sobre la vida al aire libre y la mejora de las constantes vitales, este es un libro que nos recuerda que alguien ya tenía ese espíritu no en tiempos de Walden ni en los años sesenta, sino en la época entre guerras, cuando más difícil era la vida en Europa, y donde más difícil era vivir en Europa. Rosinka es un lugar a caballo entre Chequia y Alemania. La pobreza de una guerra perdida ha dejado a los alemanes hechos un harapo. También a los habitantes de otras naciones. Pero mientras los británicos, por ejemplo, intentan recomponerse levantando el viejo orgullo de la exploración, la heroicidad de conquistar el Everest o los polos, en Alemania se fragua una recuperación en un caldero del que saldría algo bastante venenoso, excepto para alguien como la pareja protagonista de este libro, que es un viejo libro de viejas memorias.

«El prado de Rosinka» - Ni un día sin un libro

21/02/2018

La autora recupera las cartas en las que su madre Elfriede relata sus experiencias en la búsqueda de la vida autosuficiente en el campo. Su marido y ella pertenecían a un movimiento colectivo de jóvenes que quería recuperar la vida sencilla, renegaban de sus orígenes burgueses, practicaban de manera habitual el senderismo y no querían valerse del capitalismo para mantener sus vidas. No en vano el sobre título del libro es Una vida alternativa en los años 20. Elfriede no trata de convencer al joven que en los años 70 quiere seguir sus pasos. Ni de desilusionarlo ni de animarlo, sino que cuenta de una manera realista los pasos que tuvieron que dar y lo significó para toda su familia ese experimento. Su marido era un ingeniero agrónomo que había estudiado encaminándose hacia el aprovechamiento al máximo de la vida en el campo, del huerto, de los animales y de lo que se podían encontrar en los bosques de alrededor.

Naturaleza e idealismo - Diario de Sevilla

06/02/2018

Al escribir estas memorias (memorias que se basan en los diarios de su madre y que se ofrecen al lector en forma de epistolario), al redactar estos recuerdos, digo, Gudrun Pausewang establece correctamente la vinculación entre la Grand Guerre y los movimientos naturistas que triunfaron en la Europa de primeros del XX. La propia hojarasca de Alfons Mucha, poblada de ninfas y claros de luna, no dejaba de ser una expresión de aquella necesidad del entresiglo de escapar a una sombra que, nacida en el XIX, había de agigantarse, entre la fascinación y el vértigo, en la siguiente centuria: nos referimos a la formidable tecnificación del mundo que podríamos resumir en la letal cañonería que atronó Verdún y el Marne.

Naturaleza e idealismo- Huelva información

06/02/2018

Al escribir estas memorias (memorias que se basan en los diarios de su madre y que se ofrecen al lector en forma de epistolario), al redactar estos recuerdos, digo, Gudrun Pausewang establece correctamente la vinculación entre la Grand Guerre y los movimientos naturistas que triunfaron en la Europa de primeros del XX. La propia hojarasca de Alfons Mucha, poblada de ninfas y claros de luna, no dejaba de ser una expresión de aquella necesidad del entresiglo de escapar a una sombra que, nacida en el XIX, había de agigantarse, entre la fascinación y el vértigo, en la siguiente centuria: nos referimos a la formidable tecnificación del mundo que podríamos resumir en la letal cañonería que atronó Verdún y el Marne.

Conexión con la Naturaleza - Revista Iberia Vieja

01/02/2018

Hay una tendencia en los últimos años que busca un regreso al contacto con la naturaleza, que reivindica que el ser humano se sienta parte de la tierra y corrija sus abusos contra ella. Y ya se sabe que del uso, llega el abuso. Quizá la multiplicación de obras de esta categoría ha provocado que el tópico sea protagonista en muchas de ellas y que el tono se solape por una cierta tendencia a la autoayuda.

Descargar

Gudrun Pausewang o el amor por la naturaleza - Hoy es Arte

30/01/2018

La obra de Pausewang se considera ya un clásico de la literatura alemana y un monumento de la literatura autoficcional, heredero del Walden de Henry David Thoreau. Un franco alegato a favor de una vida alternativa, ajena a la superficialidad de la modernidad, y un sincero relato que aboga por retornar al origen para emprender, esta vez de forma distinta, la búsqueda de la felicidad.

Autor: Pausewang, Gudrun

Pausewang, Gudrun

Tras morir su padre en la Segunda Guerra mundial, se mudó con su familia a la RFA. Ha escrito novelas para adultos y niños. Por «Die letzten Kinder von Schewenborn« (1983), que describe un sombrío escenario tras una guerra atómica, recibió el Premio de la Paz Gustav Heinemann. En 1988 recibió el Premio Alemán de Literatura Juvenil. Tras retirarse como profesora, se dedica únicamente a la escritura.

Libros relacionados